El patriarca de la paleontología española era catalán.

Otro catalán universal.

jaime almera

Jaime Almera y Comas nació en Vilasar de Mar en 1845; era el 1º de 15 hermanos. De niño hacía cada día 5 km a pie para ir a clase a Mataró, para ahorrar los 10 céntimos de la tartana. Se ordenó sacerdote en Barcelona, y también se licenció en Físicas; incluso se doctoró en Ciencias Naturales en 1874. Fue canónigo de la catedral de Barcelona.

El obispo lo puso de profesor, y cada semana salía con sus alumnos al campo para buscar minerales y plantas. Clasificó muchos fósiles que nadie conocía en España. Se hizo miembro de la Société Géologique Française, y fue profesor de los futuros catedráticos Rius, Vila y Nadal, y Alcover. Sus monografías alcanzaron fama internacional. Realizó el mapa geológico de Barcelona.

Como sacerdote vivió con gran austeridad, y daba su sueldo íntegro de profesor al Hospital General de la Santa Cruz.

En 1965, cuando se creó el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, al instituto de ciencias de la Tierra se le dio el nombre de Jaime Almera. Otro de los muchos sacerdotes que impulsaron la ciencia, desde San Alberto Magno hasta el descubridor del Big Bang (mosén Lemaître), pasando por Copérnico. Otro catalán universal.

bastoncillo

 



Categories: Alma, Catalanes universales

Tags: , , ,

3 comentarios

  1. Cuando me entero de estas personas que, a pesar de su destino, han sobresalido a base de esfuerzo y constancia, me siento humilde por no haber sabido aprovechar las oportunidades que mis padres y la sociedad en que vivo han puesto a mi disposición gratis.
    Ciertamente este sacerdote era un intelectual de primera clase y un pionero en la ciencia europea. Su austeridad y dedicación a sus alumnos son virtudes que coronan lo que todos los sabios en Europa sabían de él. Gracias a mosen Almera, Barcelona pudo codearse con París, Londres y Berlín. Son gracias a hombres como éste como Cataluña se ha hecho grande en la edad contemporánea.
    No me extraña que haya tenido tan señalados alumnos, por que el ejemplo es la mejor enseñanza y el mejor estímulo.
    Me pregunto sobre los otros intelectuales: me refiero los “engagés”, los “tontos útiles” que decían los soviets y que aquí tenían como punto de honor haber corrido detrás de los “grises” (eso sí, con chaquetas de cheviot con codilleras y pantalones de pana). ¿No es para estos Mosén Almera un ejemplo a seguir? Para mi si. Y espero que para muchos de los que estén leyendo esta noticia, también.
    Para los que aun tengan algún prejuicio sobre la relación entre razón y fe, espero que este hombre ejemplar les haya iluminado.

  2. Efectivamente, Jaume (o Jaime) Almera, un gran geólogo, paleontólogo y sacerdote, como su sucesor Norbert Font i Saguè. Muy interesantes porque aparte de grandes estudiosos de los fósiles del pasado, hablaban de eras geológicas y en nada entraban en conflicto con el hecho de ser sacerdotes.
    El instituto del CSIC de geología que se encuentra en la zona universitaria de Barcelona lleva su nombre, así como multitud de especies de fósiles que le dedicaron (también el describió y nombró muchas).

Deja un comentario