Si todos fuéramos como este hombre…

Se presenta en Barcelona Morir para contarlo, de Salvador Ulayar. Ojalá hubiera más como él.

Ulayar

No tenemos por costumbre anunciar todas las presentaciones de libros que se hacen en Cataluña. Pero esta vale la pena.

En 1979 los nacionalistas de ETA mataron a Jesús Ulayar Liciaga, exalcalde de Echarri Aranaz (Navarra). Salvador, su hijo de 13 años, estaba presente. Los asesinos fueron capturados y condenados. Nunca cumplieron toda la condena y una vez liberados, los asesinos fueron recibidos con fiestas y nombrados hijos predilectos del pueblo. Hoy Echarri Aranaz es una villa degradada en manos del poder emanado del crimen y del miedo. Es uno de los casos más trágicos y sangrantes, más ofensivos, de un destino tristemente común: la ausencia de España de miles de pueblos españoles. De ellos el Estado y su mensaje de unidad, libertad y ley, se batieron en retirada. Hoy en Cataluña, sin pistolas pero con la libertad muy menguada, la ley de todos tampoco existe.

Hermann Tertsch recordaba en ABC que “los Ulayar existen. Por todas las tierras de España. Quien niegue la españolidad de Echarri Aranaz siempre se topará con ellos. Y si España, si sus gobernantes cumplen con su deber de retornar a todo su territorio, encontrará a millones que, tras décadas de miedo y silencio conveniente, sí quieren volver a defender el ideal racional de libertad y convivencia que es la Patria Grande”.

El libro de Salvador Ulayar nos recuerda que el nacionalismo es una ideología negativa que degrada al hombre; pero también enaltece a quienes se le enfrentan. El próximo 26 de junio, a las 19:30, Maite Pagazaurtundua lo presenta en la Casa de Madrid (Ausiás March, 37, principal). Estarán Salvador y su hermana María Nieves. Un ejemplo para toda España, especialmente para los catalanes. Mejor no perdérselo.

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Mejor juntos

Tags: , , ,

5 comentarios

  1. Als anys vint i trenta els carlins vascos i navarresos solien referir-se als del PNV com a “nazis”, tota una premonició!

  2. Lo que ha ocurrido en el País Vasco y Navarra es muy trágico. Lo mas lamentable es que una minoría ha atenazado a un país. Unos han sido los verdugos, otros han justificado los “daños colaterales”, otros han mirado para otro lado y la mayoría ha callado para no complicarse la vida. Muchos ya se han olvidado de esta tragedia sin pedir responsabilidades a quien la provocó. Bueno es que personas como Salvador Ulayar remuevan conciencias, especialmente a los que no han vivido de cerca esta tragedia.

  3. Samy, extraordinaria reflexión basada en una realidad creciente que estamos ignorando, ¿hasta cuando? COn tu permiso te la copio para llevarlla a otros foros democraticos y antifascistas.

    Saludos

  4. En un pueblo de 2.300 habitantes podéis imaginar a que presión y señalamiento debió estar sometida esta familia por parte de los fascistas de ʺlos batasunosʺ y sus cómplices fanáticos nacionalvasquistas, que todo lo justifican por la pureza de la raza y la patria vasca. Quien no lo conozca no sabe lo que es y muchas veces como no se vive directamente se es insensible a estas situaciones.
    Sin llegar a tanto, por el momento, en los pueblos de la Cataluña profunda la intransigencia de los independentistas nacionalcatalanistas lleva ya unos cuantos años reproduciendo comportamientos ʺbatasunosʺ de baja intensidad contra ciudadanos y ciudadanas que no son independentistas, presionándolos desde las instituciones que controlan y desde la calle, especialmente con la complicidad de unas corporaciones municipales que controlan en régimen de monopolio, y aprovechándose de suculentas subvenciones directas o indirectas que se asignan para sus intereses, excluyendo al resto de la población de las mismas, como si sólo ellos pagaran impuestos y tuvieran derechos ciudadanos.

    Deseo que jamás tengamos que sentir pesar por no haber reaccionado a tiempo contra el creciente nacionalfanatismo identitario:

    -Asesinaron a militares y policías, y no dije nada porque yo no era ni militar ni policía.
    -Asesinaron a políticos y ciudadanos vascos, y no dije nada porque yo no era vasco.
    -Asesinaron a políticos y jueces relevantes de España, y no dije nada pues eran parte del sistema.
    -Asesinaron al empresario catalán Josep Maria Bultó Marquès y no dije nada porque yo no era empresario.
    -Asesinaron al azar a ciudadanos en un centro comercial y a niños y familias de miembros de la Guardia Civil, y yo me quedé callado, pues no me interesaba enterarme de nada.
    -Cuando dejaron de matar y hasta ahora…….
    -Continuaron en señalar, extorsionar y coaccionar a simpatizantes y militantes del PP, del PSOE y de UPyD del País Vasco, y no dije nada porque seguía sin ser vasco.
    -Continuaron en señalar, extorsionar y coaccionar a simpatizantes y militantes del UPN, del PP, del PSOE y de UPyD de Navarra, y no dije nada porque yo no era navarro.
    -Luego vinieron a señalar, estigmatizar, extorsionar y a coaccionar a simpatizantes y militantes del PP en los pueblos pequeños de Cataluña, y no dije nada porque yo no era del PP.
    -Luego vinieron a señalar, estigmatizar, extorsionar y coaccionar a simpatizantes y militantes del PP en cualquier municipio de Cataluña, pero como soy de otro partido, tampoco hice nada.
    -Luego vinieron a señalar, estigmatizar, extorsionar y a coaccionar también a simpatizantes y militantes del PSC-PSOE, de Ciutadans o de UPyD en los pueblos pequeños de Cataluña, y no dije nada porque yo no vivo en ellos.
    -Luego vinieron a señalar, estigmatizar, extorsionar y coaccionar también a simpatizantes y militantes del PSC-PSOE, de Ciutadans, de UPyD y de cualquier formación política que no sea independentista en cualquier municipio de Cataluña, y yo ni siquiera quise enterarme, pues no me interesa la política.
    -Luego vinieron………………………………………………………………………………………………………
    ………………………………………………………………………………………………………………………..
    -Por último vinieron a por mí, que no soy ʺde los suyosʺ pero, para entonces, ya no quedaba nadie al que le importara ni que quisiera hacer nada por mí.

    Una sociedad democráticamente débil es presa fácil de aquellos que quieren destruirla para imponer su dictadura. Sólo el pueblo puede salvarla. Despierta, Contacta y Movilízate (DECOMO). Te estamos esperando.

  5. Esta es la habitual respuesta de una democracia sin las ideas claras y que se avergüenza de sí misma. Tenemos lo que nos merecemos.

Deja un comentario