Lo que izquierda y derecha olvidan sobre el nacionalismo.

¿Se decidirán a ser coherentes de una vez? 

patria

La vida comunitaria, realidad contraria a cosmopolitismo, liberalismo y nacionalismo.

En la izquierda se sigue soñando con un cosmopolitismo donde las naciones hayan desaparecido en beneficio de una humanidad fraternal; en la derecha, el sueño apunta a unas sociedades enteramente abiertas donde la libertad, entendida como libertad negativa (esto es, ausencia de coerciones), presida el libre intercambio en el planeta entero.

La desdicha de la izquierda española -porque éste es un rasgo específicamente nuestro- radica en que, por razones tanto históricas como electorales, su destino se halla unido al de los nacionalismos periféricos, es decir, a unas fuerzas de acusado carácter identitario que contradicen cualquier cosmopolitismo progresista. Y la desdicha de la derecha española estriba -y éste es otro rasgo propiamente español- en que, por las mismas razones históricas y electorales, su proyección pública se vincula a la supervivencia de un cierto nacionalismo español, que aun formalmente refutado por la ideología oficial del Sistema de 1978, sigue actuando de manera subterránea en la identidad de las gentes, es decir, en un estrato incompatible con la sociedad abierta planetaria”. (José Javier Esparza: España, los nacionalismos y la “sociedad abierta”, Razón Española, marzo-abril 2014)

Es decir: izquierda cosmopolita y derecha liberal. Ambas atadas a una ideología. Ambas reniegan del nacionalismo pero acaban unidas a él.

¿Tanto les cuesta distinguir nacionalismo de patriotismo? Rubalcaba, Rajoy, aprendan de Lukacs. O del sentido común, de la naturaleza del hombre, de la historia y de la realidad de las cosas. Dejen sus prejuicios ideológicos y pónganse ya a trabajar por la convivencia de todos los españoles.

bastoncillo



Categories: Pensando bien

Tags: , , , ,

6 comentarios

  1. Pues mi opinión es la siguiente : que todas estas “cosas” son “bla,bla,bla;doctrinas y doctrinas bla,bla,bla”.Divide y vencerás,dice la élite,que se lo monta de miedo.Todos somos españoles,pero ante todo,queremos vivir bien,sin hipotecas ni otros agobios y a ser posible,con las menos fronteras posibles.Ahora si nos adoctrinan y esto ya no lo queremos,eso ya es otra cosa..

  2. La izquierda puede apoyar al nacionalismo, cuando su cultura es perseguida. Hoy no es así . Al revés los nacionalismos persiguen a cualquier otra cultura con medias verdades o mentiras enteras. No quieren respetar la cultura común.
    Veo difícil (no imposible) hacer desaparecer el 3% (¿sólo ?) y eliminar la frustración de los ciudadanos en su vida personal , que sólo sublimando en la política utópica , ven un camino .

  3. Creo que convendría desarrollar más la idea básica del artículo: el nacionalismo sojuzga al hombre con una idea inamovible de la identidad; el liberalismo con una lógica despiadada del mercado, y la izquierda con un vaciamiento de la idea de patriotismo que redunda en un predominio sojuzgador de la perversión nacionalista.
    La solución es patriotismo cosmopolita, abierto a todas las personas con independencia de su origen, y defensor de los intereses generales de la patria en el contexto de una Unión Europea cada vez más necesaria.

  4. No creo que sea un tema ideológico, sino absolutamente pragmático. En España, tanto la derecha como la izquierda se han arrimado a los “nacionalismos periféricos” por puro oportunismo. Resulta que casi siempre han necesitado su voto para tener mayoría y han tenido que vender su alma al diablo.
    Y sospecho que, ahora mismo que no necesitan esos votos, la pasividad de Rajoy no sea sino cálculo interesado por si vienen mal dadas (que es altamente probable) y tiene que arrimarse de nuevo a CiU.
    El problema de los separatismos tiene un importante germen en la injusta desproporción del peso del voto regional en las elecciones nacionales.

    • Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario. Unicamente añadir que además de haber sido pragmáticos han sido ingenuos, ya que nunca han pensado que las cosas podían llegar a donde están en el caso de Cataluña. El caso del País Vasco siempre les ha importado menos. En cualquier caso opino que un ciudadano un voto, estoy totalmente en contra de primar los votos de los partidos mayoritarios y de los partidos que no se presentan en todas las autonomías (esencialmente nacionalistas), en base a la ley electoral española.

  5. Cuanta razón tiene el Sr
    Esparza…es una lucha intelectual …por desgracia imposible de superar…ya q los gobernantes q hemos tenido hasta ahora han ido a sus propios intereses partidistas sectarios y económicos y mantienen a las distintas generaciones en una ignorancia cultural e intelectual…cada vez mayor para podernos dominar y controlar a su antojo.

Deja un comentario