El síndrome López Burniol

Ha comprado todas las tesis nacionalistas y siembra el pesimismo cerquita del PSC.

burniol_tv3_470_475x354 (1)

Va home, deixi d´arrossegar-se per les voreres del poder i alegri´s la vida

Juan-José López Burniol (sisplau passi pel catalanitzador de cognoms) es un notario nacido en Tarragona hijo de padre castellano, al que le gustan la política y el poder. Ha estado en el PSC como independiente y ha ocupado cargos que sólo los amigos de quienes mandan en Cataluña pueden ocupar: decano del Colegio de Notarios de Cataluña, miembro de la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat, vocal de La Caixa.

Como miembro de la brunete mediática del conde de Godó demostró su concepción de la democracia cuando escribió junto a Enric Juliana –el dizque aprendiz de Josep Pla- el tristemente célebre editorial conjunto de 2009 que publicaron 12 diarios catalanes y en el que se exigía al Tribunal Constitucional que no tocara el Estatut porque era fruto de la “voluntad ciudadana”, amenazando con una “legítima respuesta” de la “solidaridad catalana”. Antes había firmado un célebre artículo donde sostenía que el Estatut de 2006 era un desastre, que dividía Cataluña, y que él decía adiós a la tribuna política. Pero lejos del poder y cerca de la verdad se está muy solo, y poco le duró la honestidad al sr. notario.

López Burniol desempeña un papel fundamental en la operación separatista: el de catalán ilustrado y racional que quiere seguir siendo español pero no encuentra motivos para ello, pues el nacionalismo catalán tiene razón en todo mientras que desde “Espanya” sólo llega incomprensión e imposición. Su performance pretende minar lentamente las defensas de aquellos catalanes que conservan afectos con el resto de España, desarmándoles sutilmente y sumiéndoles en la melancolía y el fatalismo. JRR Tolkien vería en él un trasunto de su personaje “Gríma, Lengua de Serpiente”, el consejero que susurra al Rey llenándole de pesimismo y anulando su voluntad de cumplir con su deber.

López Burniol hace suyo, fully equipped, el ideario separatista e inocula la semántica separadora en sus artículos e intervenciones: “los españoles” y “los catalanes” son cosas diferentes, los catalanes “no se sienten respetados” en el Estado actual (será porque no hicieron caso a su editorial), “El Estado Español ha sido incapaz históricamente de resolver los problemas de Cataluña” (la Generalitat, quebrada y todo, parece que sí debe de haberlo conseguido), los catalanes “tienen derecho a decidir libremente su destino” (visca el “dret a decidir”), y este derecho no puede impedirse “usando como burladero la Constitución” (curiosa afirmación en un Notario del Reino, que vive de dar fe de la legalidad), pefiere sufrir un “desgarro personal que seguir como hasta ahora” (a él no parece que le vaya a ir muy mal con laindependència) y critica “el monopolio del poder por una casta” que hay en España/Madrid (en Cataluña, por supuesto, el poder está repartidísimo).

I és que, quan s´adopten les premises nacionalistes la boira de la ideologia dificulta valorar la realitat: Que els catalans som i hem fet Espanya. Que gaudim de la més gran autonomia de la nostra història. Que els governs de la Generalitat en són responsables de la ruïna actual. Que la Constitució va rebre suport massiu a Catalunya. Que el respecte a la llei és la condició primera de la democràcia. Que és normal que el bilingüisme natural de Catalunya es vegi reflexat a l´escola. Que els problemes d´Espanya són similars als d´altres països occidentals. Que la necessitat de regeneració i els interessos polítics no poden justificar trencar una història de segles i condemnar als catalans a l´incertesa i la ruïna.

Lopez Burniol criticó al Rey por su carta de 2012 en la que pedía unidad y alertaba contra las “quimeras” del separatismo. Ahora que se acerca a los 70 años, sigue vertiendo semanalmente su tristeza y sus agrios pensamientos en La Vanguardia y tertulias televisivas. Nosaltres preferim l´alegre i dolça Catalunya.

20140416-103808.jpg

 



Categories: Catalunya de tots, Huid del nacionalismo, Mejor juntos, Uncategorized

Tags: , , , , , , , , , , , ,

5 comentarios

  1. Por mucho que quieran los secesionistas, no son comparables Cataluna y Espana.Cataluna es una autonomia que goza de los mismos derechos y obligacions que el resto de autonomias del Estado espanol.
    El Estado espanol es la union de los diversos reinos habidos en la península Ibèrica que saben que juntos llegaran mas lejos (excepto Cataluna que tiene su origen en varios condados y que nunca llego a ser reino).
    Solo desde la mezquindad se puede pedir la secesion y al mismo tiempo presumir de valores (igualdad, fraternidad y legalidad ) cuando quieren saltarse las leyes aprobadas por el pueblo catalan.

  2. Al editorial conjunto de López Burniol y Enric Juliana en el que se dice que el Estatut es “fruto de la voluntad ciudadana” hay que añadir que, efectivamente, es fruto de la voluntad de un 33% de votos afirmativos respecto a una participación total de un 49% Tan baja, participación desmiente el mantra repetido en aquellas fechas por los nacionalistas de que la necesidad de un nuevo Estatut obedecía a “un clamor popular” y esto es algo que hay que recordarles cada vez que lamenten hipócritamente que el Estatut de 2009 fuera recurrido en algunos de sus artículos y que ya fue redactado con ánimo de que fuese recurrido para tener un nuevo elemento de alimentación de su perpetuo victimismo.

  3. Santiago, no debemos despreciar como notario “vaya tela” al valenciano Alfonso López Tena, desgarrador líder del fracasado partido Solidaritat per la Independència (SI) y auténtico inventor del exitoso “Espanya ens roba”.

  4. Lo de los Notarios en nuestro país es para hacérselo mirar, a bote pronto he ahí tres Notarios que “vaya tela” José Mª de Porcioles, Blas Piñar y Juan José López Burniol…cada uno de un diferente espectro de la política hispana pero con el denominador común de haber ganado mucha “pasta”…ahí lo dejo.

Deja un comentario