Una saga empresarial catalana invita al Príncipe mañana a inaugurar su nuevo edificio

La empresa de perfumería Puig cumple 100 años y le va mejor que nunca.

puig torre

El nuevo edificio de Puig no lo han pagado los políticos

Els Puig són ja molta família i, com és normal, n´hi ha de tot: llestos i limitats, senyors i maleducats, discrets i prepotents, catalans oberts i nacionalistes. Predominen els primers. A molts d´ells els agrada el disseny, la moda i l´art. Es relacionen amb naturalitat amb Carolina Herrera, Paco Rabanne i altres creadors, als quals els van comprar el negoci. El difunt i jovial Enrique Puig es feia a la mar amb el Rei Juan Carlos. Don Mariano Puig sovintejava la Monumental per gaudir amb José Tomás, fins que els talibans nouvinguts de CiU se´n van oblidar de les seves arrels catalanes, van començar a fer d´ERC i van prohibir les curses de braus.

Ara l´empresa la piloten dos membres de la tercera generació, Marc i Manuel. Ho han fet prou bé. D´ençà que van llençar la fragància “One Million” d´en Paco Rabanne el procés d´internacionalització els hi ha apujat a la primera divisió mundial.

Aquesta setmana celebren el 100 Aniversari tot inaugurant la seva nova seu, un gratacels nou de trinca a la Plaça Europa de L´Hospitalet. Demà dilluns el Príncep Felip farà els honors. En Marc, discret, dirà unes paraules d’agraïment. A diferència d´altres empresaris, no farà política. En Manuel, un senyor de cap a peus, de ben segur trobarà nou estímul per la seva creativitat. En Mas també hi serà i aprofitarà -ell, que només sap recaptar i malbaratar els impostos fruit de la nostra feina- per parlar de secessió.

Però això ho comentarem demà.

Per molts anys.

20140326-211757.jpg

 

 



Categories: Economía, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , , , , , , ,

2 comentarios

  1. Cada vez que pienso en Puig me viene a la mente el perfume Moana Bouquet y con él una enorme congoja…. 9 años usando esa fragancia y a día de hoy no la tengo superada porque tengo problemas para encontrarme a mí misma en otro perfume. Lo que hicieron fue para agarrarlos a todos por el pescuezo y aún más al que tomó la maravillosa idea de sacarla del mercado. Me dejaron huérfana de fragancia. Y todavía me da más rabia cuando veo que han quedado azur y anouk, dos fragancias que son más o menos del mismo tiempo pero en mi opinión no les llegan ni a las suelas de los zapatos. Yo espero que Puig recobre el sentido y la vuelva a introducir nuevamente en el mercado!.

  2. Buenas tardes:

    La empresa Puig siempre ha sido un ejemplo de superación y bien hacer. Su negocio antaño se limitaba exclusivamente al mercado español. Ahora gracias a una audaz política de expansión comercial internacional han conseguido plantarle cara a la hegemonía francesa. Ya que como “la española Puig” no se situaban en el exterior, están abriendo nuevos mercados adquiriendo marcas internacionales de calidad extraordinaria, como los perfumes del franco-español Paco Rabanne (que antes de pasar por el franconizador de apellidos, se llamaba Paco Rabaneda Cuervo), la venezolana afincada en Nueva York, Carolina Herrera, los parisinos Nina Ricci, Jean-Paul Gaultier, Hermès, Comme des garçons, etc…..

    Antaño los españolitos de clase media hemos podido disfrutar inolvidables aromas de toda la vida elaborados por la factoría Puig, como Lavanda de Puig, Agua Brava (un clásico vigente), Quórum y también los insuperables geles de baño “Moana”, no se sabe porqué desaparecidos hoy de la circulación. Todos esas productos de aseo podían adquirirse por un módico precio entre los años 60 y 80 del pasado siglo.

    Calidad, calidad y calidad, a un precio increíble. No se si saben que los españoles somos reconocidos como uno de los pueblos más higiénicos y aseados de todo el mundo y de Europa en particular. Muchos extranjeros me lo han comentado personalmente, y alucinan cuando en el Metro de Barcelona, Madrid, Valencia o Sevilla y huelen a ducha y a colonia de la buena.

    Estoy seguro que la empresa catalana Puig, entre algunos otros españoles también muy buenos, como es el aroma selecto de Álvarez Gómez, de La Toja, Heno de Pravia, Myrurgia (estos dos últimos hoy de Puig) y el modesto pero digno perfume de la época de Franco, Varón Dandy de Parera, etc… que han contribuído considerablemente a esa imagen de forma nada desdeñable. Andar limpios y aseados ha sido siempre de lo mejorcito de la “Marca España”.

    Por último el edificio que inaugura mañana el príncipe Felipe en l’Hospitalet la Torre Puig, tiene un diseño espectacular del navarro Rafael Moneo, el peruano Lucho Marcial, junto con los barceloneses de GCA Arquitectos Asociados. Todos de primera y conectados con la globalidad y la pluralidad, como la marca Puig. ¡Enhorabuena!.

    Un saludo.

Deja un comentario