¿Última Semana Santa en Sevilla sin pasaporte?

Si es de los catalanes que disfruta de la Semana Santa en Andalucía o Castilla, aproveche estos días.

semanasanta1

La Pietat entrant al Pla de la Seu

La Semana Santa en España se vive intensamente. Descanso y devoción se entrelazan en todas sus regiones. El Domingo de Ramos las iglesias de los pueblos catalanes se llenan de palmas y palmones. Las procesiones en el sur sacan a la calle bellísimos pasos, algunos rodeados de un silencio sobrecogedor, otros acompañados de atambores y trompetas. En ciertas procesiones de Murcia se reparten caramelos a los niños. En la salida del Cristo de la Vera Cruz de Sanlúcar la procesión se retira de madrugada. En León los enguantados penitentes acompañan los pasos ensimismados. En Barcelona, el Viernes Santo sale el Cristo de Lepanto que dejara en la ciudad Don Juan de Austria satisfaciendo la solicitud de Luis de Requesens: la plaza de la Catedral lo recibe abarrotada.

Ahora un nacionalismo egoísta y tronado quiere levantar fronteras en España, romper lo que lleva siglos unido, enemistar familias y complicar la vida a todos los españoles. És normal que ens hi resistim amb tot el nostre cor. Som catalans de sempre i per tant espanyols. No volem fer servir el passaport per anar a veure els amics i les processons de Setmana Santa allà on ens vingui de gust. Ens hi juguem el nostre benestar i la nostra identitat.

Som aquí. Som els dolços catalans. Catalunya no mereix l´agror nacionalista.

20140416-103808.jpg



Categories: Catalunya de tots, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , ,

4 comentarios

  1. Buen día:

    Gracias Sr. JJGD por aclarar la filiación de D. Luis de Requesens y Zúñiga. En la España medieval y moderna, en cierto sentido, la pertenencia a un linaje prevalecía sobre la familia.

    Tradicionalmente el apellido en España era individual y dependía de los diversos linajes entroncados a través de enlaces matrimoniales. Podía ser habitual que varios hermanos ostentaran entre sí apellidos distintos, procedentes de ambos padres o de sus cuatro abuelos. Cada cual podía ostentar un orden diferente de los diversos apellidos familiares, dependiendo de múltiples razones: herencias, oficios, residencia u honorabilidad.

    Esta diversidad complica el estudio genealógico de muchos personajes. El orden regular actual de los apellidos españoles 1º el paterno y 2º el materno sólo se fijó de forma obligatoria en el Código Civil, a fines del siglo XIX. Una reforma prevista para entrar en vigor en 2014, cambiará el actual sistema de filiación.

    La aclaración del Sr. JJGD, perfecciona el comentario que redacté sobre los antecedentes familiares del héroe de Lepanto D. Luis de Requesens en el apartado “Tradiciones: Lo que ha pasado esta noche en la catedral de Barcelona” (5 de marzo de 2014).

    Un saludo.

    • Estimado Noé: El orden de apellidos (primero paterno y luego materno) es lo normal en España, con la circunstancia además que la mujer no perdía el apellido paterno y además el hijo disponía de ambos, paterno y materno, lo que me parece más justo y “feminista” que el criterio anglosajón y nórdico de la desaparición del materno. También es cierto que la estirpe, el mejor linaje,podía llevar a cambios de apellidos en capitulaciones matrimoniales. A veces se llega a extremos que parecen rozar la extravagancia. Íñigo López de Mendoza y Quiñones, II conde de Tendilla, (El Gran Tendilla), el verdadero comandante general de las tropas en la conquista del Reino de Granada y maestro del Gran Capitán, tuvo siete hijos, conocidos como: María de Mendoza; Luis Hurtado de Mendoza y Pacheco, (luego III conde de Tendilla); Antonio de Mendoza y Pacheco; María Pacheco, esposa del famoso comunero Juan de Padilla; Bernardino de Mendoza; Francisco de Mendoza y Diego Hurtado de Mendoza. Vemos como van recogiendo los apellidos Hurtado, Mendoza y Pacheco, en órdenes que a veces parece caótico.

      Pero incluso Fernando I de Aragón, cambió su apellido, que lo era de origen real (como hermano menor que era de Enrique III de Castilla y León) por el apellido Aragón, porque, lógicamente, el título real era superior al de Infante de Castilla, que era el previo. Sus apellidos originales eran Trastámara y Aragón (éste por su madre). Este aspecto también debería prevalecer con el matrimonio de Petronila de Aragón con Ramón Berenguer IV, por mucho que una historiografía alrededor del romanticismo decimonónico altere el ordinal de los reyes aragoneses; aparte que fue el apellido “Aragón” el usado por esos reyes, incluso en el caso de Pedro IV, único que creyó, tal vez por sus conflictos con la nobleza aragonesa, que el título le venía por rama paterna y no materna. Incluso está el caso del primer testamento de Ramiro I de Aragón. Disponía de dos hijos, con el mismo nombre, Sancho: el primogénito ilegítimo, lo que en principio le alejaba del trono, y el segundo Sancho, el que le sucedió, Sancho Ramírez. Pero en el momento de ese testamento el primero había huido a “tierra de moros” (así lo indica D. Ramiro), sin que se supiera más de él en ese momento y el segundo era un niño, circunstancia peligrosa por la medicina de la época. Indicó que de fallecer el Sancho legítimo, su heredero fuera el futuro hijo (todavía no nacido) de su hija Telesa, quedando el marido de esta como bayle o administrador del reino (no se concebía el mando femenino, especialmente por el tema bélico; otra cosa era la capacidad de testar el reino); Telesa sería reina “de iure” y el marido ejercería “de facto” el poder real, pero el heredero de Ramiro sería el nieto de fallecer Sancho Ramírez antes que el mismo Ramiro. Es más, incluso previó que también el nieto falleciera, sin hijos o antes que él y también su hijo (una catástrofe en todos los sentidos). En ese sentido su previsión era que lo heredara un varón de su “radice” (sic) o sea de su estirpe, que tuviera mayor derecho. También hábilmente indicaba que su ilegítimo Sancho volvía y le rendía homenaje, sería acogido (los ilegítimos también formaban parte de la “prolis regis”; el mismo Ramiro era ilegítimo y eso no había impedido que su padre, Sancho III el Mayor de los pamplonenses (luego conocido como Reino de Navarra) le cediera un territorio bajo la teórica dependencia del hijo mayor legitimo, García Sánchez III de los pamplonenses). Eso abría la posibilidad de que lo heredera éste último Sancho, también ilegítimo. Porque otro de su “radice” muy próximo era su medio hermano, el segundo hijo legítimo de Sancho III, el llamado Fernando I el Grande; no eran precisamente amigos, ya que Fernando era el más peligroso rival que había en la época, e igual que partiendo del condado castellano había alcanzado el reino de León (la heredera era la esposa de Fernando, Sancha) por muerte del último descendiente de D. Pelayo, Bermudo III, muerto en batalla contra Fernando, y encima éste último también luego había derrotado a su hermano mayor, aquel García Sánchez III de los pamplonenses, con el mismo resultado, la muerte de García. Mal enemigo era Fernando, está claro. Es curioso pero luego hubo un nieto de ilegítimo, García el Restaurador, nieto de El Cid, que fue rey de Pamplona. Pero esto es una larga historia, y lo anterior no ha sido precisamente corto. Noé tiene toda la razón; no busquemos la paternidad como única fuente de herencia, es la estirpe lo que manda; y en toda la Edad Media española, por mucho que algunos se empeñen en pretender que los territorios españoles cristianos funcionaban sin un sentido común de lo heredable. A veces olvidamos que todos formaban una familia, mejor o peor avenida. Por buscar un nexo común, Sancho III el Mayor de Pamplona; pero si buscamos con cuidado, desde los reyes asturianos. Saludos cordiales, muy estimado Noé. No se si recibió mi contestación al tema, ciertamente menor, de Castell de Ferro. Por cierto un miembro de la familia Castell de Málaga, a quien le he comentado el tema, promete que descienden de catalanes venidos en tiempos de la conquista de Granada con Fernando II de Aragón y le manda saludos.

  2. La Imagen de la fotografía es la granadina Virgen de las Angustias, cuya Hermandad reside en la Parroquia de San Jaime y sale en procesión el Viernes Santo, uniéndose a las Hermandades sevillanas del Gran Poder y la Macarena en la antigua Plaza de Cristo Rey, hoy Pla de la Seu, al atardecer, acompañadas de una gran multitud,

  3. Una pequeña nota: D. Luis de Requesens y Zúñiga debió de llamarse Luis de Zúñiga y Requesens, porque Zúñiga era el padre y Requesens la madre. Pero se pactó en capitulaciones matrimoniales el cambio por el peligro de extinción del apellido Requesens. Pero el hijo de D. Luis sin embargo se llamó Juan de Zúñiga, obligado por otras herencias que podían perderse. Tras lo anterior, tranquilidad. No va a hacer falta pasaporte alguno porque nada va a ocurrir que pudiera permitir la creación de tal documento. Documento por otro lado que no hay que olvidar que sólo involucra a quien lo hace; no al país receptor del propietario del papelito. Todos podemos tener el pasaporte, pero en algunos países, si no es con visado del país receptor, uno no entra. Si fuera tan sencillo, no haría falta valla en Melilla ni vigilancia de costas en Italia. Como con enseñar el pasaporte ya puedes entrar, fuera mafias, salvo tal vez la administrativa del país de origen para que te den el pasaporte.

Deja un comentario