Hallada en el Teatro Victoria la prueba de la “persecució” franquista del catalán.

¿A quién quiere engañar el nacionalismo?

Captura de pantalla 2014-04-27 a la(s) 11.25.57

Bajo el escenario que acogió la presentación de Societat Civil Catalana se ha encontrado un papiro de 1949 llamado “La Vanguardia Española”.

La Vanguardia Española del domingo 6 de febrero de 1949 publica la crítica de la obra estrenada en el Teatro Victoria: “Refugi de pecadors”, de Luis Elías, “uno de los autores en lengua catalana que más y mejor cuida la corrección escénica (…) con unos diálogos sugestivos y chispeantes”.

Ya lo ven: en 1949 se representaba teatro en catalán “sugestivo y chispeante”, con total normalidad. Ahora sabemos por qué nuestros abuelos se reían cuando oían a Jordi Pujol decir que “el català estava perseguit pel Franco.

Sin mentiras, el nacionalismo no se sostiene porque desaparece el resentimiento y el odio que lo alimentan. Prou mentides. Prou nacionalisme.

20140416-165714.jpg



Categories: Arte dulce, Huid del nacionalismo

Tags: , , , ,

8 comentarios

  1. Pepe

    Yo en el 49 no estaba, pero recuerdo leer en la peluquería el “Cavall Fort” o libros de Tintin en catalán y seria aproximadamente año arriba o abajo cuando falleció JFK. Y Franco si que estaba y lo que aún estuvo.

  2. Ja era hora que la ciutadania catalana fos perdent la por a expressar-se amb llibertat dins la seva pròpia terra, associacions com SCC i SOMATEMPS, són dos clars exemples de destacades personalitats més o menys conegudes a Catalunya, que pretenen aglutinar la societat catalana, que no vol trencar els seus vincles afectius, socials, culturals, econòmics, i polítics amb Espanya, sempre hem conviscut junts, i volem continuar mantenint els llaços que ens han unit al llarg de la nostra història en comú.

  3. Si crees que es una trola, vete a la hemeroteca de La Vanguardia y lo buscas. Allí está.

  4. Tot és una trola més gran que el paller de casa meva

  5. Es de acervo común que la mentira se ha instaurado en los círculos soberanistas. Se han inventado una historial factual acomodada a su propia mentalidad y les es imposible salir de ese círculo. Al final habrá una rara unanimidad, sólo diferente en el exceso: los que estén hasta las narices de ellos, y los que estén hasta los cataplines. A los primeros se les oirá poco, por moderados. Pero a los segundos ya están mostrándose a cara descubierta.

Deja un comentario