Los trucos del separatismo.

El relato nacionalista dice que la sentencia del TC sobre el Estatut espoleó el separatismo. Es falso.

estatut

El nacionalismo es una doctrina inventada en Europa en el siglo XIX. Contra la evidencia de la convivencia y la organización social a lo largo de los siglos, sostiene que toda nación alcanza su plenitud únicamente cuando le corresponde en exclusiva un Estado.  

Para alcanzar esta meta, el nacionalismo puede rebajar sus exigencias según lo aconsejen las circunstancias. Es lo que sucedió a finales de los años 70, cuando en CiU se decía “avui paciència, demà independència”. Ahora nos encontramos en la fase separatista del nacionalismo. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Dice el nacionalismo que la causa próxima fue la “humillación” de “Catalunya” al someter el Estatut de 2006 al Tribunal Constitucional. No es cierto. Nadie hablaba de Estatut antes de las elecciones de 2003. Su petición no salió del pueblo catalán. El Estatut fue un “nuevo producto” lanzado al mercado para acabar con 23 años de gobierno de CiU. Sólo lo votó un 36% del censo catalán, mientras que el Estatut de 1979 fue apoyado por el 53% de los catalanes con derecho a voto. El Estatut de 2006 no es la chispa del separatismo, sino el fracaso y la separación interna de Cataluña.

Entonces, ¿el separatismo no es un proceso popular, de abajo arriba? No, es una maniobra política empujada por los ideólogos nacionalistas en el momento adecuado. En agosto de 2012, con toda España en crisis galopante y al borde de la intervención, Pilar Rahola Martínez (si us plau, passi pel catalanitzador de cognoms) fue invitada a una tertulia en Gerona. El cronista cuenta que la agitadora

“Va exposar amb molta contudència que ara és el moment de fer un salt qualitatiu com a país, ja que l’actuació de l’estat pel que fa al tracte econòmic (expoli fiscal) i polític respecte Catalunya, ho demana i, a més, deia la Pilar, s’ha d’aprofitar la debilitat i dependència econòmica espanyola de l’exterior i el poc prestigi internacional que té en l’actualitat l’estat.

Rahola miente como palpita, pero sintetiza muy bien bien la estrategia nacionalista: azuzar el resentimiento (“espanyansroba” y “ensretallenl’estatut”), y aprovechar la crisis económica e institucional española (cuanto más grave, mejor).  “Espanya”, el chivo expiatorio. “Catalunya”, el país de las maravillas.

Así  funciona el nacionalismo.

dolca2

 



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: , , , , ,

4 comentarios

  1. LOS TIRANOS REGIONALES
    llamados nacionalistas
    no reparan en desgracias
    para imponer su utopía.
    Siembran el odio entre hermanos
    y, esclavos de sus mentiras,
    siendo ellos depredadores
    se presentan como víctimas.
    Hasta que la realidad
    con luz meridiana brilla,
    rompiendo con la verdad
    su engañosa tiranía.

  2. El nacionalismo utiliza todo lo que está en sus manos para alcanzar sus objetivos particulares. La grandeza de la nación se explica, en su ideario, por sus méritos y características sobresalientes, las miserias vienen de las indeseadas influencias (no nacionalistas, españolistas). Los nacionalistas se erigen en portavoces del pueblo supremo. El pueblo puede estar dormido o equivocado pero lo que realmente necesita es lo que ellos les dicen para llegar a su destino irrenunciable : la independencia.
    Lo decía el otro día el quebequés Stéphane Dion , en la Universidad de Filosofía de Barcelona •“Transferir más poder y recursos” esperando tranquilizar a los secesionistas es una opción que “deja de ser razonable cuando se empuja al límite”, puesto que éstos no quieren más autonomía, sino “un país nuevo” y en realidad “ven las transferencias como un paso más hacia la independencia“.
    Los padres de la constitución, los gobiernos que legislación tras legislación han ido otorgando concesiones a los nacionalistas para gobernar en Madrid han sido unos incautos, han pensado que así contentaban al nacionalismo periférico, cuando en realidad estaban engordando a la fiera que se los iba a merendar. Producto también, que todo hay que decirlo, de nuestro sistema de elecciones que prima los votos de los partidos que no se presentan en todas las autonomías (Normalmente partidos nacionalistas) en contra de los partidos estatales.

  3. Efectivamente, falta información contra las mentiras y tergiversaciones nazionalistas. Sobran evidencias de su talante totalitario como es la expulsión de una de nuestras lenguas propias -el español- del comercio, de la administración e incluso de los patios de los colegios sin que una ciudadanía sin carácter ni fuerza reaccione. El control y la manipulación de los medios de comunicación públicos y privados subvencionados es intolerable. Y falta también estrategia e inteligencia para denunciarles y rebatirles. Una muestra es el seguidismo de su perversa semántica ¡¡ está triunfando el término Cataluña-España como dos totalidades diferentes!!. Lo he oído tanto a dirigentes de C’s, PP, psC, como a radios y televisiones públicas y privadas de ámbitos nacional. Otro tanto que nos marcan por la abundancia de cretinos tercos e incultos que proliferan en tierras hispanas.

  4. ¿Es que alguien lo dudaba?. Fallamos en comunicación , los ciudadanos reciben información en un solo sentido. No basta con manifestarse, hay que tener acceso a los medios para informar debidamente a los ciudadanos.

Deja un comentario