La Generalitat lo confirma: los catalanes del siglo XVII gritaban ¡Viva Espanya!

Nos lo recuerda Ferran d’Antequera desde su imprescindible cuenta en Twitter.

BcrZyBBCAAAjJpi.png large

Tiene gracia. Nos hablan de Pau Claris y de la revolta dels segadors como del único periodo en el que Cataluña, liberada del “yugo español”, fue próspera y feliz. Y resulta que la propia Generalitat publica los Dietarios de aquellos años y descubrimos que:

  • La entrada de las tropas españolas en Barcelonacausà tanta alegria als cathalans.
  • Los catalanes considerabanque la ciutat se rendia a un rey cathòlic, qui ere llegítim pare dels cathalans.
  • Que las tropas españolas eran recibidas al grito de ¡visca Espanya!, para cabreo monumental de los franceses.

Otro mito, el de la guerra dels Segadors y Pau Claris que se viene abajo.

dolca



Categories: Historia

Tags: , , , , , ,

10 comentarios

  1. Los del XXI también: VISCA ESPANYA i CATALUNYA!!!

  2. Joan Català, Antoni, vostès, al igual que jo, saben molt bé que quan llegeixies TOT el text, la cosa canvia, doncs el sentit que l’article li vol donar al que diu el dietari és totalment tergiversat. Altrament pot ser que no entenguin el català del dietari i per això no siguin capaços de veure la diferència.

  3. Reblogueó esto en Verdades que ofenden…

  4. La conciencia de España, como una patria común usurpada por la invasión islámica, fue una constante reivindicación compartida por todos los reinos peninsulares, incluido Portugal, desde la Alta Edad Media.

    La unión dinástica de Castilla y Aragón fue, desde el punto de vista político, la principal consecuencia de tal aspiración nacional a fines del siglo XV y sentó las bases del Estado y nación española, sancionada en la Constitución de Cádiz de 1812, que admitía la soberanía de todo el pueblo español como hoy lo reconocemos.

    La identidad española como “patria gran”, era el sentimiento identitario del común de la ciudadanía de Cataluña durante toda su historia. Quien no quiera reconocerlo hoy, como plantea el nacionalismo catalán desde principios del siglo XX, es quien propicia graves y anacrónicas tensiones soberanistas dónde no las había.

    La sociedad catalana puede ser muy influenciable, e incluso puede ser manipulada temporalmente, como hizo Pau Claris, anexando Cataluña al reino de Francia, pero la historia como ocurrió en aquella ocasión, no se puede modelar a conveniencia, objetivamente tiene un sentido direccional y es muy tozuda.

    Un saludo.

  5. No es pot construir una alternativa al nacionalisme català desde l’odi i la manipulació. Senyors, pràcticament totes les entrades que he llegit en aquest web són un despropósit : mitges veritats, tergiversacions i no poques mentides. En aquesta entrada en concret, qui ha fet aquestes cites ha seeccionat la part que li ha interessat i s’ha “oblidat” de la resta. I justament la resta del dietari que s’ha omès explica molt bé quina era la situació de la ciutat : gent morint-se literalment de gana pels carrers que, desesperats, confiaven en la clemència dels qui entraven en nom del Rei d’Espanya, i que preferien morir en les seves mans que no pas de gana. Ara la cosa canvia, oi que sí?

    • Doncs ara ens passarà el mateix, els fanàtics per escapolir les seves responsabilitats condueixen la bona gent catalana a l´abisme, la misèria, la desesperació , i quan ens veiem a la ruïna tots cridarem altre cop VISCA ESPANYA I FORA EL NACIONALISME QUE ENS ESCANYA!!

    • Jo tampoc veig que canviï res. A mes a mes ja es pot llegir al text el que Ferran diu. La lletra es molt petita però es pot llegir clarament. El fet de que alguns egoistes capitanejats per Pau Claris i que com els actuals es creien els amos de la masía sense importarles el patiment del pople diu molt d’ells.

  6. En el libro “España y las Españas”, de Luis González Antón (Alianza Editorial”, después de narrar como fueron los hechos de “la revolta dels segadors”, concluye : “Y es que no se pueden hallar encaje racional las visiones apasionadas en que se trata de confundir estallidos campesinos al grito de “Viva el Rey” y la rebeldía política de unas oligarquías reducidas que temían la subversión social de aquéllos. se mueven en dirección opuesta y rompen su fidelidad a la Monarquía sin apenas apoyos de nadie, para presentar todo eso como una “revolución nacional” antiabsolutista. liberal y de raíz popular. Todo esto no encaja junto.

Deja un comentario