Los años en que los nacionalistas dudaban de si Cataluña era una nación.

Porque creen que la nación es la lengua.

occitania

Es interesante leer el Manifiesto de 1934 escrito por Pompeu Fabra y publicado en La Voz de Cataluña, el 6 de mayo de 1934. En este texto se señalan varias cosas trascendentes para el imaginario nacionalista. Una de ellas es que muchos catalanistas no tenían ningún reparo en reconocer que lenguas como el valenciano y el mallorquín eran diferentes al catalán. Y, a su vez, todas ellas procederían de una supranación que sería la Occitania. Por tanto, Cataluña no sería siquiera una nación.

Aunque Fabra se posiciona contra esta argumentación “occitanista”, como mínimo nos demuestra que muchos catalanistas no defendían la tesis actual del nacionalismo. Extractamos unas frases del manifiesto:

“Se encuentra bastante extendida la opinión de que todos los territorios comprendidos del Lemosín al sur de Valencia, y de los Alpes al Atlántico, hablan una sola lengua con diversos matices o dialectos, los cuales – suponen – son poco divergentes. Esto lleva, naturalmente, a la conclusión de que dentro del gran marco de la pretendida lengua occitánica se encuentran en un mismo pie de igualdad el valenciano y el catalán, el lemosín y el provenzal, el gascón y el mallorquín, etc. Habría que reflexionar bien sobre el peligro que encierra para la conciencia de la unidad de la lengua lo que en primer término podría parecer todo lo contrario: en vez de ensancharse el área geográfica de nuestro idioma, como alguien creería, el catalán queda diluido en esta superior unidad lingüística y despedazado en otras lenguas o dialectos; el occitanismo, concebido así, tiende, por vía indirecta, a contraponer a la lengua catalana una lengua valenciana y una lengua mallorquina , con la misma razón que habría para a la existencia de una lengua menorquina o leridana o castellonense, etc.”.

dolca



Categories: Historia

Tags: , , ,

Deja un comentario