¿Quiénes son las 55 entidades “católicas” que piden la independencia de Cataluña?

Le llaman “derecho a decidir”, pero es el “derecho a dividir” Cataluña, España … y ahora también la Iglesia.

entitats

55 grupos católicos se han adherido al Pacte Nacional pel Dret a Decidir, una iniciativa impulsada por la separatista Assemblea Nacional de Catalunya. És cierto que 55 son muy pocos, y que la campaña ha sido un auténtico fracaso. La lista de los adherentes es la parte de la Iglesia esterilizada por el nacionalismo.

La mayoría de ellos agrupan a un puñado de ancianos (Grup Sant Jordi, Círcol Catòlic de Badalona, Unió de Religiosos). A muchos grupos sólo los conocen sus propios miembros (Associació d’amics del bisbe Joan Godayol, Associació José Ramón Zudaire, Amics d’Ak Benn, Fundació Dr. Albert Bonet…). Otros son un cementerio de elefantes para miembros de CiU (Hospitalidad de Lourdes, otrora benemérita y nutridísima, y hoy insignificante bajo Josep M. Cullell; o el Cercle d’Estudis Conciliars, que depende de CiU; o la Federació de Cristians de Catalunya). Las órdenes religiosas que firman por la independencia (jesuitas, vedrunas, claretianos, escolapios, carmelitas descalzos, Legión de María) están todas en vía de extinción en Cataluña, regentan franquicias educativas necesitadas de subvenciones, están ya mimetizadas con el paisaje político catalanista, o son insignificantes en nuestra tierra. Es curioso encontrar en varias de estas organizaciones los mismos nombres en sus órganos directivos.

En definitiva: no hay parroquias, nuevos movimientos, ni obras de apostolado significativas. A lo más vivo del catolicismo catalán no le han engañado. Han firmado las entidades católicas penetradas por el nacionalismo “católico”, que dependen de las subvenciones para vivir o para morir con cierto bienestar económico.

Sin embargo, sorprende más que en la lista por el separatismo esté el ISCREB, cuya suprema autoridad moderadora es el Cardenal de Barcelona, Martínez Sistach. Lo mismo ocurre con la Fundació d’Escoles Parroquials del Arzobispado de Barcelona. También extraña ver a Cáritas de Tarragona, supervisada por el obispo Jaume Pujol. O a la Associació Bíblica de Catalunya, que es un órgano colegial de la Conferencia Episcopal Tarraconense.

Decía ayer mosén Saranyana en La Vanguardia que los obispos catalanes mantenían una “exquisita neutralidad” en las tensiones independentistas actuales. No es cierto. Algunos han declarado a favor del “derecho a decidir” (Novell, Pardo, Vives). Y otros permiten que entidades que dependen de ellos promuevan la separación. No se sabe que ninguno de ellos haya advertido de los riesgos de fractura social y lesión de la concordia en Cataluña.

Ha sido el obispo Martínez Camino quien ha tenido que recordar que esto del “derecho a decidir” es “una cuestión política con implicaciones morales en la que está en juego el bien común, la paz y la convivencia”.

Esperemos que nuestros obispos se decidan pronto a ser nuestros. De todos los catalanes.

dolca



Categories: Alma, Pujol & family

Tags: , , , , , ,

6 comentarios

  1. Enric:Le puede más la soberbia que la inteligencia.La PATRIA es lo que se puede aceptar como herencia de su PADRE.VD puede rechazarla al venirle dada pero para tener otra PATRIA haría falta pasar por la situación de APÁTRIDA y despues MENDIGAR que le acepten en la patria que solicite pertenecer.No basta con que lo decida Vd.A los que piensan como Vd.les guia el odio;no la caridad cristiana

  2. No puedo entender que la iglesia católica se meta en estos saraos de la independencia de Cataluña.Este suceso ha sido un escándalo en muchos medios. Yo estoy por cambiarme de religión. Si no estoy equivocada Jesus dijo “Dad al Cesar lo que es del cesar y a Dios lo que es de Dios”. La Iglesia como tal debe estar siempre en la defensa de los mandamientos y nada más.

  3. El derecho a decidir forma parte de la libertad cristiana y el respetarlo forma parte de la caridad cristiana. Yo decido cuál es mi patria, no Mtnez. Camino ni el autor del tweet, que se esconde en el anonimato

    • El derecho a decidir privar de parte de su identidad a los catalanes, a romper vínculos históricos y afectivos, a dividir socialmente Cataluña y emprobrecerla, y a utilizar el cristianismo como instrumento del nacionalismo, no parece un acto de libertad cristiana, sino más bien de subordinación a una ideología.

      Las bases del “derecho a decidir” (“España nos roba”, “la Cataluña productiva paga a la España subvencionada” o “España nos oprime”) no son tampoco expresiones de caridad cristiana.

      Empobrezca quien lo desee su identidad, pero no obligue a nadie más a hacerlo.

    • El derecho a decidir sobre una parte del territorio de un pais por solo una parte de su poblacion no lo considero muy legítimo. El derecho a decidir es de todos los españoles. Ademas todos, incluidos los catalanes nos dimos unas leyes que tenemos que cumplir. Las podemos cambiar, pero mientras tanto hay que cumplirlas.

  4. Magnífico artículo que pierde al final al usar como “autoritas” a Martínez Camino, el cual a su vez usa como argumento de autoridad y de magisterio en vez de los Evangelios la Constitución

Deja un comentario