¿Se ha enterado del alucinante altercado de Antonio Robles el día de San Jorge?

Una aventura de coratge i dignitat davant la violència i el supremacisme.

Lo que li va passar a n’Antonio Robles (Antoni Roures per als de la Plana que admirem la perseverància d’aquest pioner de la llibertat davant el nacionalisme) la diada de Sant Jordi és un bon exemple de l’espatllament de moltes ànimes a Catalunya per causa del nacionalisme. Nos lo cuenta Pau Guix desde El Catalán en su artículo Crónicas de Narnia. El asombroso caso de la rosa evanescente:

«Unos cuantos autores, encabezados por el editor y director de este periódico, Sergio Fidalgo, y entre los cuales nos encontrábamos Antonio Robles y servidor, empezamos el día siendo señalados como peligrosos “anticatalanes” (sic), en definitiva como el modelo puro de feixisteees de extrema derecha, por esa excrecencia (pseudo)periodística de Pepe Antich llamada El Nacional y alimentada con dinero público mediante subvenciones de la Generalitat (como otros tantos centenares de digitales del odio separatistas). (…)

lo que realmente pretendía con este artículo dicho digital era informar a las hordas lazis de nuestra presencia (la de autores y partidos constitucionalistas) con el único fin de dirigir contra nosotros su objetivo para el odio (…) allí mismo, en la carpa de VOX (una de las muchas en donde firmamos a lo largo del día), en Rambla de Cataluña con Mallorca, estábamos sentados firmando libros tres de los varios autores señalados (Antonio Robles, Javier Barraycoa y este cronista) (…)

de pronto, una mujer de unos treinta y tantos años, acompañada de un macho amarillo, con sus ojos fuera de las órbitas, pasa por delante de nosotros y nos grita a los autores allí sentados: “Gentussa! Sou gentussa! Fora de Catalunya!”. Seguramente acababan de formar parte del acoso a la carpa de VOX y sus líderes, allí presentes. Lo que sí puedo aseverar es que ambos iban bien vestidos y tenían pinta de pijos con casa de invierno en la Cerdaña y residencia de verano en el Ampurdán (…)

Robles salta de la silla y sale, cual alma que lleva el diablo, como si estuviera impulsado por un resorte elástico, raudo hacia la chica y su acompañante, tan alto como desagradable (en línea con la mujer). Robles, serpenteando entre la multitud, los alcanza, para pedirles cuentas, tratando de esgrimir con dichas personas la razón por la que nos había insultado, inquiriéndole lo siguiente:

─ ¿A qué viene eso de gentuza? ¿Me conoce usted de algo?

No pudo el bueno de Antonio ni obtener respuesta ni hacer una segunda pregunta ya que el joven orangután (en cuanto primitivo) que acompañaba a la mujer le propinó a Antonio, una persona ya jubilada, un fuerte manotazo en el pecho que le hizo perder el equilibrio. Pero quien conozca a Robles sabe que es inasequible al desaliento en la lucha contra la injusticia y el mal nacionalista y, ante mi temor, volvió a la carga con mayor decisión aún, esta vez en la lengua de la raza superior de la parejita amarilla, con ironía hiriente:

─ Aquesta és la vostra revolució dels somriures? Els homes de pau?

Se hizo un pequeño corro. Viendo que el póngido de espalda amarilleada sacaba su verdadera naturaleza totalitaria y se ponía aún más violento, una señora de unos sesenta años, con una sonrisa encantadora, se interpuso con una rosa en la mano y se la ofreció muy cariñosa a Robles:

─ Deixeu-ho, no paga la pena, deixeu-ho! És la diada de Sant Jordi, és la festa de Catalunya!

Antonio, ya recuperado, rechazó la rosa con amabilidad, pero la señora, junto a dos mujeres más que le acompañaban, insistió, siempre en catalán, siempre con una sonrisa en su rostro hasta que Antonio, agradecido, finalmente la aceptó, les dio las gracias y volvió a la carpa para continuar con la firma de libros, entusiasmado por la humanidad de la señora y nos contó a Javier y a mí la totalidad de la aventura para acabar con la siguiente frase:

─ Fíjate qué señora tan amable.

Pero diez minutos después, la misma señora, esa que supuestamente era tan amable, se acerca a la carpa de VOX donde seguíamos firmando libros, se aproxima a Robles y le arrebata la rosa que él había puesto, orgulloso, sobre las copias de su libro Equidistantes exquisitos (valga la ironía de la situación).

─ Me quedo con la rosa, le dijo la señora con la misma sonrisa con la que se la había regalado momentos antes.

─ ¿Y eso?, le inquirió Robles, sorprendido e incrédulo.

─ Porque no creía que usted fuera uno de estos.

─ Pero si nosotros no somos de VOX, le aclaré yo mismo, sólo somos autores que firmamos nuestros libros. Y además, ¡Antonio es de izquierdas!

─ Aunque si fuéramos de VOX, le preguntó Antonio, ¿no tendríamos derecho a estar aquí?

La señora, con la misma sonrisa, pero ya claramente despreciándonos, nos espetó:

Estos señores no son demócratas.

Una chica, que estaba comprando un libro en la carpa, se encaró con la señora de la rosa a costa de la democracia, y Antonio intervino para zanjar la discusión.

─ Señora, ¿lo suyo sí es democracia? ¿Únicamente los que están de acuerdo con vosotros son demócratas? Un demócrata es quien, a pesar de no coincidir con tus ideas, respeta que las puedas defender. Sin tolerancia no hay democracia. Si yo estoy en esta caseta de VOX, a pesar de no coincidir con sus ideas, es porque nos han invitado y porque les respeto el derecho a existir, como le respeto a usted, a pesar de que ya veo que usted no nos respeta a nosotros. ¿Haría lo mismo si estuviera firmando en aquella caseta de Òmnium? Si hubieran invitado a mi editorial, allí estaría también, pero no lo harán nunca».

Quina anècdota més significativa, oi? En Pau Guix descriu molt bé el mecanisme intel.lectual de la senyora: «su acto de humanidad anterior sólo podía estar reservado a los propios, los que beben de la fuente de la raza superior y no de estas pobres bestias con forma humana que somos el resto».

Dolça, violenta i supremacista Catalunya…



Categories: Pura raça, Resistiendo

Tags: , ,

17 comentarios

  1. Arriba los corazones!

    Estas escenas son luz que entra a través de las grietas del tótem resquebrajado. Hace tiempo que esas banderas se caen a pedazos y muchos han visto que les han timado. Las banderas para las solemnidades asociadas al valor y al sacrificio y para señalar la obra común.Las banderolas para fiestas y verbenas.

    Bien por la gente digna y valiente. Gente que muestra que la realidad es más compleja que las simplificaciones alimentadas por los sinvergüenzas que nos gobiernan. Y que defienden sus ideas dando pasos individuales adelante. Gente digna y admirable.

    El discurso «eres un fascista» se cae al suelo cuando les replicas «claro, claro y vosotros sois los de la solidaridad» y les cuentas que lo de «la unión hace la fuerza» (eslogan que les encanta a los cuperos y demás seres de luz) es lo que representan los fasces imperiales romanos. Que hay que leer más.

    Los problemas reales son acuciantes y en el timón hemos tenido, y tenemos, a unos desaprensivos con gigantescos depósitos de tinta de calamar.

    Menguantes y agujereados se acaba la tinta y la realidad se impone.

    Vivan los valientes!

  2. No le deis más vueltas.
    Están sorbiendo el amargor de la derrota.
    Porque tras 40 años de mentiras e intransigencia, a pesar de la claudicación de los partidos que los usan para tocar poder,
    cada vez son menos y cada vez inspiran más asco y repulsión entre la gente normal.
    Están derrotados moralmente.
    Y lo saben.
    Y sacan la porra, que es el recurso de los fracasados.
    Dejadlos que se mueran de asco.

  3. Estamos machacados con más de cuarenta años de cantinela antifascista. Es normal que a muchos les escueza que hasta los obreros comulguen con Vox, y que esto se vea como normal sano y democrático , hasta el punto de despertar sus más temidos fantasmas del pasado. Si esto pasa … vamos bien. Ya queda menos.

  4. Lamentablemente nada de lo acontecido sorprende a alguien que pise la calle en barcelona, y no t digo en tractoria.

    Pero tal vez la única solución contra los lazis es la traición que se producirá entre ellos (la p$o€ otra cosa no sabe, pero de traicionar engañar y destruir, un rato largo)

    Lo importante ahora es dejar bien documentadas todas estas agresiones y atropellos, ya muchos de estos miserables cobardes catalufos empiezan a negar 3 veces que adoraron a coco mocho o pujolone….

  5. Creo que Indapandensiá lleva razón. No hay que justificarse, nunca. Si nos llaman fascistas, es un honor. La mayoria no sabe el significado de la palabra, solo repiten lo que oyen. Inútil dialogar con fanáticos. Esas lecciones ya las hemos aprendido.
    Tampoco son democratas, como todos sabemos, y esperemos que en un futuro no muy lejano, estos partidos (ERC, CUP y otros ) sean declarados ilegales como ocurre con partidos anticonstitucionalistas en las mejores democracias europeas.

  6. El orangután amarillo da pavor.

    Pero lo de la señora de la rosa, es digna de Robert de Niro en «El Cabo del Miedo»….

    Argggghhh !!!

  7. Pero lavado de cerebro lo que tienen estas hordas lazi. Triste pero palpable.
    Un 10 al Sr. Robles por su defensa de la tolerancia y democracia.

  8. Parafraseando la sombra del roble aquel, del titulo libresco… la sombra del fanatismokomunismo es muy alargada, aunque no la proyecte un rayo de sol ; puede contemplarse hasta en el subconsciente. como explicaba Schopenhauer, es imposible cambiar el pensamiento de algunas personas, ( dicese sobre todo del de extrema izquierda).

  9. El verdadero Santo Patrón de Cataluña ha sido y debería ser San Martín de Porres, como así lo atestigua el culto histórico en esa región y, la proliferación de pueblos catalanes que se llaman San Martín. Lo de San Jorge es, sobre todo, un invento catalanista. Comenzó como hecho histórico del Reino de Aragón (hoy Corona Catalanoaragonesa, con un par); adaptado por el catalanismo para alejarlo del «españolismo» a través de la Banca Catalufa y del Grupo Editorial catalanista, también masónico. Que sí, que es muy elegante y muy romántico el regalar un libro y una rosa (también muy cursi), pero no deja de ser algo tan artificial como el día de la madre o el día de los mejillones en escabeche. El que quiera volverse loco/loca/loque por el día de San Jordi/San Jorge, pues hace muy bien, pero que no es para tanto… Sí una forma muy rentable de que los chiringuitos de la Republiqueta se financien y que el Grupo Editorial catalanista venda libros, no sé si en dialecto barceloní normalizado o, en español opresor de toda la vida. Porque el Grupo Editorial lo fundó un legionaka sevillano de Franco.

    Y lo que les ha pasado a Antonio Robles y a Pau Guix es el pan nuestro de cada día en la Republiqueta de Cuchufleta, lo mismo en Barcelona que en la Cataluña profunda: el odio visceral a todo lo que huela a España. La violencia de la señorita poco aseada combinada con la agresión del politoxicómano y, la sonrisa primero cordial (aquí no pasa nada, señores, jijiji), y luego despreciativa de esa misma individua (la democracia es obedecer al Régimen y si no, puerta, jijiji). Así se resume a la perfección lo que es la Cataluña actual: gentuza enferma de odio y carente de valores éticos y hasta estéticos. Lo de Pau Guix, con todo afecto, es otra: «que este señor es de izquierdas.» ¿Y si llega a ser de centro, apolítico, de derechas, conservador, liberal, del Rayo Vallecano o del Cádiz…? ¿Hubiera merecido insultos y un empujón por parte del ictericioso catalufo? La presión psicológica catalanista a veces saca el charneguismo, lo entiendo, pero me apena.

    En fin. Que viva San Jorge, Santo Patrón de Castilla, de Aragón, de Extremadura. Que los autores y editoriales vendan muchos libros, y que los cursis arrasen todos los cultivos de rosas que puedan. Pero qué cruz con aguantar a San Jordi.

    • Estimado indapandensiá,

      Robles es de izquierdas, sí, y lo dije en cuanto la señora de la rosa evanescente le acusó a él, a mí, a Barraycoa, a todos los que estábamos en la carpa y al propio VOX de fascistas, precisamente para que entendiera que daba igual bajo que eje (izquierda o derecha) se etiquetase a la democracia, porque nosotros y VOX seguíamos siendo demócratas y entendíamos que antes qu el eje izquierda/derecha está el eje libertad y democracia (el nuestro) y totalitarismo y dictadura (el suyo). Por eso precisamente VOX invitó a autores de declara ideología de centroizquierda a su carpa, en aras a la normalización de nuestro eje, sin sectarismo ideológico alguno (como también hicieron el PP y Valents -pero no Ciudadanos- lo que debe ser agradecido y constituir el inicio de una reflexión colectiva y entender que sin la unidad de todos los partidos constitucionalistas y sin representación alguna de la izquierda no nacionalista jamás superamos para derrotar al monstruo nacionalista).

      Espero haberle aclarado algo con esta explicación y, con todo el afecto que le profeso yo a usted (leo siempre sus muchos comentarios en este blog), la próxima vez no juzgue tan a la ligera una expresión sin reflexionar qué hay detrás de esta. Precisamente cuando la señora (su aspecto y sus palabras indicaban claramente que era de ERC o de la CUP) llamó a VOX fascistas lo hizo desde la supremacía moral del nacionalismo y de la izquierda (desgraciadamente coincidente en Cataluña). Para demostrarle que ni VOX ni las personas allí congregadas eran/éramos fascistas dentro de su desvarío supremacista, le indiqué que la ideología de Robles era de izquierdas y que a VOX (a diferencia de un fascista tolerante como lo era ella misma) no le importaba sino al contrario, que agradecía allí su presencia; y con dicha frase lo que pretendí (y logré) fue romperle el argumento de la superioridad moral allí esgrimida de que la gente de derechas son los fascistas y en cambio ellos (de mal llamada izquierda y los nacionalistas) son los benefactores de no solo de nuestra sociedad sino de la humanidad entera. No hay que dejar de recordar además que el fascismo proviene de dos movimientos socialistas, el Fascio de Mussoolini y el partido Nacionalsocialista de Hitler.

      A modo de reflexión le propongo lo siguiente: para acabar con la supremacía moral de la mal llamada izquierda lo peor es aplicar una supremacía moral contraria que provenga de la derecha. O estamos todos juntos en la lucha o ellos seguirán destruyendo la Cataluña que tanto queremos y al resto de España con ella.

      Reciba un cordial saludo de este humilde cronista.

      • Si le entiendo y comprendo perfectamente su reacción, aunque no la comparto. Mi humilde reflexión es que ni usted, ni Antonio Robles, ni ningún dolço: tienen por qué justificarse ante una catalanista: ya sea condescendiente o radical, sonriente o faltona, huela bien o mal. Si te llaman «fascista», o «ultraderechista», o «españolista»: les sacas la lengua y les haces un corte de mangas. Y si te empujan, spray homologado de defensa personal directo a su cara; llamada a la Policía y santas pascuas. No pasarles ni una porque es jamás empatizarán.

        Mi intención no era molestarle, sino criticar algo que en Cataluña es lo esperado por los catalanistas respecto a los catalanes leales: que se justifiquen constantemente como sentimiento de culpar por ser y por existir.

        Y puesto que estamos juntos en la derrota contra los separatistas, mis disculpas si le he ofendido. Saludos.

    • Indepandansia lleva toda la razón: en el momento en que esa individua ofrece una rosa al agredido como si fuera el agresor, está actuando como provocadora; le está diciendo que es día de fiesta y que por tanto no se debe alterar, pero no se dirige a los insultadores y al que inició la agresión física -que habría sido lo lógico- sino al insultado. Es mayor provocación -si cabe- que lo hecho por los otros dos. Como Robles no captó ese sentido, luego la sujeta le quitó la flor.

      Si Robles hubiese rechazado la flor desde el principio le habrían dicho que su actitud era la propia de una persona incívica y maleducada, y eso es justamente lo que la ‘florista’ buscaba; como la aceptó, la dejó fuera de juego, por eso luego volvió y se la quitó. No se la tendría que haber devuelto. Y seguro que ella pensó que eso era lo que iba a ocurrir, en cuyo caso armaría el pifostio, diciendo que ella era un persona educada y demócrata y se había confundido al tomar al otro por una persona de bien, con lo cual quería que le devolviesen el regalo que no merecía.

      Esa mezcla de hipocresía y cinismo es muy habitual, no sólo en los separatistas sino en cualquier grupo que busque marginar o aislar a otro. Lo he visto infinidad de veces, acosar a alguien y cuando estalla decirle que se calme y que está fuera de lugar lo que hace, y, por supuesto, ni palabra a quienes le acosan. Es como una luz de gas practicada en grupo, incluso en masa.

  10. Hemos descartado la moral cristiana: el amor al projimo, el respeto por la dignidad humana, el rezar por nuestros enemigos y oponentes, el ofrecer nuestras frustaciones a Dios.
    Ahora tenemos los frutos amargos en forma de odio, impaciencia, imposicion de ideas de jaimito.
    Y esperate que todavia no lo hemos visto todo.
    Habra que traer a algun exorcista a parte del tren de psiquiatras.

  11. Son ustedes un ejemplo y una inspiración para la Democracia. Valientes!!!Abrazos!!!!
    La escoria indepe está convencida de que los constitucionalistas no son demócratas. Puro sectarismo. Claro síntoma de antidemocracia. Con la bendición de LoS progres.
    Mucho asco.

  12. Son violentos.
    Son malas personas.
    Solo saben odiar.

    Son lazis … y por eso van a perder.

  13. Me venía a la cabeza una escena similar en la Alemania nazi (nazionalsozialista): la amable, encantadora y cultivada viejita convirtiéndose en pura arpía al enterarse de que aquel caballero era judío…

  14. Que pena de cómo está todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: