«El prusés ens roba l’economia i la feina» als ponts de Barcelona

Ya basta de destrozar Cataluña, nacionalistas.

El nacionalismo es una ideología del siglo XIX inventada por burgueses alemanes y franceses acédicos de la realidad, que para darse importancia se inventaron que existía un volksgeist, un «espíritu del pueblo» que confería a los hombres su ser y su fin. Tots els àmbits socials i personals devien sotmetre’s a lanació, el nou idolet sucedani de Déu, el tòtem de la superstició nacionalista.

Pero como sentenció el enorme Gustave Thibon, toda idolatría acaba por destruir a su idolete.

Que és lo que el nacionalisme li ha fet a Catalunya durant els darrers 40 anys, y es lo que catalanes anónimos han colgado en varios puentes de Barcelona esta mañana.

Dolça i ensorrada (pel nacionalisme) Catalunya…

 



Categories: Resistiendo

Tags: ,

4 comentarios

  1. Es importante que los catalanes se lancen a la calle para propagar su protesta ante el sinvergüenza y despótico procés independentista que no solo se ha cargado nuestra economía y trabajo, sino que además ha arruinado la armonía, la amistad, la colaboración, la participación, en definitiva la solidaridad conjunta de un pueblo catalán, que solo es capaz de comprobar con un macabro pavor, cómo se va hundiendo cada día un poco más en los parterres de la miseria una región de España que siempre destacó por su esfuerzo, sus ganas de prosperidad por salir adelante, y su entente social por querer y saber convivir con el resto de sus hermanos los españoles. Mi aplauso de apoyo a esta iniciativa.

  2. El «espíritu de un pueblo» no lo da nunca la lengua , porque en sí es neutra, aunque los significados de algunos de sus vocablos nunca sean neutros y sí puedan influir.

    El «espíritu de un pueblo» es el modo de ser (diferenciado de otros pueblos) basado fundamentalmente en la religión ancestral y sobre todo en la estructura económica.

    Es la manera como los hombres se ganan la vida la que modela su existencia; sí , los pueblos cazadores, agricultores, comerciales son diferentes entre sí, porque su actividad les obliga a hacer determinados comportamientos para sobrevivir -y prosperar – y esto es lo que de verdad cambia la mentalidad, el modo de ser y la sociedad.

    Así podíamos decir que Cataluña tenía un «espíritu popular» propio porque gracias a Felipe V primero y Carlos III después y gracias a las políticas aduaneras de la restauración Alfonsina y las ayudas de Franco, se convirtió en una región cuya estructura económica era fabricar (para vender al resto de España y las colonias de Castilla).

    Esto es, era «activa» y «emprendedora».

    No toda Cataluña era industrial, naturalmente, pero la concentración industrial en unos cuantos focos si que llegó a influenciar a buena parte.

    Esto terminó con Pujol al crear la cultura del funcionariato (la gente prefiere estudiar oposiciones, que es pasivo y premia la inercia) sobre ser activo (salir a vender y con trabajo y ahorro tener la propia empresa)

    (A eso hay que añadirle la cultura de la subvención: vivir del trabajo de los demás a cambio de ser pasivo y votar al político)

    El proceso independentista fabricado por Pujol para salvar los miles de millones de euros robados significa, como es natural, la pérdida de su mercado cautivo («España» ) para vender lo que fabricaba y, por lo tanto la huida de empresas de Cataluña (para poder sobrevivir), lo que crea paro y gente necesitada que votará, como es natural, pasividad y ayudas sociales vitalicias, antes que responsabilidad y progreso personal.

    Es decir, que es una especie de suicidio colectivo en que en vez de ir hacia adelante (Alemania, EEUU) va hacia atrás (Marruecos, Venezuela)

    De hecho, la importación masiva de proletarios marroquíes, que «no nos van a pagar las pensiones», pero que «no hablan castellano ni son católicos», van a votar «progreso» , esto es subvenciones y ayudas sociales pagados por otros a cambio de ser pasivos.

    ¿Ves lo que pasa por no saber identificar bien cual es el «espíritu real de un pueblo» ?

    Que destruyes lo que tienes y que te permite vivir muy bien a cambio de nada (y que el Caco Pujol se quede nuestros miles de millones robados)

    Dentro de nada el «espíritu catalán» será el «marroquí» .

    Por lo menos ha sido votado democráticamente por toda la población.y

    No; la lengua no influye nada en el Pueblo.

    Es la necesidad de cómo ganarse la vida (la estructura económica) la que influye, como es lógico y natural, la lengua que utiliza para comunicarse.

  3. Y la libertad, y la salud, y…; el prUsés nunca fue bueno, a ver si es verdad y vamos despertando!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: