La tremenda lección del san Juan Pablo II a los nacionalistas en Lituania

Escolliu, catalans: amor o odi.

El 5 de septiembre de 1993, hace ahora 27 años, san Juan Pablo II se fue a los países bálticos para confortar a los cristianos de esas tierras que habían pasado medio siglo oprimidos bajo la ideología comunista. Era la primera vez que pisaba territorio de la antigua URSS, y el presidente de Lituania dijo que era “el acontecimiento histórico más importante de la historia del pueblo lituano”; ell, membre del Partit Comunista, s’havia batejat i casat per l’Església en secret. Recordemos que los comunistas internaron a 186.000 lituanos en campos de concentración y deportaron a 118.000.

I què hi va dir el Sant Pare? Pot ésser interessant saber-ho per veure com s’adreçava a una nació on els nostres nacionalistes s’emmirallen amb tanta veneració.  El Vilna (Lituania) el Papa rezó así en la colina de las cruces, en las tumbas de los mártires de la independencia:

“Estas cruces que recuerdan a los fieles de Lituania víctimas de la dolorosa experiencia de su reciente pasado. Una experiencia hecha de sufrimiento, de imposición, de represión, pero rica también de esperanza jamás anulada (…) que rechazó plegarse a las oscuras y repetidas oleadas de una violencia que ignoraba a Dios y humillaba al hombre. (…)

Peregrino de paz y esperanza, vengo a proclamar, oh Señor, la fe en tu y nuestra resurrección ante el sepulcro de los últimos mártires de Lituania y de sus antiguos adversarios. Rezo también por aquellos sobre cuya tumba no tienen la señal de tu Cruz. Juntamente con los hermanos y las hermanas lituanos, deseo rezar y perdonar, renovando la fe en la fuerza del amor y repudiando la tentación de la venganza que siempre conduce al estéril laberinto del odio.

Haz, oh Señor, que estas cruces que recuerdan momentos todavía recientes de cruda violencia y extrema oposición, sean un aviso silencioso pero firme contra nuevas aventuras tenebrosas, emprendidas bajo el impulso ciego de las ideologías, del orgullo nacional y de la ignorancia culpable de la dignidad del hombre. (…) 

Que las tumbas privadas de cruz presenten (…) la extrema advertencia de una experiencia  histórica que ha inculcado la pretensión de ignorarte, Señor, y de crear un hombre nuevo que, lejos de Ti, se ha redescubierto tan vulnerable, frágil y triste. (…)

Que crezcan sobre estas cruces propósitos de amor, esperanza y perdón“.

Recordem: Lituània sortia de 50 anys de tirania soviètica, i uns anyets abans d’ocupació nazi, con decenas de miles de muertos, torturados, encarcelados y deportados, sin libertades, sin derechos, bajo un régimen antidemocrático y totalitario.

Vale. Ahora vea lo que dicen nuestros “oprimits” burguesazos nacionalistas desde el Buti2, donde apenas hubo 5 heridos por enfrentarse a las fuerzas del orden imperadas por órdenes judiciales. Lo que diuen després de dividir Catalunya des de la Generalitat, de provocar violència i tensions, d’ensorrar la nostra economia i el nostre prestigi. Más en concreto, veamos el título de la película estrella de TV3 estos días:

Veiem també els lemes que recolza el presinhabilident racisTorra:

I la raó de viure dels CDR:

Por un lado, un santo predicando el perdón y el amor a un pueblo tiranizado y exterminado durante décadas por “el impulso ciego de las ideologías”, y advirtiendo sobre las “aventuras tenebrosas” del “orgullo nacional”.

Por otro, unos burgueses predicando el odio y la venganza a un pueblo hundido durante décadas por “el impulso ciego de las ideologías”, y animando a “aventuras tenebrosas” del “orgullo nacional”.

Ud. escoge: nacionalismo o amor. No hay más.

Dolça i viciada Catalunya…



Categories: Alma, Pura raça

Tags: , , ,

6 comentarios

  1. Aprovecho la invocación a Su Santidad para mostrar la dedicatoria de ‘Aceptar el destino’ https://www.amazon.es/Aceptar-el-destino-Vicente-Torres/dp/1093148667

    Dedicado a mi tía Virtudes Torres Pérez, nacida

    en Benisa el 25 de marzo de 1908 y fallecida enbá

    Valencia el 3 de diciembre de 1968. He dicho

    muchas veces que he tratado a muchos clérigos,

    incluso de elevada graduación, y monjas, y

    otras gentes de misa frecuente y golpe en el

    pecho, pero que nunca me ha parecido ver a

    nadie que crea en Dios. Me retracto. Mi tía

    Virtudes sí creía en Dios. Quienes la recuerdan,

    la recuerdan como santa. Estuvo indefensa

    frente a este mundo, en el que me incluyo, que

    no sabe apreciar la bondad. Sufría en silencio,

    sin una queja, pero se notaba que sufría. Murió

    mientras dormía, o eso quiero creer, de una

    subida de tensión. Se fue como había vivido, en

    silencio y con resignación. A un esquizofrénico,

    de una familia con la que tenía frecuente

    relación, en sus alucinaciones se le aparecía

    como santa. Como he dicho antes, no es el

    único que pensaba eso de ella. No le recuerdo

    ninguna mala intención, ni tampoco alguna

    idea retorcida. Los libros de su biblioteca eran

    todos vidas de santos, y de santas, como hay

    que decir ahora. Intentaba imitar a toda esta

    gente santa, ahora lo sé. Debería haberme dado

    cuenta cuando todavía estaba viva y haberle

    servido de compañía y apoyo en su tránsito por

    la vida. Ocurrió al contrario, intentó apoyarme

    ella a mí, en la medida de sus posibilidades y a

    pesar de mi ingratitud.

  2. Buena entrada DC. Así de sencillo.
    Están tratando de volver a encender la llama del popla, nunca mejor dicho, para volver a incendiar las calles como en 2017. Los sueldazos se les debe estar acabando y hay que tomar más.

  3. Ponen como emblema este título tan sugestivo que dice “Ni olvido ni perdón”, cuyo protagonista solo tiene la suerte de no ser un terrible español porque es chileno, que es ese asesino que no solo dejó tetraplégico a un guardia urbano de Barcelona, ante los sucesos que se dieron en una algarada okupa en la calle baja de san Pedro, sino que también asesinó a un caballero de Tarrasa con el que coincidió en un bar de Zaragoza, y se permitió ajusticiarle letalmente únicamente porque no le gustaron los tirantes que portaba simbolizando la bandera española. Está claro que el separratismo catalán se sigue uniendo a lo más zafio y temerario que pueda presentar la sociedad.

  4. ¿Ya se ha levantado de la cama la censura?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: