Un històric diputat d’ERC ho té clar: “A mí no me dice nada la fecha de 1714”

“La meva ànima se sent irremeiablement borbònica”: cuando el nacionalismo renegaba de 1714.

Gabriel Alomar, un mallorquín instalado en Barcelona, fue progresista, nacionalista y enamorado de la idea de que el paraíso está en el futuro. En 1931 Alomar obtuvo un escaño en Madrid por ERC. El xiringuito pancatalanista Obra Cultural Balear atorga cada any el premi Gabriel Alomar als nacionalistes més significats.

En septiembre de 1906 Alomar escribió varios artículos en El Poble català (nº213 y nº214) para conmemorar el 192 aniversario de 1714. Vale la pena leerlo porque se carga todos los mitos nacionalistas de 1714:

En aquelles diades, ja èpiques, de la guerra de successió, es molt possible que jo m’hagués sentit botifler. (…) ¡La casa de Bourbón! ¿Sabéis lo que representaba entonces la casa de Bourbón? Dejádmelo decir con una palabra que me es muy cara: representaba el futurismo. Era la invasión salvadora del norte, del norte a punto de emanciparse, sobre la España negra, último reducto de todo un mundo que moría.

Fallida la Renaixensa, aquel intento paradójico de paganizar el catolicismo (…) no quedaba otra esperanza, para el advenimiento futuro de la cultura nueva, que la hegemonía de Francia sobre el mediodía de Europa. (…) La España negra, la España de las glorias sangrientas y de los resplandores humeantes quedaba abierta en nueva fecundación. Y esta fecundación no podía ser otra que la de Francia. (…) Desvanecido el último esplendor de la grandeza literaria española, la hegemonía espiritual pasaba a París desde Madrid (…)

¿Por qué entonces Cataluña representa en España la más fuerte y enconada oposición a aquel espíritu nuevo? Oh, Cataluña era entonces exactamente lo contrario de lo que es hoy. Era una excepción regresiva en el Estado español, así como ahora representa la excepción progresiva. Cataluña, en el advenimiento de la Edad moderna, sintió una súbita incompatibilidad de alma con el momento; y desde entonces empezó para ella un largo período de embotamiento (ensopiment) y pasividad. (…) Pueblo reducido a la condición de hembra (…) Su única energía fue, entonces, naturalmente, energía de resistencia, de defensa, como la de todo lo rendido y moribundo. (…) 

La guerra de sucesión, por la cual la misma Cataluña, que fue afrancesada media centuria antes, se convertía en la fuerte defensora de la Casa hispanoimperial, recuerda mucho más las banderías y los partidos adventicios que las verdaderas causas de libertad nacional. Y no hay duda de que la bandera bajo la cual entonces pugnaba Cataluña era la de ayer contra mañana.

¡La abolición de los fueros! No era por la conservación de los fueros que se armó Cataluña (…) La destrucción creciente de la foralidad era ya una vieja empresa que los Austrias, por más que se diga, habrían proseguido hasta el acabamiento. Y era útil que fuera así. La centralización no es una cosa viciosa por sí, no es necesariamente una enfermedad política (…) era preciso adecuar el régimen al advenimiento de la nueva civilidad (…) La gran sombra negra, aquella misma sombra negra que se aplana sobre todo el arte español en que se concentra el espíritu de la gloriosa edad de oro castellana, cae de lleno sobre Cataluña. Todavía la guerra contra Felipe IV era una rebelión. La de 1714 fue, al contrario, una obstinación en la fidelidad.

En la actitud de Cataluña en las primerías del siglo XVIII hay mucho de parecido a la actitud de las regiones forales en las modernas guerras carlistas. La guerra de sucesión fue en realidad la primera de las guerras contra la renovación del régimen. (…) Los carlistas de 1714 debían sentir vagamente la hostilidad contra una innovación peligrosa para las tradiciones seculares de la patria (…) 

Nosotros aspiramos a la forma republicana, no ya como expresión fiel de una voluntad popular todavía ausente, por desgracia (…)

No, yo no puedo sentir verdadera fraternidad de espíritu con los héroes de 1714. Mi alma, si por un esfuerzo mental se transporta a aquella alba de centuria (…) se siente irremediablemente borbónica. (…) No hay que idealizar ni transfigurar la vieja Cataluña, ni mucho menos la Cataluña de la Edad Moderna, pobre nacionalidad muda que no recobró el verbo, o sea el espíritu, hasta que el romanticismo medievalista le retornó la remembranza. Cantemos una Cataluña del porvenir, bella y radiante (…) desprendida de toda atadura (…)

Cataluña no ha de ser grande porque se inspire en una epopeya de vencidos (…) Es la precontemplación de otras glorias que vendrán, más liberadoras y fecundas, lo que ha de crear, no ya rehacer, una Cataluña sobre las ruinas del Principado. Recordemos que la adoración de aquellas glorias muertas es una cosa bien castellana (…).

¡Ah! A mí no me dice nada la fecha de 1714 inscrita como un Remember sobre el mármol negro de un templo viejo. Es la fecha en blanco que tallaremos un día sobre el mármol intacto de la ciudad nuestra la que me hace soñar y fantasear dulcemente”.

Así que ya lo ve: entre los tópicos progresistas de la época y negrolegendarios de la izquierda, un precursor del nacionalismo y diputado de ERC proclama que la Cataluña de 1714 era la España “negra” y medieval, los catalanes de 1714 eran “carlistas” que luchaban por la “Casa hispanoimperial”, Felipe V era el salvador y fecundador de Cataluña, el centralismo puede ser bueno, y que el nacionalismo nace del romanticismo con la misión de “crear” una nueva Cataluña. O sea, que la Cataluña de la historia, la verdadera, la de 1714, era lo más español de España, y que era necesario inventarse otra.

¿Algo que decir, sres. nacionalistas de izquierdas? Más que nada porque este tipo es de los suyos y dice lo contrario de lo que ustedes dicen.

Dolça i hispanoimperial Catalunya…



Categories: Historia

Tags: , , , , ,

8 comentarios

  1. La mejor demostración de ser un payaso inutil y desgraciado es estar toda la vida quejándose de todo y de todos!!!
    Los catalanes somos muy llorones pq nos gusta vivír muy bien haciendo pocos sacrificios…
    Exigir mucho y dar poco…
    Encima quien hace lo contrario es un botifler… La envidia nos corroe…
    Cada día me siento menos orgullosa de ser catalana… Pero ojo!!! Que viendo la parte contraria tampoco es q me inunde la ilusión…
    Al final será verdad aquello de q se es español pq no podemos ser otra cosa.
    No podemos echar la culpa a los políticos los elegimos nosotros y muy mal por cierto…

  2. La cuestión para los separatistas siempre es llegar al mismo sitio. Algunos al parecer lo hicieron partiendo de la verdad histórica y tratando de retorcer el argumento para llevar el agua a su molino. Otros decidieron tergiversar los hechos, ocultarlos o incluso destruir pruebas históricas que los pudieran dejar en evidencia. No es que fueran menos éticos, es que han tenido más poder. La cuestión es imponer su posverdad eliminando la posibilidad de que la gente disponga de pruebas que la refuten. Por desgracia para ellos es imposible eliminarlas todas y siempre queda alguien capaz de pensar y hasta de hacer llegar a los demás lo que piensa.

    Media Cataluña es prácticamente irrecuperable, pero la otra media está demostrando ser imposible de manipular. Esa fractura ha estado latente 40 años. Ahora es bien visible, la fricción es evidente. No quiero ser profeta, pero el riesgo de terremoto es evidente.

  3. Sí, sí. Este elemento se mostró contrario al 1714 porque tenía otra idea, punto. Lo mismo que yo me muestro contraria al “endogámismo” fallero y no por ello estoy en contra de las fallas, solo es que no me gusta su “caspismo” (de caspa, no de Casper, aunque más de un fantasma de tripa cervecera y puro en boca, dirigiendo el tráfico porque esos 4 días se cree dios, hay por sus lares. Cosa ésta que es precisamente de lo que mas rechazo me provoca). No deja de ser un nacionalista intelectual que con toda su colla de bichos ociosos y aburridos, sentó las bases de la intoxicación actual.

    Botifler. Sí; traidor pero a su tierra primero. Luego ya, perpetrada la traición de traiciones, las demás vienen solas. Es como aquello que dicen de matar: cuesta la primera vez, luego, los siguientes muertos van viniendo de forma más llevadera, hasta que se convierte en algo mecánico que ni se piensa, se hace y punto, como este “bibotifler” traidor por partida doble.

    Blablabla blablabla blablabla. Hablan, verborrean y escupen teorías idiotas que no son más que eso: teorías. Teorías y teorías ni mejor ni peor que otras, simplemente con unas, unos se sienten más identificados, igual que otros nos reflejamos en otras. Teóricos que no demostraron ni demuestran nada, porque nadie les exigió ni les exige nada. Son sus teorías mejor que otras por un solo motivo: la superioridad moral de quienes las avalan, las “certifican” sin pasar por patente y las riegan y abonan con los dineros de todos, de los que no comulgamos con ellas también. Ahí radica la perversión de perversiones: unos cardamos la lana y otros van bien abrigaditos.

    • “LA PULLITA”.

      Como distinguir a un nacionalista con intenciones perversas ocultas?

      En las pullitas. Este buen señor sí, mucha profusión de datos históricos constatables en su discurso racionalista impecable, pero……..siempre hay un pero que son esas “pullitas”.
      No pierde o ocasión el tipo de “disparar” contra España. Los hay burdos y los hay sutiles, pero todos son unos asquerosos y……PUNTO!.

  4. A mi el dia este me dice lo que dice mi nickname

  5. “el Paraíso está en el futuro”…”pueblo reducido a la condición de hembra”…”la adoración de aquellas glorias muertas es una cosa bien castellana”…lo que le pasaba a éste era un ATAQUE DE CUERNOS ante el Imperio mundial español…ni “regeneración” ni leches…lo que les ha movido a todos estos siempre ha sido la ENVIDIA…por eso se alinean por principio con los enemigos…Ya lo dicen: “La Victoria es Generosa, la Derrota, Ruín”…

  6. El catalán siempre ha tenido un sentimiento español, siempre. No fue hasta principios del s.XIX cuando en un entorno de nacionalismos emergentes en el ámbito europeo , una serie de sátrapas y vividores se apuntan al carro y aprovechando una coyuntura de crisis se sacan de la manga el nacionalismo catalán asentado sobre unas bases de fango porque Catalunya nunca ha sido una nación y antes del s. XIX ningún catalán sentía la necesidad de independizarse de nada.

  7. Los astrosos separatistas pancatalanistas mallorquines, siempre han tenido una amplitud de miras algo superior a la del catalufo medio. Será, porque en las islas se ha mirado más el evitar la endogamia y los lastres genéticos por la consanguinidad. También, porque Mallorca fue más cosmopolita que las beatas y carriles tierras de Tabarnia. No se puede aplaudir a este individuo, pero su discurso hoy sería tachado de traidor por los corruptos y liberticidas Amos del Régimen. Acción aplaudida por sus catalucinados peones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.