Miri el regal de l´Exèrcit als dolços catalans

Susto en el nacionalismo.

La cosa és del barcelonés n´Enric Morera, que la compuso para una zarzuela en 1907. Sus compases inciales son hoy el terror del establishment nacionalista, preludio de las decenas de videos dolços que denuncian sus mentiras y desmanes. Catalunya, jerarques separatistes, és de tots.

 

La banda de música del Regiment Immemorial del Rei ens fa avui l´ullet als dolços catalans: la cultura catalana no és dels nacionalistes, és de tots els catalans i de la resta d´espanyols, tan nostrada com el pasodoble, la jota o el flamenco.

12O is in the air.

Dolça i estimada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Catalunya de tots, Huid del nacionalismo

12 comentarios

  1. La música militar española ha dado grandes piezas musicales populares que han sido muy conocidas hasta hace relativamente pocas décadas. Supongo que con los nacionalismos y el antiespañolismo que padecemos, estas sonatas han sido relegadas al conocimiento y disfrute de los más melómanos. Una lástima. Incluso las canciones de la mili se están olvidando, cuando antes las cantaban hasta los insumisos. Por lo menos en los cuarteles la tradición continúa.

  2. Pocos territorios son tan profundamente españoles como Catalunya!!!!!!!!

  3. ver si ahora le dan el visto bueno los censores de guardia

    Un íntimo amigo mío, seguramente el wagneriano más conocido de España, y un servidor de ustedes usábamos de nuestro tiempo libre para escribir ensayos y críticas sobre ópera y música clásica en general, que se publicaban de diarios y revista musicales. Ese amigo, Ángel F. Mayo era, además, un experto ficionado y “experto” en tauromaquia. Poco antes de morir empezamos, por encargo de una conocida editorial, a recoger información de primera mano de la recepción de los toros y la zarzuela en toda España.
    Una parte bastante importante, y no nos sorprendió, te3nía que ver con Cataluña, y en especial, Cataluña.
    Todo quedó en proyecto con su repentina muerte.
    Lo que les puedo asegurar es que, a principios del siglo pasado, que era de lo que teníamos mejor información poco antes de morir mi amigo y entrañable colega, a principios del siglo XX, repito, en Barcelona se veían y discutían en los cafés más populares y frecuentados sobre las mismas zarzuelas y las mismas tiples que en Madrid, Bilbao o Sevilla; y sobre los mismos toreros y ganaderías que en esas mismas ciudades y muchas otras de España. En la Barcelona del primer tercio del siglo pasado, toros y zarzuela era los espectáculos más populares, apreciados y concurridos de la ciudad, y eso, con gran diferencia respecto de otros.

    • Fernando, leí tu comentario del otro día dirigido a mí y a Margarita. Te contesté dos veces. Mis dos respuestas se las comió el Robot Nacionalista ?

      Lo hago ahora, a ver si me deja ?

      Lamento la enfermedad y fallecimiento de tu mujer, eso ante todo.

      Mi mujer también es barcelonesa con orígenes familiares en un pueblo de la Costa Brava. Nos conocimos en Barcelona cuando yo trabajaba allí. Me pareció una ciudad donde los paletos separatistas dominaban a la mayoría leal a España. Aún así, Barcelona era una isla de libertad comparada con el resto de Cataluña.

      Mis hijos debido a malas experiencias con otros niños de la Costa Brava, se niegan a ir allí. Les llamaban despectivamente “madrilenys y espanyols”. Tampoco quieren aprender catalán. A Barcelona van por sus abuelos y primos, pero el ambiente enrarecido de ciertos ambientes de la ciudad, les agobia.

      Sufren por ello mi mujer y mis suegro, que se replantean venirse a Madrid. Una lástima.

      En fin…

      Otra cosa. Lo mío es el Rock y el Heavy Metal ? Pop ochentero ? música clásica (en pequeñas dosis). Te imagino hecho un melómano.

      Cuidate. Nos leemos.

      Pd: el Robot Nacionalista pagará haber perdido mis valiosos mensajes ???

  4. Me ha encantado este valiente, certero y contundente artículo sobre LLuis LLach (el duermeovejas) en el Diari de Girona:

    http://www.diaridegirona.cat/opinio/2016/10/08/lluis-llach/808201.html

  5. Rosa Díez en Facebook

    He leído el editorial de El Pais en relación al referéndum de secesión que aprobaron y anuncian los nacionalistas/separatistas catalanes y su gobierno. Para rechazarlo, el periódico pone el énfasis en que incumple no sé qué compromiso/ declaración del presidente sucesor de Artur Más, miembro del mismo partido enfangado en la corrupción económica y política. Y dice que es unilateral e ilegal, que por eso no debe celebrarse…

    Yo creo que lo grave no es eso, sino que es un acto inconstitucional y por tanto antidemocratico. No cabe en las leyes españolas la secesión de una parte del país sin que la acordemos todos los españoles. No cabe que las leyes se cambien mediante un golpe de estado. Y un referéndum que no cabe en la Constitución, lo es. Ese es el verdadero problema: que hemos de enfrentarnos a un acto de golosino institucional. Con la ley y la legitimidad democrática en la mano. Y para proteger los derechos y la seguridad jurídica de todos los ciudadanos, incluidos los de aquellos que quieran la independencia.

    Eso es lo que está en juego.

    • Exacto. ¿Qué hay de democrático en excluir a la mayoría? Eso es evidente hasta para los abducidos. Para eludir el problema entramos en el modo político/timador/prestidigitador.

      Explicación del truco: el medio para sortear este escollo es invocar el mantra “fet diferencial”, entonces cambian las mayorías. ¡Alehop!

      Precauciones: hay que conseguir que el público se sienta identificado con ese “fet diferencial”. Es adecuado instaurar un programa 2000 de varias décadas para que el público asistente no se percate de los llepasubvens que les roban la cartera mientras están distraídos mirando la función.

  6. Un íntimo amigo mío, seguramente el wagneriano más conocido de España, y un servidor de ustedes usábamos de nuestro tiempo libre para escribir ensayos y críticas sobre ópera y música clásica en general, que se publicaban de diarios y revista musicales. Ese amigo, Ángel F. Mayo era, además, un experto ficionado y “experto” en tauromaquia. Poco antes de morir empezamos, por encargo de una conocida editorial, a recoger información de primera mano de la recepción de los toros y la zarzuela en toda España.
    Una parte bastante importante, y no nos sorprendió, te3nía que ver con Cataluña, y en especial, Cataluña.
    Todo quedó en proyecto con su repentina muerte.
    Lo que les puedo asegurar es que, a principios del siglo pasado, que era de lo que teníamos mejor información poco antes de morir mi amigo y entrañable colega, a principios del siglo XX, repito, en Barcelona se veían y discutían en los cafés más populares y frecuentados sobre las mismas zarzuelas y las mismas tiples que en Madrid, Bilbao o Sevilla; y sobre los mismos toreros y ganaderías que en esas mismas ciudades y muchas otras de España. En la Barcelona del primer tercio del siglo pasado, toros y zarzuela era los espectáculos más populares, apreciados y concurridos de la ciudad, y eso, con gran diferencia respecto de otros.

Deja un comentario