Así impulsó Cataluña la unidad de España

Els catalans també vam crear Espanya, sr Puigdemont.

Vicens_Vives

No, no es un desvarío cucurullesco, sino pura historia. Incluso lo admite el historiador castellano Ricardo de la Cierva en su libro El nacionalismo catalán (1997):

La Corona de Aragón fue una creación originalísima y una epopeya hacia la unidad de España, en la que participó decisiva y clarividentemente Cataluña (…) Bajo el impulso del gran rey Jaime I las dos grandes coronas hispánicas, Aragón y Castilla, cooperaron patrióticamente -florecía ya, desde el fondo de la Reconquista, un sentido histórico, un horizonte de patria común hispánica para la recuperación de la unidad de la España romano-visigótica- en la etapa penúltima de la guerra multisecular contra el islam, cuando Jaime I completó la parte de Reconquista atribuida a la corona de Aragón al rendir el castillo alicantino de Biar; y luego en la recuperación por el propio Jaime I para su sobrino Alfonso X el Sabio del reino de Murcia. Después, tanto la corona de Castilla como la de Aragón siguieron convergiendo hacia la unidad de España, cada una por su camino (…) pero nunca de espaldas, sino con expresa colaboración naval y terrestre de las dos Coronas (…)”

En el siglo XV (…) Cataluña volvió a jugárselo todo para lograr, a través de Castilla, la unidad de España. Cataluña convirtió a Isabel de Castilla en Isabel la Católica, Isabel de España”.

Jaume Vicens Vives en el seu llibre Aproximación a la historia de España (1962) ho explica en detall:

“El contacto con Castilla se acentuó a lo largo del siglo XIV. Jaime II se convirtió por unos años en árbitro de España (…) No podría preverse a fines del siglo XIV qué reino acabaría prevaleciendo en una previsible fusión de los mismos en el seno de una monarquía común. (…) 

La unión de las Cortes de los distintos reinos peninsulares en una sola cabeza venía precedida por una tradición histórica y unas relaciones de orden político a veces amistosas, a veces antagónicas. Las relaciones dinásticas prepararon el advenimiento de la unidad monárquica -de la monarchia hispana– desde el momento en que hicieron factible el establecimiento de una misma familia -la de los Trastámara- en los tronos reales de Castilla y Aragón (…) Juan II [de Aragón] se apoyó, entre la espada francesa de Luis XI y los problemas de la revolución social en Cataluña, en un grupo que, sin doctrina ni programa, fue marchando en pos de la unidad. Tal fue el norte pragmático que alimentó el proyecto matrimonial entre su hijo Fernando y la princesa castellana doña Isabel”.

Incluso algunos catalanes quieren ir más rápido, y cuando Juan II lucha contra la rebelión de su hijo el Príncipe de Viana, Vicens recuerda que “los catalanes destronaron a Juan II de Aragón y proclamaron rey a Enrique IV de Castilla”.

Y cuando muere Enrique IV y se produce la contienda entre sus hijas Juana la Beltraneja e Isabel,

“Francia y Portugal apoyaron a doña Juana, Aragón y sus aliados (Nápoles, Borgoña, Inglaterra) a doña Isabel. La eficaz juventud de Fernando de Aragón, el sentido reformista de la intervención aragonesa y catalana en Castilla, el auxilio militar y de los experimentos técnicos mediterráneos, dieron la victoria al partido isabelino”.

No creaba, pues, Cataluña, en la crisis del siglo XV, lanació catalana, sino que ponía lúcidamente los fundamentos de la nación española.

Dolça i espanyolíssima Catalunya…

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , , , , , ,

10 comentarios

  1. Sin ir más lejos el rey Católico Fernando de Aragón y conde de Barcelona escribió:

    “A las cosas que los malos dicen al emperador contra mí —escribe en enero de 1514 en carta a su embajador Pedro de Quintana en la corte austriaca, ante las preguntas del emperador Maximiliano— una sola cosa habéis de responder, que ha más de setecientos años que nunca la corona de España estuvo tan acrecentada ni tan grande como ahora, así en poniente como en levante, y todo después de Dios por mi obra y trabajo.”
    Con razón pudo decir su nieto Felipe II: “A este lo debemos todo.”

    En el año 1515 poco antes de la muerte de Fernando el Católico, Roma vivía el comienzo del Renacimiento. Rafael decoraba las estancias del nuevo edificio destinado a convertirse
    en el centro del mundo cristiano. Representó al rey Fernando en la sala del Incendio del Borgo flanqueado por dos cariátides y vestido con los atributos de los emperadores romanos bajo la leyenda Ferdinandus Rex Catholicus, Christiani Imperii Propagator

    https://www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiD59jIg_HMAhWJuRoKHROMAzkQjRwIBw&url=http%3A%2F%2Ffehm2016.unizar.es%2F&psig=AFQjCNFT0fhWehig2KUD4P-dDG6LOlLhAg&ust=1464121447769026

  2. Alfonso X no era sobrino de Jaime I; era su yerno.

  3. lo que si es que Catalunya no era nación, ni reino, ni corona, ni nada más que una parte de Aragón

  4. También en La Comedieta de Ponça, del Marqués de Santillana, escrita en loor de Alfonso el Magnánimo, rey de Aragón (Aragón, Valencia, Baleares, Cataluña) se habla de un futuro dorado donde se unan los reinos hispánicos bajo la dinastía Trastámara (aragonesa y castellana en aquel momento). No solo los historiadores actuales, también los poetas contemporáneos del siglo XV veían esta posibilidad que se cuajó con el matrimonio de Isabel y Fernando.

    Los zopencos separatistas no tienen ni idea de todo ello, porque, seguramente, no saben leer.

  5. No deben entenderse los reinos de Castilla y de Aragón como dos países enfrentados, sino como dos caminos hacia la unidad de España, que es lo que finalmente recuperaron.

  6. Os comentó cucurul esta en la consulta de ALF en el planeta MELMAC cosas de sabios locos…
    Ya sabéis. …..

  7. El problema es que todo esto no se enseña en las escuelas catalanas. Es más, se les enseña que “somcollonuts” y “ensvolenaixafar”. Y el adoctrinamiento de los chavales es tan fuerte que cuando se les muestra una evidencia de que no es así entran en una “disonancia cognitiva”. Transcribo una frase de Frantz Fanon que explica en que consiste:
    “Algunas veces las personas tienen una creencia principal que es muy fuerte. Cuando se les presenta una evidencia que va en contra de esa creencia, la nueva evidencia no puede ser aceptada. Esto crearía una emoción extremadamente incómoda, llamada disonancia cognitiva. Y debido a que es muy importante proteger la creencia principal, ellos intentarán racionalizar, ignorar e incluso negar cualquier otra cosa que no encaje en su creencia central.”

    • Analisis muy acertada. Por eso cuando hablo del tema con un separatista, siempre le pregunto que pasaria si lo que afirma era falso o inexacto, y antes de responderle (o no) de manera mas precisa. El objetivo es no entrar en una confrontacion que impide la comunicacion y llevarlo a dudar.

Deja un comentario