El programa dolço para España: 4 prioridades y una misión

Sres. políticos: déjense de peleas por el poder y hagan esto.

malet 2

Jaime Malet, catalán y presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España, se atreve a decir en El País lo que casi todos callan: que España tiene problemas graves y que se pueden solucionar. Los políticos nos han metido en “la 2ª deuda exterior neta más abultada del mundo en términos absolutos, (…) superior a todo nuestro PIB”. Y además la deuda pública es de “casi el 100% del PIB”. Este doble endeudamiento obliga a ser riguroso con el gasto público; y no conviene subir más los impuestos, pues ya soportamos “el esfuerzo fiscal más alto por contribuyente de la UE”. ¿Cuáles deben ser las “4 prioridades nacionales” de España para enfrentar el futuro?

  • Crear empleo masivo y de calidad (…) Conviene seguir incentivando la inversión privada mediante la contención salarial y el fomento de moalidades atractivas de contratación”.
  • Mejorar la educación (…) No hay ninguna universidad española entre las 150 principales universidades (…) Es una cuestión de incentivo a la meritocracia y la excelencia (…) una revisión estratégica de los planes de estudio (…) y una formación profesional eficiente y prestigiada”.
  • Lucha contra la corrupción. Hay que “modernizar y despolitizar la justicia (…) auditar periódicamente los partidos” y “establecer rigurosos mecanismos de vigilancia ex ante y ex post para cada euro comprometido por las administraciones públicas”.
  • “Integrar a más ciudadanos en el proyecto común”, pues la descentralización de 1978 “provoca creciente ajenidad en las periferias”. Una revisión racional del modelo de financiación rebajaría el victimismo. Es necesariomejorar el sistema de rendición de cuentas. En estos años algunos gobiernos autonómicos y locales pueden haber utilizado el dinero de los contribuyentes para crear redes clientelares, económicas e intelectuales, controlar los medios públicos e influir en los privados e incluso contratar grupos de liberados con el objetivo de protegerse en redes sociales y tertulias. (…) un sistema que no cuenta con limitaciones ni contra-balances”. Habría que impedir la utilización del dinero público en propaganda política, (…) establecer una legislación electoral más justa que represente fidedignamente el número de votantes”. Y sobre todoun relato ilusionante e integrador.

Doncs hi és quasi bé tot, benvolgut dolço Jaume, molt bona feina.

Ahora nos corresponde a los dolços explicar que estas 4 prioridades lo son para alcanzar el bien común; y que éste no consiste solo en bienestar, porque hay que recordar que somos mucho más ricos que hace 40 años. Y aunque nuestro PIB per cápita ha pasado de 4.227€ en 1980 a 23.300€ en 2015 los españoles vivimos en descontento generalizado. Quizás porque a los catalanes nos gusta recordar lo que le decía su mujer a Joaquín Rius, el nuevo rico: “el dinero pone tristes a los hombres”. Así que veamos qué es eso del “relato ilusionante e integrador”, señores políticos.

Si no alcanzan un consenso, vayan a la historia. Si no se ponen de acuerdo, miren juntos el escudo de España. No es un logotipo. Verán los cuarteles de los reinos que reconquistaron España al invasor musulmán, soñando durante 800 años recrear la unidad española que nos dio Roma y los bárbaros conservaron. Verán las torres de Castilla, las zarpas de León, los cuatro palos de gules de Aragón. Verán las cadenas que el rey navarro conquistó a Miramamolín en las Navas de Tolosa. Verán la Granada con que culminó la lucha por recobrar la unidad hispánica. Verán los escudos, en fin, de los reinos que a su vez reunieron a condados y principados. Verán una catequesis de unidad en la diversidad.

Allí verán también dos columnas: el estrecho de Gibraltar. Están superadas por una corona real y otra imperial, pues España -sin pedirlo- se desgastó siendo el trono de un imperio que procuró la unidad europea. Verán una cinta que junta las columnas con las palabras “Plus ultra”, porque hubo un tiempo en que nuestros padres creyeron que sí se podía ir más allá de donde nadie se atrevía. Y lo hicieron, y unificaron el planeta, con los aciertos y errores propios de la naturaleza humana.

Miren, señores políticos, y verán los tres lises de oro de la monarquía que une los reinos de España. Y la corona de un rey sobre el conjunto. Y, culminándola, una breve cruz, símbolo de unidad de lo horizontal y lo vertical, y recuerdo del amor del Rey de reyes que nos inspiró a lo mejor.

Eso es España, señores políticos. Y la palabra que debe seguir diciéndole al mundo estará probablemente en consonancia con su ser. Será, probablemente, una voz de diversidad y de constructiva unidad. Una voz de esfuerzo y perseverancia en conseguir esa unidad. Una palabra de osadía, exploración y de nuevo unidad con otros mundos. Una palabra de alabanza al sistema mixto español de unidad monárquica, gobierno de los mejores y participación popular, que nos ayudó a ofrecer tanto de bueno al mundo. Y, finalmente, una palabra de agradecimiento a la fe que nos movió a lograr todo lo anterior, sabiendo que el sentido de la vida sobrepasa lo mudable, que a todos nos alcanza la justicia, que nadie se salva a sí mismo, que todas las almas valen igual, y que la verdadera riqueza no se acumula en la tierra. Que la más perfecta unidad, en fin, es la unidad en el Amor.

Esto es España, señores políticos, y Cataluña lo es de una manera más intensa todavía. Y para esparcir esta palabra de unidad vino España al mundo. Díganlo bonito, adórnenlo, háganlo ilusionante. Pronúncienlo en todas las lenguas de España. Ocúpense de construir concordia, unidad y amistad. Pero no nos digan que nuestros problemas se acabarán cuando seamos ricos, porque lo somos casi más que nunca y España no es feliz; porque a lo mejor a muchos eso no nos ilusiona, y lo que necesitamos es recordar que España vale la pena, que somos algo bueno para el mundo y que muchas cosas -no sólo jugar a fútbol- las hacemos mejor que nadie.

Dolça i il.lusionada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Economía, Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , ,

15 comentarios

  1. No, no y mil veces no. Sres de Dolça Catalunya.
    Dicen Uds, en referencia al escudo de España: “y verán los tres lises de oro de la monarquía que une los reinos de España. Y la corona de un rey sobre el conjunto”
    A mi entender están Uds. rotundamente equivocados y la HIstoria lo demuestra de manera inequívoca:. Allí donde esas tres nefastas flores de lys fueron definitivamente arrancadas para siempre, allí donde no hay ningún rey sobre el conjunto (es decir, en nuestra vecina Francia) es donde realmente tienen un sentido profundo de la unidad nacional, infinitamente superior al nuestro. Por no hablar de nuestra también vecina Portugal, o de otros países como Alemania, los Estados Unidos, y un largo etcétera.
    La monarquía española no es más que una institución que, por su propia naturaleza absolutamente irracional y anacrónica (y, en nuestro caso, yo añadiría que también ilegítima), no tiene más remedio que pactar con unos y otros, separatistas incluidos, con el único fin de mantenerse en el poder. Lo único que les importa a los Borbones es su trono, no España. España está como está, al borde de la ruptura, después de ya más de 40 años de restauración monárquico-borbónica…¿Pero es que no ven Uds. algo tan obvio e históricamente incontestable?. Ni en la Segunda República hubo un riesgo tan grande de desintegración de nuestra Nación. Mientras no seamos conscientes de ello, no habrá absolutamente nada que hacer.
    !Viva España! y !Viva la República Nacional Española! (*)

    (*) Y no me vale eso de que los dos intentos anteriores de instauración republicana acabaron en gran fracaso. Cuando menos en el segundo de ellos, dicha república no era una auténtica república democrática y representativa, sino un régimen sectario en donde los verdaderos republicanos fueron primero marginados y después perseguidos y reprimidos por los frentepopulistas.
    A estos últimos, la República les importaba tan poco como a los Borbones la unidad de España. En ambos casos, sólo se valían de uno u otro consepto para tratar de perpetuerse en el poder. No hay grandes diferencias entre las dos situaciones (lo cual explicaría por qué en 1978 la Corona y los frentepopulistas y separatistas -falsamente republicanos- llegaron a entenderse tan bien).
    Pero no por todo ello muchos de nosotros vamos a dejar de luchar y soñar por la futura instauración de un verdadera república con sentido nacional y social al mismo tiempo.

    • Totalmente de acuerdo. Comentario impresionante. 🙂

    • Muchas gracias, Roberto. Es siempre muy gratificante para uno saber que, si bien por el momento en minoría, uno no está solo.

    • Fe de erratas: Obviamente quise decir concepto (que no consepto) y perpetuarse (que no perpetuerse).
      Y, ya de paso, permítame el editor que me disculpe por la reiterativa rotundidad de mi primera frase. Pero es que, francamente, me resulta del todo incomprensible ver cómo, en teórica defensa de la unidad de España, se puede apoyar a una institución, la Monarquía, que, a mi entender, tantísimo daño le ha causado y le sigue causando a la misma.

  2. Felicitaciones Dolços. Impresionante artículo. Al final lo conseguiremos porque España vale la pena.

  3. Vaya articulazo. Gracias Dolços.

  4. Lo malo es que con los politicos que tenemos vamos muy mal. Faltan verdaderos hombres de Estado. ¿Alguien ve a Pedro Sanchez como un hombre de Estado? , ni por asomo.
    Mis esperanzas estan en Albert Rivera aunque nunca se sabe hasta que pueda entrar en acción.

  5. los 4 puntos de Malet son de puro sentido común, que para algunos es el menos común de los sentidos.
    evidentemente si no se crea empleo se lleva a millones al descontento, al populismo.
    la universidad padece endogamia, no están los mejores mostrando el camino a los más jóvenes, y esto verdaderamente me parece muy grave.
    que decir de la corrupción que no se haya dicho
    y lo del proyecto común es algo básico en la cohesión de un país.

  6. Si no fuera por la “basura” De políticos
    Que nos gobiernan. ..no tendríamos techo ……TOTALMENTE DE ACUERDO
    con DOLCA …

  7. Brillante. Felicidades por el artículo. Sin ilusión es imposible construir un futuro común.

  8. Que curioso los que saben de las cosas no están en el Gobierno Y los que no
    Tienen ni puñetera idea ( ej el mantecon el Mortadelo )resulta que son los que mandan que
    Cosa más curiosa ( habrá que llamar a los de cuarto Milenio a ver si nos dan una explicación

  9. Esa acertada descripción del escudo de España la deberían enseñar en las escuelas. Pero me temo que no es así. Y en Cataluña lo que si veo es a colegiales con banderas independentistas. Eso sí…
    ¡Pues hay que epezar por el principio! ¡Vamos, que en la escuela empieza todo!

Deja un comentario