El nou bisbe de Barcelona no es deixa timar pel nacionalisme lingüístic

Juan Josep Omella entiende cómo nos llamamos los catalanes.

Omella

En Cataluña tenemos 2 lenguas. Naturalmente nadie nos impuso ninguna de ellas: les aprenem al carrer, a la família i amb els amics. El catalán se habla en Cataluña desde que desapareció el latín; el castellano desde que apareció nuestro espíritu universal, abierto y magnánimo, ansioso de derramarse por Europa, América y el mundo entero. Con esta alma universal, heredera de Roma, que todo lo hace suyo para hacerse ella misma de todos, llamamos “Julio” a Jules Verne, “León” a Liev Tolstói, “Miquel Àngel” al Michelangelo, “Rafael” a Raffaello, “Juan Jacobo” a Jean Jacques Rousseau, “Nicolau Copèrnic” a Mikolas Kopernik o “Martí Luter” a en Martin Luther.

Per això Josep Maria de Sagarra no tenia problema en dir-se “José María” quan parlava en castellà, en Josep Pla passava al “José” parlant en espanyol, e Ignacio Agustí era “Ignasi” cuando hablaba en catalán. Pero llegó el nacionalismo y quiso petrificar nuestro nervio universal: segons la seva doctrina, els catalans hem de renunciar a la nostra flexibilitat lingüística i escollir una sola llengua. O todavía más: sacrificar la propia identidad al idolillo lanació; el célebre “catalanitzador de cognoms” es la íntima aspiración nacionalista: “et convidem a modificar l’ordre dels teus cognoms per fer perviure el llinatge català, corregir interferències gràfiques de tipus espanyol  o a catalanitzar els cognoms que has heretat de castella i que no es corresponen amb la teva nacionalitat catalana”.

Al nuevo obispo de Barcelona por ahora no le toman el pelo. En su casa le llaman Juan José, y así firma sus cartas también en catalán; pero parece que no le importa que -quizás guiados por la doctrina del “catalanitzador de cognoms”– algunos le llamen Joan Josep. Pues como el Papa, escolti, que es uno de los símbolos más universales: Francesco en italiano, François en francés, Francisco en español y Francis en inglés.

Bienvenido, don Juan José, y gracias por preservar el espíritu universal de los catalanes. I bon Nadal!

Dolça i universal Catalunya…

bastoncillo



Categories: Alma, Huid del nacionalismo, LlenguaLibre, Mejor juntos

Tags: , , , ,

7 comentarios

  1. Doncs no ho veig be. Avui en dia, el que es socialment acceptat es no traduïr els noms, siguen en català, castellà, euskera, anglés o francés. No he sentit en cap radio, ni he vist escrit en cap diari, Guillem Gates, o Marcos Zukerberg, Francesc Hollande, Vladimiro Putin, Ignaci Urdangarin, Mercedes Rodoreda, Tomas Vermaelen, Jeremías Mathieu, Xavier Mascherano, etc. Si se llama Juan José, y él firma como Juan José, debería respetarse su voluntad.

  2. Yo me conformo con que respete el hecho diferencial de la mayoría de su grey, es decir, no son catalanoparlantes, y deje de colaborar en su represión.

    Lo mismo va con los derechos lingüísticos de otros fieles -ej el aymara, el italiano, el árabe, el tagalo…-

    Simplemente la misión de este señor no es política -para ello ya hay otras cosas-, sino apostólica en la línea de la organización para la que trabaja y cobra.

    Me asombra como el catolicismo ha desaparecido en España.
    Esto no está pasando ni en la Europa rica ni en la Europa pobre, lo cual significa que hay causas propias a esta sociedad que la están condenando a un suicidio colectivo.

    Suicidio como pueblo, en su cultura, en su economía y bienestar, en su demografía y en su educación.

    Parece que hemos dejado la observación, la acción y el sentido común por el sometimiento voluntario a una especie de religión del “progresismo” que yo no sé quién se la inventado, a la pasividad total en todo lo que nos conviene y a la obediencia ciega de las consignas “progresistas” a pesar de que nos están
    arruinando la economía. La herramienta ha sido el “conocimiento libresco”, totalmente ajeno a la realidad, y a la codicia de los bienes ajenos -cosas ambas que favorecen la asimilación de las consignas progresistas -por razones obvias-. El dejar la conciencia en la cuneta solo favorece más las cosas.

    Tenemos que volver al sentido común, al libre pensamiento, al Dios rogando y con el mazo dando, y al humanismo cristiano.

    No por nosotros, que ya es tarde, sino por nuestros hijos.

    También este señor debería examinar el papel de la Iglesia y su jerarquía en la colaboración de esta debacle.

    Tenemos que imitar lo bueno, no lo malo del extranjero.
    Tenemos que fijarnos en lo que hace que los países avancen, como Inglaterra, Alemania, Holanda, Dinamarca…no en lo que les hace retroceder, como Francia, la Unión Soviética o Venezuela.

    Para el que todavía no esté convencido de los peligros del no pensar y de obedecer a ciegas las consignas egoístas del ideólogo secreto del ·progresismo, solo necesita mirar el desastre económico de España, que no tiene nada que ver con la corrupción y el “llevarse el dinero de España”, sino con el tontoculismo

    Lo mismo va para este arzobispo.

  3. Cuando vea que la web del Arzobispado de Barcelona pasa a ser BILINGÜE me creeré que Omella es una novedad …

  4. Bueno: los papas hablaban en latín como lengua com+un y usaban su lengua materna con los suyos. Lo que ahora pretenden los catalanistas (lo piensen o no) es sustituir el español por el inglés. Pues saliendo del ámbitolingüístico propio, hoy día es necesario usar una lengua universalizada. Y lo que no quieren reconocer los catalanistas es que el español (se quiera o no) se ha convertido en la lengua más extensamente usada como lengua materna y usual en el mundo, superando al inglés. Es más: el segundo país de más hispanohablantes después de México es Estados Unidos. que además tiene una de las 22 academias de la lengua española hoy existentes.
    Si los catalanistas no hubieran nacido en Creta (es decir no fueran cretinos), deberían saber que la lengua española es un chollo y que no es la lengua de España. Odiar a España no es lo mismo que odiar la lengua española, Si los catalanistas mezclan una cosa con otra, no hacen sino manifestar lo que son:

Deja un comentario