2 años sin el mejor restaurante chino de Barcelona

La Gran Muralla y José, mitos de la Barcelona inmortal.

José Gran Muralla

– ¿Cómo se llama ud? – Le preguntó el abuelo cuando se acercó a la mesa.
– Me llamo José.
– Ah, no tiene nombre chino. ¿Es que es usted católico?
– Sí, claro – A José se le escapó una sonrisa y se fue a la cocina.

En 1976 José Chuang montó el mejor restaurante chino de Barcelona, La Gran Muralla, en la calle Mariano Cubí 92. Él y sus camareros: Buddy, Román y el cariñoso Sony, que siempre recordaba los platos preferidos de los clientes mientras su mujer atendía la intendencia. José tenía las mejores recetas chinas y los mejores meseros de Barcelona.

Los niños se entrentenían con el buda gordo que presidía el salón. En la grada inferior, al fondo, las familias celebraban sus fiestas en la mesa redonda, o juntaban unas cuantas. José saludaba con atención y recorría las mesas charlando con los clientes; de vez en cuando desaparecía en la cocina y aparecía con el Chau Mien Tres Delicias o el Kau Hue Kai con salsa picante. Igual saludaba a Gabino Diego que al Pepet i la Maria. Atento, dulce, conversador, agradecido, trabajador.

Su esposa, Piluca, y su cuñada Julia preparaban en la barra los postres de helado con nueces cantonesas y leche, y manejaban las cuentas, entre charlas con los clientes que pagaban o recogían el arroz cantonés para llevar. Ningún chino sabía igual.

José se encontró mal. Le dijeron que era leucemia. Traspasó el restaurante y al año se moría con sólo 62 años.

Un abrazo, José, y gracias por facilitar el amor con tus inolvidables sabores. Cuídanos desde el cielo.

Dolça i xinesa Catalunya…

bastoncillo

 

 



Categories: Arte dulce, Tradiciones

Tags: , , , , ,

12 comentarios

  1. José, que gran trabajador y persona. Siempre con una sonrisa. Él mismo enseñó los platos a sus cocineros y él mismo se ponía en los fogones cuando el restaurante estaba lleno y fallaba alguno. Qué buena mano, ningún otro restaurante chino de barcelona sabe igual…
    Y qué decir de Sony, Román y el resto de camareros. Bellísimas personas.

    Mis padres empezaron a ir de solteros y hasta que cerró ibamos cada semana toda la familia. Siempre eramos los mismos comensales, una gran gran familia.

    José, nos vemos pronto en la próxima vida.
    Un beso enorme a Piluca y toda su familia.

  2. Muchos recuerdos, con mis padres ( 1978..9.,) con mis hijos ( 1984..5..6..7…) nueces con helado… He sentido gran pena.

  3. Era el restaurante chino preferido desde que tenia 18 años. Ahora tengo 59. Por tí José y gracias por los placeres otorgados en vida. Espero, seguro serás recompensado.

  4. Me he llevado una gran impresión al saber del fallecimiento de José Chuang. Conocí a la familia Chuang hace muchísimos años cuando yo era muy pequeña. Mis padres Juan y Laly, cantante de ópera y profesora, estuvieron muy unidos a la madre de José, la Sra. Rafí, y a su hija a la que mi madre enseñó canto. La verdad es que me acuerdo muchísimo de toda la familia, ya que comí en la gran muralla China en varias ocasiones. Recuerdo a toda la familia Chuang Rafí con inmenso cariño. Mi más sentido pésame. con mucho cariño, Laly Piñero Gil.

  5. Mi gozo en un pozo!!!
    No puede ser que haga dos años no venia.
    Llevaba casi 30 años viniendo!!!
    Mi mas sincero pésame a toda la familia.
    Un gran hombre y un gran equipo de trabajadores.
    No creo que vuelva a encontrar ninguno que se le parezca.

  6. Hola José, allá dónde estés. Me acabo de enterar. Que disgusto. Una persona como tú, deja un vacío enorme. Yo sé que has aprovechado la vida, pero te quedaba mucho todavía por dar. Aprendí de tí y de tú negocio. Te voy a echar mucho de menos. Siempre te recordaré por tú restaurante, pero más, como la gran persona que eras y la serenidad que transmitías. Fuí cliente tuyo, desde antes de ayer (año 83).

    Hasta siempre y gracias por ser como eras. Jan

  7. Un detalle muy bonito, DC, acordarse y rendir un pequeño homenaje a esta persona apreciada por usted. No tengo el gusto de haberle conocido ni siquiera de haber sido cliente de tan estupendo restaurante, pero gente buena que merece la pena conocer es un lujo encontrar hoy en día.
    DEP allá donde esté

  8. Hoy en día, con 62 años todavía se es joven. Por lo que su pérdida me parece una verdadera lástima.

    La primera vez que comí en un restaurante chino fue allí, en los años 90 (buscaba con urgencia un sitio donde cenar un día entre semana y me topé con La Gran Muralla cuando daba vueltas con el coche), y sí que es cierto que eran muy amables.

    Descanse en Paz.

  9. Yo fui compañero de estudios suyo en La Salle Tarragona -en la plaça Imprerial Tarraco), en 1965 y 1966. Era curioso, pues el colegio era muy grande, más de 1.000 alumnos y él era el único chino (por no haber no habían negros ni de otras razas, ni uno). Nunca supe qué hacia un chino en la Tarragona tristona de los 60’s. Era un chico formal, con carácter y que se esforzaba mucho en aprender dada su competencia lingüistica castellana limitada.

    Después supe que había abierto ese restaurante en Barcelona (creo que antes lo tuvo en Sitges; yo estuve pero nunca lo llegué a ver), al que fui alguna vez y hablé con él de nuestra adolescencia. No sabía que había fallecido. DEP.

  10. Recuerdo el restaurante ya que fui en varias ocasiones, desconocia que lo hubieran traspasado por la enfermedad de su propietario. Descanse en paz.

Deja un comentario