Por qué se desinfla el separatismo y cuál es su última esperanza

Això fa figa.

caída libre
Dice Sánchez Camacho del PP que el separatismo “está en horas bajas”. Piensa Francesc de Carreras que “el proceso está en fase de reflujo”. Reconoce la Rahola que hay “relaxament després de la hiperventilació”  pero que “la il-lusió retornarà amb el primer tam-tam que faci l´ANC i probablement amb més força que mai”. ¿Qué le pasa al separatismo?

Cinco realidades se observan hoy en Cataluña:

1- El secesionismo ha perdido fuelle, lo que los ingleses llaman momentum. Tras el subidón del butifarréndum el 9N, ya no domina la agenda en Cataluña. La quiebra en septiembre del espejo escocés secó un abundante manantial mediático. La actualidad y las conversaciones en la calle y en las familias ya no giran nerviosamente en torno al prusés. La vida sigue y otros asuntos centran las preocupaciones de los catalanes: la emergencia de Ciutadans o de Podemos, las barbaridades del terrorismo islámico, la incógnita de Grecia, la supuesta mejora económica y hasta las vacaciones o el fútbol… Se llama normalidad.

2- El “efecto moda” ya no juega a favor del separatismo. La fecha mágica del tricentenario y toda su parafernalia han pasado. Siempre lo que se hinchó vertiginosamente, se desinfló con rapidez. Ya cierran los negocios de merchandising nacidos al calor de la exaltación nacionalista. Todos los que quisieron colgar la cubana en el balcón ya lo hicieron: ahora se perciben como algo antiguo, demodé, y se van retirando en silencio. Nada más triste que una idea a la que le ha pasado su momento.

3- El desgaste del nacionalismo es intenso. Por fin ha enseñado con claridad sus cartas –radicalismo, egoísmo, odio, ruptura- y su naturaleza y objetivos atemorizan a la mayoría de catalanes. La utilización partidista de las instituciones de todos –el presidente de la Generalitat declarando que “hay que engañar al Estado”, o TV3 haciendo apología escandalosa del separatismo– ha generado desprestigio, rechazo y desapego hacia las mismas. El saqueo confeso del clan Pujol ha secado la raíz del relato y la legitimidad nacionalistas.

4- Tras el desconcierto inicial, la oposición al nacionalismo se ha organizado y vertebrado con un discurso serio, contundente y desenfadado. La virulencia del prusés ha obligado a destaparse a los separatistas empotrados en partidos supuestamente moderados, provocando una sana decantación. Cosas como Societat Civil Catalana, Somatemps o Empresaris per Catalunya, que el nacionalismo no hubiera imaginado ni en sus peores pesadillas hace tan solo 2 años, son hoy una realidad transversal que reta al separatismo en su casa y sin complejos. Todos sus antaño indiscutibles argumentos son desmontados con rigor y optimismo. Queda muchísimo por hacer, pero la hegemonía política nacionalista es cuestionada por primera vez desde 1980.

5- El separatismo no va a desaparecer, pero se va a encoger hasta sus límites de siempre: los votantes de ERC, las CUP, bastantes de CDC y algunos de Unió. Son 1,5 millones de votos siendo tremendamente generosos, poco más del 25% del censo, ni el 20% de la población. Con esos números no se rompe un país. La estrategia de ampliar las bases del nacionalismo con un “separatismo de ricos” (espanyansroba) y con los descontentos de la crisis (noupaís) –creación de Súmate incluída- ha fracasado para siempre. El secesionismo ha alcanzado el techo de su techo. A la larga quedarán los radicales de siempre.

El motivo fundamental del desinfle separatista no es la falta de liderazgo político del nacionalismo, ni las escaramuzas entre los partidos prusesistas, ni el “descanso tras la hiperventilación”. Es simplemente que… la gran mayoría de catalanes no son separatistas.

Se refleja en todas las encuestas, se materializa en todas las elecciones a pesar de los anabolizantes nacionalistas de la Ley d´Hondt y quedó brutalmente claro en el happening del 9N, cuando –si nos creemos los números del nacionalismo- más del 70% del censo ampliado de Mas prefirió quedarse en casa a “votarperlallibertat”.

Sólo así puede explicarse que en los últimos 5 meses el secesionismo haya desaparecido de la escena. Ni manifestaciones, ni acciones de protesta, ni desobediencia civil. Durante 5 meses y en el culmen de su capacidad movilizadora el separatismo ha sido incapaz de juntar a unos pocos miles de personas. ¿Por qué? Porque el nacionalismo no ha sido nunca un movimiento de “abajo arriba” sino de “arriba abajo”, creado en los despachos, alimentado del presupuesto y animado por los profesionales de siempre. El Programa 2000 que diseñó Pujol en 1990 así lo reconocía.

¡Ah! Y legitimado y mimado desde Madrid durante 35 años. Hoy que el suflé se deshincha, ahí radica precisamente la única esperanza de los estrategas nacionalistas: no en “el tam tam de la ANC” sino en que Madrid, acomplejada y cortoplacista, les envíe una vez más el Septimo de Caballería.

Dolça i lliure de nacionalisme Catalunya…

bastoncillo



Categories: Pensando bien

Tags: , , , , , , ,

25 comentarios

  1. Sigo estando con Carreras, el momento actual es de reflujo. Pero igual que en la mar el agua se retira con el reflujo para volver con mas fuerza. Cambiar la situación llevara tiempo y no podemos dormirnos en laureles. Hemos de aprovechar el reflujo para ganar terreno y fortalecernos. Y un poco de optimismo y alegría que también necesitamos.

    EL CAMINO PASA POR DESPERTAR CONCIENCIAS Y MOVILIZARLAS PARA DERROTARLOS EN LAS URNAS. NO PODEMOS ESPERAR A LA CABALLERÍA. UN CIUDADANO QUE DESPIERTE, UN CIUDADANO QUE VAYA A VOTAR CONSTITUCIONALISTAS ES UNA VICTORIA.

  2. Está claro que el separatismo siempre ha existido y va a existir. Lo triste del nacionalismo-separatismo es que para argumentar su existencia se inventa un enemigo que no existe. En este caso, para algunos el “enemigo” es “L’Estat Espanyol”. Curiosamente los catalanes somos tan españoles como los madrileños; (por ley, por derecho, por historia y por “lazos de sangre”) que no es poco. El gran José Mª Sanz “Loquillo” para los buenos amantes del pop-rock español; (barcelonés, català y español) como el que más. No se cortó un pelo el otro día en una entrevista en la “La Sexta” y dijo lo que muchísimos catalanes pensamos. Resulta que muchos separatistas se atreven a decir aquello de “Espanya ens roba” “España nos roba”…..Lo más sorprendente es que resulta que donde nos están robando es en “casa nostra” (en Catalunya). Pienso que antes de limpiar la casa de los demás, tenemos que limpiar nuestra casa; (Catalunya)…..y tenemos mucha, pero que mucha mi……….que limpiar. El nacionalismo nunca es “integrador”; (como nos quieren vender), mas bien es todo lo contrario. Catalunya no es “rica i plena” precisamente gracias a estos “iluminados”.

  3. De nuevo, Rahola se equivoca. El “tam-tam” de la ANC no ha parado de sonar, pero cuando no cuenta con el apoyo de TV3 y demás medios, es decir, del govern, ese “tam-tam” apenas convoca a los más recalcitrantes. El ejemplo más claro fueron las famosas y apenas audibles caceroladas. Ahora la ANC amenaza con convocar actos el 27 de cada mes. Dudo que lleguen a hacerlo, sería constatar el absoluto fracaso de su poder de convocatoria.

  4. Creo que los nacional-separatistas están ahora descansando un poco después de tantas “emociones fuertes” vividas en los últimos tiempos…pero a buen seguro volverán al ataque en breve.
    Por ello, creo que es demasiado optimista -para desgracia nuestra- la visión del editorialista de Dolça Catalunya. Y lo es, entre otras cosas, porque a mi entender dicha visión parte -y lo digo con todo respeto- de un garrafal error en su apreciación del devenir histórico de Cataluña en las últimas décadas.
    Así, dice el editorialista que “siempre lo que se hinchó vertiginosamente, se desinfló con rapidez”. Y basa en este axioma su optimismo.
    Pero el problema es que el nacional-separatismo no se hinchó vertiginosamente, sino en un proceso muy lento que arrancaría ya hace más de un siglo y que, tras el paréntesis que supuso el franquismo (en el cual dicho nacional-separatismo tampoco es que desapareciera del todo, ni mucho menos, básicamente por el apoyo que recibió desde ciertos sectores eclesiásticos), el movimiento tomó renovados bríos. Y los tomó, especialmente, a raíz de la nefasta decisión que un tal Juan Carlos I de Borbón y un tal Adolfo Suárez González tomaron, en 1977, al reconocer la legitimidad histórica, en la persona del ex-conseller Josep Tarradellas, del gobierno golpista y criminal de la Generalitat republicana presidido por Lluís Companys.
    Recordemos que, para colmo, el monarca Borbón “ennobleció” a dicho personaje, de tan turbio pasado personal, creando a tal efecto el Marquesado de Tarradellas…!Ver para creer!.
    A partir de ahí, Constitución de 1978 y dos estatutos de automía mediantes, todo lo que ha ocurrido en Cataluña en las últimas cuatro décadas era algo absolutamente lógico y facilísimo de prever.Hemos llegado al único punto a donde podíamos haber llegado. Y, para subsanar la triste situación actual, tendremos que ser muy conscientes de las causas reales, y de muy viejo cuño, que la han provocado.
    Así, incluso un hipotético triunfo de las fuerzas no separatistas en las próximas elecciones autonómicas (triunfo que yo veo harto improbable y en el cual muchos asientan sus, para mí, ingenuas esperanzas) tampoco serviría, en mi opinión, absolutamente para nada, como no fuera que quienes resultasen vencedores de dichos comicios cambiasen por completo las pernicosas instituciones y reglas del juego (Monarquía entreguista, Constitución, Estatuto/s de Autonomía) que nos han conducido a la desdichada situación actual.
    Por poner un claro y paradigmático ejemplo personificado de cuanto digo, ahí estaría la figura de Miquel Roca i Junyent (independentista declarado pero, al mismo tiempo, “padre” de la Constitución y abogado defensor de la Familia Real ante las denuncias por corrupción que se ciernen sobre uno -en esta caso una- de sus miembros).
    Por desgracia, hasta el momento presente, ni un solo partido político catalán (de los partidos llamados “estatales” poco su puede esperar, como la historia reciente se ha encargado de demostrarnos machaconamente) se ha atrevido a poner el dedo en la llaga. Nadie quiere en realidad tocar el “statu quo” vigente, pues en el fondo, no nos engañemos, todos ellos se ven beneficiados por el mismo, hasta el punto de deberle su propia existencia como partidos políticos (y aquí, obviamente, cabría incluir también a las huestes de Albert Rivera).
    Hasta que no salga alguien de verdad dispuesto a cambiar de manera radical dicho “statu quo” no veo, por desgracia, razones objetivas para el más mínimo optimismo.

  5. LOS CATALANAZIS NUNCA NOS IMPONDRÁN SU CATALUNYA ALDEANA, AISLADA, MONOLÍTICA, MONOLINGÜE, MONOCULTURA, IMPERIALISTA , CORRUPTA, LADRONA, CACIQUIL, ARRUINADA Y TOTALITARIA

  6. No nos fiemos ,estos despues de las elecciones en Andalucia empezaran a dar caña ,tienen el poder y dinero y saben muy bien lo importante de su prúses para poder salvarse y seguir robando y campando a sus anchas.

  7. espero que el proximo presidente de españa sea ALBERT RIVERA, de esa manera mataremos tres pajaros de un tiro , por una parte echaremos al PPSOE gran culpable de los males de todo tipo de españa entre los cuales ha sido dar alas a los separratas , por otra parte gobernaria alguien con cabeza y sentimientos hacia los ciudadanos españoles y españa y por ultimo gobernando un catalan demostrariamos que en españa no hay catalanofobia , sino nazionanistasfobia.

    • En mi opinión Albert Rivera sería un gran presidente de España por 2 motivos. El primero porque superaríamos el bipartidismo que durante años ha pactado y engordado a los nazionalistas (considerándolos representantes de todo un territorio). En segundo lugar, porque no tendría complejos a la hora de tratar a los nazionalistas como se merecen.

    • Pues yo no sé lo que pasará, pero por mi parte no quedará. Tengo muy claro que voy a votarlo ( si es que finalmente se presenta como candidato).Me parece un gran orador y un gran político, y confío en él para que cambie la situación del país.Y me parece estupendo que sea catalán, como me lo parecería si fuese de cualquier otra Comunidad Autónoma.La catalanofobia sólo existe en la mente enferma de los nacionalistas.

  8. muy importante es que no falte ni un españolista a votar , hay que intentar desalojar de la generalitat a los separratas , la mejor forma de acabar con el separatismo es quitando las subvenciones que sostienen esa maquinaria , la mayoria de los partidarios de la secesion estan chupando de la teta , (o esperan chupar de ella en una cataluña independiente) sea en medios de comunicacion , asociaciones o merchandanssing de productos separatistas.

  9. creo que desde que dejaron el seny y les salio el NAZI que llevan dentro , ningun catalan se fia ya de ellos y mucho menos los de apellidos castellanos.

  10. fabuloso articulo, enhorabuena .
    un saludo.

  11. Hay reflujo momentáneo. Pero volverán después de las elecciones generales. Ellos mismos han explicado su táctica a través de algunas de sus terminales madrileñas, como Vozpoluli. Porque todo esto lo mueven cuatro capos bancarios y los demás obedecen, si les mandan que den gritos, gritan, si les mandan callar, callan.

  12. Rectifico: estemos estigmatizados

  13. Lo positivo de toda esta desgracia escandalosa…que avergüenza a todos los catalanes que creemos en la libertad individual, en la superación personal, en la hermandad entre todas las regiones españolas, en la
    democracia y en la
    Constitución… es que al fin
    Gracias a su intolerancia…
    Se ha descubierto públicamente la ingeniería social a la que nos han sometido los diferentes Governs de la Generalitad…intentando durante años que los catalanes NO SEPARATISTAS estrenos estigmatizados…
    Por lo tanto doy por bienvenidos…los malos ratos…y penalidades sicológicas recibidas y recuerdo el refrán español de:
    No hay mal que por bien no venga….
    Ni que cien años dure!!!

  14. Talmente. Y como dice iñigo, lo mejorcito de todo es que nos estamos organizando. Esos pobres diablos habían pensado que si no decíamos nada, era que no existíamos. Pues ya van viendo que existimos, que tenemos mucho que decir, y que sabemos decirlo mejor que ellos. Y una parte muy importante de esta labor de organización es Dolça Catalunya. Gràcies, Dolços. Sense dubte els llibres d’història del futur us mencionaran com a part d’aquesta renaixença que estem tenint a Catalunya.

  15. Y añadiría también lamentablemente, que conozco poquísimos casos de nuevos independentistas que hayan cambiado de opinión. Hay que seguir movilizando y hacéis el trabajo perfecto. Pero es difícil con los medios importantes comprados.

  16. y mucho ojo al brazo manipulador de la ACN, la agencia catalana de noticias, de todos en teoría, pero en la práctica ya sabemos de quien y con que fin.

  17. Lamentablemente no estoy de acuerdo del todo, se ha desinflado algo estos meses, pero aún quedan los 340 millones de subvenciones a medios de comunicación privados para volver a hinchar el proceso. Sin contar TVC.

    Es cuestión de tiempo que empiecen a hacer la campaña por la diada y las elecciones.
    Creo que no quieren empezar antes de tiempo.

    De todas maneras, esperemos que triunfe el seny de los que no somos nacionalistas, sobretodo de las familias que vivimos de las ventas al resto de España.

    Un saludo y mis felicitaciones por la web, seguid el buen trabajo que nosotros os haremos difusión.

  18. Resulto que el “Seny Catalán” del que todo el mundo hablaba, era de los catalanes que no somos nacionalistas. Ha ganado el “Seny”, el nuestro, el de los que nos sentimos catalanes y españoles por igual. Los otros; los nacionalistas, se quitaron la careta, y resultaron ser unos radicales y enloquecidos de la peor calaña, todo lo contrario al sentido común del que presumían.

    El Separatismo ha Muerto; viva el Seny!!!!!! Y para que no reviva, hay que clavarle una estaca de madera en el corazón y ponerle unos ajos para espantar a Raholas, Junqueras, Mases, y Pujoles!!!!!!

  19. Interesantísimo y certero análisis. Destaco el punto cuatro del texto. Lo mejor del movimiento independentista y de la crisis económica, fenómenos malos en sí, es que han activado un movimiento contrario ciudadanista y racionalista. Espero que SCC y similares no sean flor de un día. Un ejemplo de lo que no debe ocurrir con ellas es lo que pasó con las asociaciones surgidas en el País Vasco tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco: Foro Ermua, etc. La mayoría de ellas fueron “parasitadas” con intereses partidistas y desaparecieron o languidecieron. Sólo ¡Basta Ya! consiguió algo de relevancia intelectual, que finalmente se plasmó en el nacimiento de UPyD. También sería interesante que, además de la asociación de empresarios crítica con el nacionalismo y el independentismo, surgiera algo parecido entre los trabajadores y otros estamentos sociales. Debería haber un impulso social en cada sector de la sociedad que criticase el independentismo. Ahora mismo la contestación al independentismo en los sindicatos es individual y no tiene eco. Ha habido movimientos entre los intelectuales, artistas, empresarios… Poco a poco se tiene que formar un “corpus” contrario al pensamiento nacionalista. Pero debe durar más allá de la caída definitiva del independentismo.

  20. Sigo pensando k el gobierno central al resto de ciudadanos k no keremos la separación nos dejan abandonados a la buena de dios sin tomar ninguna medida y echando la mirada hacia otro lado….veo k a la larga lo conseguiran igual k euskadi k ellos son las victimas y los demas somos los berdugos …….sinceramente esto no va bien!!!@

  21. Muy bueno el resumen hecho. Ahora sólo falta enviárselo a Mariano Rajoy para que conozca lo que pasa en Cataluña y obre en consecuencia, que para mi se resume en dos puntos 1) Sensibilizarse con los problemas de todos los catalanes y que ellos lo noten. 2) Aplicar con rigurosidad la ley. Y puestos a pedir, me encantaría que el próximo Presidente de Gobierno fuese catalán (Albert Rivera).

Deja un comentario