¿De dónde sale el nacionalismo? Lo explica un profesor británico

Y nos revela por qué todo nacionalismo es extremista.

kedourie

El profesor Elie Kedourie, uno de los mayores expertos en nacionalismo del siglo XX, nos explica por qué surge el nacionalismo, y por qué es extremista:

“Los movimientos nacionalistas (…) satisfacen una necesidad, satisfacen un deseo. (…) La necesidad es pertenecer a una comunidad coherente y estable. Esta necesidad normalmente es satisfecha por la familia, la comunidad vecinal o la comunidad religiosa. En el último siglo y medio tales instituciones han tenido que soportar en todo el mundo lo más recio del cambio social e intelectual, y no es casualidad que el nacionalismo llegase a su apogeo dónde y cuándo tales instituciones tenían pequeña resistencia o estaban mal preparadas para resistir los importantes ataques a que estaban expuestas. Esta parece una explicación más satisfactoria que decir que el nacionalismo es un movimiento de la clase media. (…)

Sería erróneo ligar la existencia de un movimiento nacionalista a la de una clase media. (…) Esta ruptura en la transmisión de la experiencia política explica por qué los movimientos nacionalistas son extremistas. La sabiduría política no se acumula en el mundo gris y árido en que vivimos realmente, ha de ser obtenida en los libros de filosofía. Un administrador sensato podría preguntar qué tenía que ver la filosofía con el gobierno. (…) Paulatinamente la frontera entre el mundo de la imaginación y el mundo de la realidad se volvía borrosa y a veces desaparecía enteramente. Lo que era posible en los libros debía ser posible en la realidad”. (Elie Kedourie: Nacionalismo, 1966)

Pues ya lo ven: el nacionalismo trata de suplantar el cariño que le tenemos a la familia, al prójimo y a Dios, e intenta convertir a la “nació” en nuestro idolillo, por encima de todas las demás lealtades. Y todo esto siguiendo una doctrina alejada de la realidad, que sólo existe en la imaginación y en los libros de los ideólogos. Fugim-ne aviat!

Dolça i idolitzada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , ,

19 comentarios

  1. Si hay algún problema a solucionar. Se plantea claramente .
    Pero no se puede chantajear, no se admite. Si alguna vez hay secesión, sera porque todos los españoles así lo hamos decidido.
    Y la responsabilidad es característica d aquellos que asumen funciones al servicio de los ciudadanos. El cumplimiento de la ley es el verdadero fin de los demócratas,

  2. Estoy de acuerdo con el profesor Elie Kedourie en cuanto a su explicación del nacionalismo,el nacionalismo es un efecto seundario del atomismo liberal,al poner por encima al individuo y separarlo de lo que eran comunidades naturales como familia,barrio,iglesia muchos han quedado huérfanos de referentes y el referente de comunidad nacional aparece como un sustituto muy efectivo si añadimos los interereses de ciertas élites locales o nacionales y una quiebra del derecho divino como elemento legitimador sustituido por la soberanía nacional como elemento legitimador junto con una filosofía de carácter irracional encarnada por Juan Teófilo Fichte donde el Reino de la Cultura sustituye al Reino de la Gracia de Dios y como doctrina irracional lo puede justificar todo pues ya tenemos todos los elementos para que aparezca un nuevo Minotauro que es lo que es el Nacionalismo.

  3. Una ideología cerrada y racista como es el nacionalismo; una ideología trasnochada y caduca de los siglos XIX-XX, no puede ser nada bueno. Llevamos dos guerras mundiales a nuestras espaldas creadas ambas por los nacionalismos…, si no tuvimos suficiente, Yugoslavia, y ahora mismo, en la misma Europa, muertos en Ucrania debidos directamente al nacionalismo. Y en nuestra misma casa, en el siglo XXI, el nacionalismo racista y excluyente en Catalunya y País Vasco(aquí con muertos a cientos). ASCO DAN.

    Nacionalismo: Nosotros no somos como vosotros, nosotros somos diferentes, somos distintos, somos mejores, somos el centro del universo = RACISMO.

    Dios nos libre de ese cáncer llamado nacionalismo.

  4. Buenos días:

    Es posible que el nacionalismo catalán haya sido en su origen una reacción “regional” a las transformaciones políticas, sociales y económicas acontecidas en España desde comienzos del siglo XIX, esencialmente derivadas de la pérdida del Imperio y otras provincias ultramarinas y del paralelo proceso constitucional de corte francés, ilustrado y centralista que se impuso, quizás prematuramente, sobre una sociedad española atrasada.

    Estas circunstancias debieron significar un vacío ideológico y un fuera de juego para las élites políticas tradicionalistas de Cataluña, hasta entonces aferradas a la consigna “Dios, patria y rey”, por encima de cualquier otra consideración “identitaria”.

    Es posible que la extinción de las “adhesiones tradicionales”, en el caso de Cataluña sirviera de terreno abonado para la formulación romántica del catalanismo, en principio una cuestión cultural, del cual derivaría a fines del siglo XIX el nacionalismo local, como una reivindicación irredenta y mitológica centrada en la autocomplacencia y en la autocompasión por la grandeza perdida de una patria imaginaria, seguramente sin calibrar sus consecuencias a largo plazo.

    Como afirma el señor Elie Kedouri, parece evidente que el carácter “populista” e “imaginario” del nacionalismo encubre su dimensión ideológica reaccionaria y antidemocrática. Ello sería la clave para explicar la capacidad del nacionalismo catalán para prevalecer sobre la diversidad social y sobre todo para imponer políticas ajenas o alejadas de cualquier tipo de crítica filosófica objetiva.

    De este modo se configura una ideología tóxica, aferrada a la “cuestión identitaria”, que margina la realidad social e histórica de Cataluña para fabricar un discurso sesgado y tramposo. En definitiva el planteamiento anacrónico, sin solución de continuidad, que a manos de ERC alcanzó una dimensión totalitaria en la década de los años treinta del siglo XX y que aún determina la política catalana contemporánea desde 1975, con el justo nombre de “Dictadura blanca” según la definición del señor Tarradellas, que al parecer era un hombre de bien.

    El proyecto nacionalista como se ha demostrado a lo largo del tiempo, exige un artificioso monopolio político, económico, social y cultural de Cataluña, que hoy tiene a bien padecer buena parte de la ciudadanía catalana para no ser considerada enemiga de la “patria”. De ese modo muchos andan enrolados en el viaje a “ninguna parte” del fanatismo identitario que, por supuesto, no resultará gratuito.

    Lógicamente, ni aún con la independencia, podrían alcanzarse sus supuestos objetivos de “plenitud” porque “los agentes externos”, que es la propia realidad plural de la sociedad catalana y española, tanto como el dinamismo cosmopolita de la gran metrópoli que es Barcelona, se oponen pasivamente a la utopía nacionalista.

    Además, aunque prefieren negarlo, es evidente que la riqueza económica de Barcelona, que surge en el siglo XVIII y XIX gracias al proceso de centralización de España, y la paralela constitución del puerto de la Ciudad condal y su entorno como plataforma industrial y logística del país, no resistiría el aislamiento del mercado peninsular. Con lo cual la madre de la “civilización occidental” que es Cataluña, quedaría reducida a una especie de país en seria competencia con Andorra, San Marino, Mónaco y el Vaticano, por no alejarnos del Golfo de León.

    Por todo ello la escalada de reivindicaciones “irrenunciables” y supuestamente trascendentales, que son fuente de frustraciones permanentes y sucesivas, en el fondo parece que están destinadas a justificar un decorativo estadio de “insatisfacción identitaria colectiva” a perpetuidad de la cual es garante el “nacionalismo”.

    No ens volen!, No ens estiman!, Ens volen aixafar!, Espanya ens roba!, etc…todo es una pura patomima para justificar el expolio en casa por parte de unas elites que procuran el control social de la Comunidad Autónoma con la herramienta más adecudada: la ideología nacionalista local.

    De este modo, a pesar de las últimas informaciones conocidas que confirman el mal gobierno y expolio sistemático de Cataluña, monopolizado durante las últimas treinta años exclusivamente por el “Clan Pujol” y por el partido “CiU”que fundó él mismo, muchos ciudadanos adoctrinados en el nacionalismo los justifican e incluso se lo “agradecen” por “su enorme contribución a la nación catalana”.

    Esto es el crimen perfecto, justificado en el nombre de la “Dignitat de Catalunya”.

    Un atento saludo.

    • NOE…interesante y largo comentario
      Que el 9/1/2015 hable por internet Sr NOE con un largo e interesante comentario i diga casi lo mismo que nuestros antepasados en mensajes de palomas mensajeras respecto a CAT ..

      Pregunto..¿El “encaje” o “problema” CAT-España lo resolveremos?

    • ignasi, manel,…
      No lo resolveremos con gente como tu que opinan sin argumentos.
      El señor Elie Kedourie, es uno de los muchos grandes intelectuales que han caracterizado y analizado esta enfermedad de los pueblos que es el nacionalismo. Tienes algo que responderle a este señor? Como recibes lo que dice? Tiene influencia sobre tu pensamiento?

    • No hay problema de encaje, solo un cuento de políticos codiciosos que utilizan el secesionismo, para seguir llenándose los bolsillos

    • Buenas noches Ignasi, Olivier, M. González y otros lectores anónimos:

      Muchas gracias por los respectivos comentarios a mi intervención. Tengo el vicio de enrollarme cuando escribo, por eso pido las disculpas a quien aburra.

      En respuesta a Ignasi comentaré que, en mi ignorancia, durante mi juventud, llegué a creer que existía un problema de comprensión cultural entre Cataluña y el resto de España.

      Esto es lógico, si pensamos que el Estado estaba regido por lejanos ecos del “nacionalismo español” un maremagnum artificial, impuesto a ultranza en los duros años de la posguerra que por cierto nunca viví, aunque si me relataron.

      También es cierto que Cataluña disfrutaba un nivel de vida y de desarrollo económico sólo comparable con la provincia de Vizcaya y que esa cuestión privilegiada estaba facilitada por la alizanza tácita entre la oligarquía catalana y el Estado.

      Sin embargo la transición democrática española puso de manifiesto, el carácter tolerante, plural y pactista del conjunto de la sociedad española, incluídos los catalanes, todos ansiosos de disfrutar las mismas libertades democráticas que se intuía en otros países europeos y aún pretendíamos alcanzar sus cotas de bienestar, entonces mitos inalcanzables ¿porqué no íbamos a encajar nosotros mismos?.

      Al cabo del tiempo una vez superada y aún sobrepasada la reivindicación “lingüística” del catalán como lengua oficial ¿qué ha variado?, pues todo, salvo el nacionalismo catalán, que pretende los mismos planteamientos rupturistas y sectarios remontando a los años 30 del pasado siglo.

      Por esta razón sospecho que si existe algún problema de “encaje” de Cataluña con el resto de España, está relacionado unilateralmente con el nacionalismo catalán y sus inefables padres de la patria, cargo político que ha resultado ser un negocio bastante rentable. De otro lado la autocrítica es muy sana y desgraciadamente ella no abunda en la prensa local subvencionada, con lo cual el panorama de adoctrinamiento masivo es penoso. ¿No merecería cierta duda por su parte?

      Por último Ignasi, no entiendo la alusión a las “palomas mensajeras” de nuestros antepasados que traté el 9/I/2015. ¿Se trata de una apreciación peyorativa, o es algo positivo?. Es difícil porque ese día estaba de viaje por el extranjero y no tuve la ocasión de conectarme a internet. Por tanto no pude escribir nada, ni en este blog, ni en ningún otro.

      De todas formas bienvenida la mención a “las palomas”, que es un ave asociada simbólicamente a la concordia. Me recuerda a la “Colometa” de Mercè Rodoreda, cuyo relato sencillo y conmovedor, ha hecho más por la lengua y la cultura catalana que todas las Consejeras de Educación nacionalistas juntas.

      Un atento saludo.

    • Estimado Noe, no aburres a nadie… Tu mensaje estaba muy bien!

    • NOE…El principio de mi comentario del dia 29 por error falta el número 2 tenia que empezar…Que el 29/1/2015 Sr NOE hable por internet etc.etc.
      Yo le pregunto en mi comentario….¿El ” encaje ” o “problema” CAT-España lo resolveremos?….porque el tema de CAT y su identidad hoy lo hablamos por internet con casi las mismas palabras que nuestros antepasados con palomas mensajeras
      NOE respeto sinceramente su opinión pero no nos entenderemos

      En CAT movimientos políticos intentaron “encajar” CAT-España,ejemplo el Partido Reformista rechazado frontalmente en España y con personas nada sospechosas de catalanismo como el Sr Guarrigues Walker,Florentino Perez y otros

      NOE… temps al temps

    • No puede existir un problema real entre Cat y España. Cataluña es una pequeña parte de España y todos los supuestos problemas se derivan de la fantasías de los separatistas, una tropa minúscula pero vociferante.
      Pobrecitos.

    • Ignasi, Manel,
      Porque habeis intentado encajar Cataluña y España y que no funciono (por culpa de España, claro), entonces … independencia!!! Asi teneis buena consciencia…
      De todas formas, como lo dices en cada uno de dos de tus mensajes, “no nos entenderemos”… Es una postura “muy positiva” en un blog en el que la gente intercambia ideas y informaciones y considerando que a cada una de tus preguntas, has recibido respuestas densas, argumentadas…

      temps al temps : despues del fracaso del 9N, se entiende.
      ignasi … que perdida de tiempo

    • OLIVIER…te agradeceria que me comentases la última frase de mi respuesta a NOE… que digo En CAT movimientos políticos etc etc

      Referente a tu opinión de mis comentarios en este foro,es lógico que el no “nos entenderemos” lo repita para cerrar alguna frase pero creo que es la realidad..
      .La CAT que vosaltres estimats comentaristes “pintais al óleo” no es lo cuadro que nosaltres volem penjar

    • Buenas noches de nuevo Ignasi:

      Respondiendo a tu cuestión, el principal impulsor y líder del Partido Reformista democrático fue Miquel Roca i Junyent que a su vez era miembro relevante del partido Convergència del señor Jordi Pujol.

      Por tanto esa iniciativa no fue casual. Naturalmente fue el intento de la derecha nacionalista catalana para ocupar el vacío dejado por UCD a nivel nacional, el gran partido centrista que procuró la transición democrática, cuando el señor Adolfo Suárez fue defenestrado por sus propios socios de coalición.

      El principal handicap del Partido Reformista fue el auge imparable del PSOE, que se impuso en las elecciones prácticamente en toda España, incluída Cataluña. Es la única vez en mi vida que incluso yo, que no me considero para nada de izquierdas, voté al PSOE.

      Con el tiempo puede pensarse ¿qué habría pasado si el Partido Reformista se hubiera consolidado en el poder central?. ¿Sería ejemplo de buen gobierno y de acuerdo global en cuanto a la gobernabilidad de España?. Sólo con el escandaloso “caso de la familia Pujol” que más o menos conocemos hoy, podemos deducir el resultado…….la ventaja de la democracia en un país plural, es que no es fácil engatusar a millones de personas.

      En cuanto al entendimiento o el no entendimiento, naturalmente caben todas las posturas, opiniones y es fundamental el respeto a las minorías, si no ¿qué sentido tendría la democracia?. Para el gobierno de los autodenominados “mejores” más efectiva les resultaría una dictadura capaz de crear adhesiones inquebrantables, como hace el nacionalismo catalán.

      Sin embargo “el entendimiento” no es una cuestión unilateral o de mayorías simples. Nadie puede esperar que le den la razón sin argumentar cuales son las ventajas para los demás.

      El cuadro que le gusta al nacionalismo de estilo “Remordimiento catalán”, puede resultar estridente y de muy mal gusto para el conjunto de la ciudadanía catalana y española. Seguramente por esa razon nunca llegará a colgarse en ningún lado y pasará directamente al almacén del Museo de los horrores. Nadie estará en tal caso obligado a entenderlo.

      Por ejemplo si lo que pretende el nacionalismo catalán es que se rompa “amablemente” España me temo que eso no llegará nunca a ningún lado, porque no es realista, ni cabe dentro de ningún entendimiento.

      Un saludo.

    • ignasi,
      Ya te lo he comentado: buena consciencia/justificacion
      Me parece que muchos dolcos han considerado tus preguntas y han respondido con mensajes interesantes para que evites el tipo de comentarios de adolescentes como “no nos entenderemos”.
      Tienes tus opiniones y, si los comentaristas no estan de acuerdo con tus ideas, por lo tanto nadie ha pedido que “nos entendemos”.

    • Ignasi, Manuel.
      Los Homosexuales tienen diferencias con los Heterosexuales. Los Gays con las Lesbianas. Los Heterosexuales con los Bisexuales.
      ¿Uds. no se dan cuenta de que en función de lo que están diciendo al final deberíamos dividir por ejemplo Barcelona en zonas diferentes para cada uno de estos colectivos?
      ¿Uds. no se dan cuenta de que son planteamientos retrogrados e implican caminar hacia atrás?
      No, supongo que no.

    • Ignasi, a lo mejor es que nosotros no queremos pintar ningún cuadro. A lo mejor es que nosotros amamos el cuadro que vemos con nuestros ojos, el que olemos con nuestro olfato, el que escuchamos con nuestros oidos, el que saboreamos con nuestro paladar, el que palpamos con nuestro tacto. Los paisajes, las ciudades, los pueblos, nuestra gente . . . de nuestra bien amada Catalunya.

  5. En todo caso, parece que están teniendo éxito. Fijémonos en este texto de Javier Zarzalejos:

    http://blogs.elconfidencial.com/espana/notebook/2015-01-28/euskadi-y-cataluna-la-debacle-del-pp-y-del-psoe_632047/

    ¿Qué está pasando? ¿Por qué nos han dejado tirados los partidos de Madrid? La sensación general es de abandono absoluto.

    ¡Hagan algo! ¡Help!

  6. Es interesante la primera frase, cuando explica que los nacionalistas necesitan “satisfacer una necesidad o deseo”. Es fácil identificar esa pulsión emocional en los discusos o en las lágrimas de algún conocido líder nacionalista. A ves pienso que muchos nacionalistas buscan, con la aceptación en el grupo, reparar algún déficit emocional de su infancia o algún desengaño en su adolescencia.

    En cualquier caso, el componente emocional es preocupante, por su resilencia ante cualquier abordaje racional. Algo parecido a lo que ocurre a los que caen en las redes de las sectas o a las víctimas del síndrome de Estocolmo. Lástima.

Deja un comentario