Por qué el paraíso separatista se puede convertir en un infierno.

Qué miedo da la Catadisney de la ANC, Mas y Junqueras.

Hansel

Ya lo decía Paul Claudel: “cuando un hombre intenta imaginar el Paraíso en la tierra, se hace inmediatamente un infierno muy apropiado”. ¿Por qué ocurre esto? Muy sencillo: lo político tiene como tarea procurar el bien común. Cuando este bien común se absolutiza a modo de ídolo, como hacen las ideologías, entramos en el terreno de la teología y divinizamos lo que sólo es relativo. Por eso decía Proudhon que bajo cada cuestión política se esconde una cuestión teológica; y Benny Lévi (secretario de Sartre) recordaba que “bajo los adoquines de la política se esconde la playa de la teología”.

El nacionalismo, como cualquier ideología, es una cuestión teológica. Se trata de referir todas las lealtades y vínculos humanos a un idolillo: la “nació”. La política, la cultura, el fútbol, la enseñanza, la gastronomía, el folclore, la economía… todo debe entenderse en función de su idoneidad para “fer país”. Cuando así ocurra, en laindependència, se alcanzará una situación paradisíaca, donde “tindrem cada dia gelat per postres, només plourà els dies de cole, seremos un país molt gran, y espiritualment gloriós o dormirem tranquils. Ernest Renan, el referente de Jordi Pujol, lo decía así: Hay que hacer que el paraíso descienda aquí abajo para todos”.

El nacionalismo está ahora en su fase de paradise engineering: el CATN ha diseñado las “estructures d’estat” mientras la ANC nos presenta el supermercado del separatismo donde todo es virtual. En el “nou país” basta con decir “vull”, y aparece la felicidad. Pero recordemos el cuento popular: la casa de caramelo que encuentran Hansel y Gretel está destinada a ser su tumba.

El siglo XX nos enseña que divinizar lo que sólo es terreno conduce al totalitarismo, y éste a cosas muy feas. Es necesario volver a dar a todo su justo valor, sin confusiones ni separaciones exageradas. Ser ampurdanés, catalán y español no sólo no es incompatible, sino que es una muestra de salud mental y orden afectivo.

¿Qué tal si pasamos de la casa de caramelo y superamos el nacionalismo de una vez?

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , , , , ,

35 comentarios

  1. La gran diferencia entre las estrategias que han venido utilizando los nacionalistas hasta ahora ,es que al haber sido requeridos para apoyar a los gobiernos centrales,los acuerdos eran para ellos ,únicamente votar a los eventuales los presupuestos con caducidad en el tiempo,mientras que lo conseguido por los nacionalistas quedaba legalmente consolidado para sus intereses de influencia…y al año siguiente,volvían a quedar disponibles para apoyar al otro partido de gobierno a cambio de añadir nuevas escaladas a consolidar…y así sucesivamente, hasta la actualidad cada vez con màs apropiaciones indebidas como derechos adquiridos.

    • Hace bastantes años le comenté en Ripoll a un gran amigo —que en el Cielo esté, porque si no está él no está nadie—: «Jordi, alerta con los políticos nacionalistas, ten en cuenta que ellos viven del voto nacionalista y por tanto cuando gobiernan hacen todo lo posible e imposible por fomentar el nacionalismo, haciendo que aumenten sus expectativas y exigencias —la pescadilla que se muerde la cola— y ello conducirá finalmente a la secesión». Jordi me contestó «No te preocupes, Angel, el seny siempre lo impedirá». Años más tarde, no mucho antes de morir, cuando comenzaron a aparecer las pegatinas de los burros catalanes —no es un insulto, ya sabes a qué me refiero—, Jordi comenzó a dudar y comentaba «¡Qué burros! ¡qué burros!».

  2. Y… q hacemos con ellos (separatistas nacionalistas extremos)???
    Todos los razonamientos…lógicos normales y realistas…les importan un pepino… ellos quieren ” la Lluna amb un cove”…fantasías y dibujos animados catalodisneyland…
    Hablan diferente “idioma”…(ni el catalán ni en ingles…ni español…francés o alemán) su idioma es : la razón de la sin razón
    Difícil entenderse con ellos…muy difícil… todo es ideología…fanática…

  3. Nancy….y que responsabilidad tienen los catalanes votantes de CIU y ERC en esto?

    • Mira, te pongo un ejemplo que me viene a la mente. Tengo una vecina de alrededor de 80 años que cuando salió a la luz el caso Pujol me suelta “¿Y ahora nosotros a quién vamos a votar? Porque yo siempre voté a Pujol.” Es terrible, pero esta mujer (catalano-hablante) votaba a Pujol simplemente porque razonaba que si era un catalán “pura-sangre”, entonces iba a defender sus intereses. Y nada más. Y como ella muchísima gente. Y a vivir que son dos días. Hay que tener en cuenta que las vilezas que se perpetran contra la mitad de la comunidad y la persecución de los disidentes, quedan diluídas en la autocomplacencia que fomentan unos medios subvencionados, donde no se habla de lo que no conviene y se justifica cualquier cosa, siempre que haga con la excusa de defender “la nación y la cultura catalanas”.

      Después están los adoctrinados (que creen no estarlo, por supuesto). Racistas unos, acomplejados otros, con diferentes niveles de aversión hacia lo español, que van de la antipatía hasta el odio. Todos víctimas de 30 años de inmersión lingüística-ideológica, que también pasan a engrosar las filas de los partidos que dicen defender al “pueblo catalán”. El problema que tenemos aquí es ¿quién defiende a los ciudadanos catalanes de los que dicen defender al pueblo catalán?

      En fin… después tenemos a los vividores, los que saben lo que están haciendo, los que viven muy bien a costa de la ignorancia, la buena fe, o la estupidez ajena. Los que han visto en el nacionalismo una “oportunidad de negocio”. Los que cobran por hacerse los tontos. Los que ponen sus títulos universitarios para dar cobertura intelectual a este asalto a las libertades que vivimos aquí. Los que redactan los manuales escolares. Los que organizan el chiringuito para que tiburones como Pujol&Co. se lleven grandes tajadas… a cambio de una parte del botín.

      Los fanáticos… los que realmente se creen y viven en la ensoñación del “pueblo catalán oprimido por el pérfido Estado Español” que quiere eliminarlo desde hace cientos de años… los que se levantan odiando y dispuestos a llegar a la violencia si es necesario… esos son muy pocos. Pero también cuentan y pueden hacer mucho daño.

      Es en los primeros dos grupos que mencioné donde considero que se puede lograr hacer llegar nuestro mensaje. Con los vividores y los fanáticos no hay nada que hacer.

      Por supuesto que no hemos llegado aquí sólo por culpa del Gobierno central, que la gente que votó y la que no votó también es responsable de que los que tengan la sartén por el mango sean ellos. Pero también creo que se puede empezar a cambiar la situación, siempre y cuando el gobierno central se acuerde de que aquí, además de catalanes (castellano y catalano-hablantos), somos ciudadanos españoles y actúe en consecuencia.

    • ¡Magnífico! Nancy68. Ojalá hubiera más gente como tú.

    • Gracias Ozmân y gracias a todos los que siguen luchando por una Cataluña libre de nacionalismo…

      La historia nos enseña:

      El escritor alemán Sebastián Haffner, en su libro “Historia de un Alemán”, describe el efecto del nacionalismo en su país.

      “…Alemania dejó de ser Alemania. Los propios nacionalistas la habían destruido.”

      Habla de la Alemania que él y sus compatriotas amaban, que no era “simple mancha en el mapa de Europa”. Los alemanes sentían que su país tenía ciertos rasgos característicos de los que podían enorgullecerse (humanidad, actitud abierta a todos, insatisfacción eterna respecto al mundo y a uno mismo, capacidad de autocrítica, amor a la verdad, respeto por todo lo que fuera particulr y distinto, generosidad y sobre todo… libertad). Ese era el país del que se sentían orgullosos y fue el país que aniquilaron los nacionalistas. En sus propias palabras:

      “El nacionalismo, es decir, la autocontemplación y egolatría nacionales, es en todas partes una enfermedad mental peligrosa, capaz de desfigurar y afear los rasgos de una nación, igual que la vanidad y el egoísmo desfiguran y afean los rasgos de una persona.”

      “…es precisamente el nacionalismo lo que mata el valor fundamental del carácter nacional. Esto explica por qué los alemanes -que en estado sano son sin lugar a dudas un pueblo fino, sensible y muy humano- en el momento en que padecen la enfermedad nacionalista se deshumanizan totalmente y desarrollan una fealdad propia de las bestias…”

      Y por supuesto, una vez tomado el control del país por los nacionalistas, era imposible evitarlos replegándose en la vida privada, porque como muy bien explica, lo que hicieron los nazis fue suprimir la división entre política y vida privada:

      “La revolución no sólo se produjo en la esfera política, sino también en cada vida privada, actuando como un gas tóxico que penetra a través de todas las paredes. Si de verdad se quería escapar a sus efectos, sólo había una solución posible: el distanciamiento físico, la emigración…”

      Aunque el autor escribió este libro en 1933, creo que más de uno nos podemos sentir identificados con sus palabras:

      “El nacionalismo de club deportivo que imperó durante la guerra mundial”, que se caracterizaba por “el placer ante la humillación y el sometimiento ajenos, el gozoso paladeo del temor que uno inspira, el autobombo nacional al estilo de los “maestros cantores”, la manipulación onanista en torno al pensamiento “alemán”, al sentimiento “alemán”, a la lealtad “alemana”, al hombre “alemán”, “¡Sé alemán!”… hacía tiempo que todo eso me parecía simplemente asqueroso y repugnante…”

      En fin, para reflexionar. No debemos dejar que el nacionalismo destruya lo mejor de Cataluña. No debemos dejar que el nacionalismo siga afeando la tierra donde vivimos y donde queremos criar a nuestros hijos.

  4. Exclusiva para Dolca Catalunya: la ANC busca voluntarios para repartir en las guarderías Junqueras de peluche. Si le aprietas la barriga, lloriquea y dice “por favor, hagámoslo ya”. La asociación de padres católicos ha puesto una queja porque dice que el mensaje es demasiado procaz para las niñas.

  5. Hola amigos; sabeis si los Carulla estan todavia en OMNIUM ?

  6. En ese futurible paraiso el positivo del de sisi no tiene reparos en indicar cuales tv tiene que haber en ese futuro de felicitad:

    https://pbs.twimg.com/media/B0fKsrvCIAABMFG.jpg:large

  7. Aquí lo que está haciendo falta es que se imponga el imperio de la ley, que la ley que nos ampara a todos sea, como dice el adagio, DURA LEX, SED LEX, de la que no pueda escapar nadie y a la que no pueda acallar ningún indulto.
    Cuando los delincuentes, tantos los autonómicos que incumplen las sentencias como los defraudadores y ladrones de guante blanco o negro o turbio y los asesinos y criminales de toda laya, vayan a cumplir la justa pena que les sea aplicada…, entonces viviremos en una sociedad justa y equitativa.
    Mientras se haga la vista gforda en según que casos…, vamos muy mal.
    Y asoma sus orejas el populismo apestoso del que tan lamentables ejemplos hay en en la historia,
    Un poco de decencia y cordura, por favor.

  8. “Ser ampurdanés, catalán y español no sólo no es incompatible, sino que es una muestra de salud mental y orden afectivo”

    Esto es muy interesante. Ciertamente es la manera de tener salud mental y creatividad todo en uno.

    Pero yo añadiría a lo de español, europeo, mediterráneo, cristiano, católico, occidental, ciudadano del mundo… Y si se ha vivido en algún lugar determinado, como Albanyà, Murcia, París o Shanghai…., pues, mejor. Todo eso forma parte de la historia, de la vida y de la formación del que lo ha vivido.

    No es de extrañar que los nacionalistas de todos los países intenten ocultarlo y uniformar a todos.

    Cuantas más vivencias aportemos a la comunidad, mejor para todos.

    ¿No decía alguien algo así como que “no se puede ser nacionalista si se ha viajado”?
    Por algo será.

  9. El catalanismo independentista no da miedo ninguno. No da rabia tampoco. Solo da al sabernos desprotegidos del Gobierno Central, cierto desencanto.
    Estamos en una tregua los demócratas catalanes para contra atacar, que dura demasiado tiempo. Mejor dicho; hemos perdido ya mucho tiempo.
    La indiferencia que hoy existe en Cataluña contra esta mala gente nacionalista serrallongosa, se debe materializar con urgencia y pasar a defenderse. Si no se procede enérgicamente ante este desafío nacionalista, a los que yo llamo delincuentes, tendremos que decir aquellas palabras de un drama de Calderón de la Barca; Entremos dentro hija, que nadie nos ve llorar nuestra desgracia.
    Hoy se debería solicitar y con urgencia responsabilidades penales contra Trias y su banda, por vulnerar y alterar un edificio emblemático de la ciudad como La Pedrera, invadido por propaganda anti democrática y desafiante, donde muchos pensamos que Hitler no se hubiera atrevido a tanto.
    Pues no pasa nada, esta especie de alcalde que tenemos los barceloneses, mezcla de monjil y Satanás, está tranquilamente preparando el próximo desafío contra el 60% de barceloneses, que son buena gente y no piensan como él.

    • No sé exactamente qué es lo que piensa el Gobierno Central. Quiero pensar que es lo que pensamos muchos que no somos catalanes ni vivimos en Cataluña: que cualquier intento para defender la verdad y la ley desde fuera será utilizado por los nazionalistas para motivar a los indecisos. Por ello, lo único que podemos hacer desde fuera es apoyados moralmente y con admiración a los que día a día os esforzais en la defensa de vuestra auténtica identidad y principios, difundiendo vuestros escritos y acciones en la mediad de nuestras posibilidades.
      Ojalá el Gobierno Central tenga realmente un equipo adecuado trabajando con el silencio y cautela necesaria. Hay muchas cosas en juego.

    • Hola Ozmán, entiendo que puedas percibir desde fuera las cosas así, pero no estoy de acuerdo. Si los nacionalistas han llegado hasta donde han llegado, es también por la absoluta indefensión en la que el gobierno central deja a los ciudadanos que se enfrentan al nacionalismo. Pongamos sólo el ejemplo del escandaloso tema de la educación, donde los nacionalistas le niegan el derecho a la mitad de los niños de Cataluña de estudiar en la lengua común de toda España, y lengua materna del 55 % de los catalanes. Para ello han declarado en ese Estatuto infame que la lengua propia de Cataluña es el catalán, convirtiendo automáticamente al español en lengua “impropia”, simplemente oficial, pero extranjera. Y están por la labor de erradicarlo de Cataluña.Y los dejan hacer. Si hubieran cesado a la Ministra de Educación después de hacer declaraciones fascistas del estilo de: “No me interesa que en Cataluña se hablen dos idiomas”, otro panorama tendríamos aquí.

      Muchos ciudadanos no se atreven a manifestarse porque saben que serán inmisericordemente aplastados por la maquinaria nacionalista si ésta encuentra la manera de alcanzarles. No se puede poner exclusivamente sobre los hombros de los ciudadanos una responsabilidad que es, en su mayor parte, del gobierno central: defender la democracia y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio nacional. Y para eso hay que destituir a cualquier político que se declare abiertamente enemigo del Estado y contrario al cumplimiento de las leyes. Los nacionalistas lo son y no lo esconden: su fin último es destruir el país del cual forman parte. No buscan únicamente defender su cultura sino aplastar la de los demás. Si entran en el juego democrático, es únicamente para corromperlo y privarlo de su esencia para conseguir sus fines. Y desgraciadamente se ha optado sistemáticamente por mirar para otro lado frente a esa realidad evidente. El problema es que el estado de derecho termina en la frontera de Cataluña porque así lo han permitido los sucesivos gobiernos centrales. ¿Y a hora a qué esperan? ¿A ver hasta donde pueden llegar estos lunáticos? ¿Necesitan algún episodio dramático para justificar su intervención Cataluña? ¿La conculcación sistemática de las leyes y de los derechos de los ciudadanos no es suficiente? No es verdad que no intervengan para no darle más fuerza al independentismo. Esa es simplemente la excusa. Las razones las sabrán ellos, probablemente, hay tantos trapos sucios que esconder que nadie puede tirar la primera piedra…

    • Aclaración en mi respuesta a Ozmân: he puesto “Ministra de Educación” pero me refería a la Consejera de Educación de Cataluña, Irene Rigau.

    • Gracias, Nancy68. Tienes toda la razón.
      Son demasiados años de mirar a otra parte, de pactos de apoyo parlamentario a gobiernos centrales a cambio de dejar pasar por alto toda clase de tropelías.
      No sé qué remedio hay. Las únicas herramientas que nos quedan son los votos, pero cómo podemos castigar a un gobierno que pacta algo así. Me viene a la mente que el lapidado Jaume Matas no aceptó un pacto así en Baleares en la anterior legislatura. Sólo necesitaba para gobernar un voto de Unión Mallorquina (el partido cuya única ideología era la corrupción) pero decidió que lo que le pedían era inaceptable. Sin embargo ya ves qué pasó después. Debemos diferenciar qué se hace bien y qué se hace mal. Aunque es evidente que cometió “errores”, algunas de las cosas que conozco de primera mano por parte la actuación del juez Castro me resultan muy cuestionables, como mínimo. Pero ese es otro tema, al menos aparentemente, pues es un ejemplo de lo enmarañado que está todo.

      La cuestión es que la ciudadanía habría de encontrar cauces de actuación y habrían de existir protocolos legales para ello. Además los mecanismos del Estado deberían dejar de depender tanto de los manejos de los partidos y de las subjetividad interesadas, o sea que de modo automático se pudiera cesar a cualquier político que hiciera desde su cargo manifestaciones contrarias a la legalidad vigente.

      Por cierto, no entiendo cómo nadie ha pensado que si se hubiera pedido un referéndum de todos los españoles sobre el tema se hubiera tenido que aceptar hacerlo porque se ajustaría a la Constitución y se habrían podido tomar todas las precauciones democráticas con campañas de las diversas opciones arbitradas por un comité legítimo. Lo más probable es que el conjunto de España habría votado NO a la secesión, aunque tengo mis dudas y quizá hubiera una sorpresa, pero lo importante es que se habría podido saber exactamente qué votaban los catalanes, su nivel autentico de participación, con todas las garantías de un procedimiento realmente democrático. En caso de salir un mayoritario Sí a la secesión por parte de los catalanes los separatistas habrían tenido argumentos legítimos. Pero tal como lo están haciendo parece que —insta Al-lah— sea a posta para poder salir sin que se note de la que han liado al alentar a la gente a algo que ellos saben —o deberían saber— que es un error. El que la “encuesta” se haga durante dos semana también parece un modo de diluir la posible fuerza resultante.
      Pero sigo yéndome por las ramas, tienes razón que necesitamos un Gobierno Central que defienda a los ciudadanos de las tropelías de los estamentos inferiores. Ese es el sentido del escalafón de tribunales hasta llegar al Supremo, por ejemplo.

    • Desgraciadamente ¡cuánta razón tenéis!. A ver entonces, si somos capaces de votar a quienes tengan como prioridad trabajar por y para el pueblo y si alguien tiene otras fórmulas para conseguir mejores dirigentes, que lo digan porque yo..me apunto!!

  10. No existe el “bien común”, a no ser que se entienda como algo muy general y muy abstracto (ej, no robar el dinero público).

    La razón es que aunque los nacionalistas quieren hacernos creer que la nación somos todos y somos todos iguales -de ahí el uso de uniforme en la Alemania nazi, o quitar toda referencia a clase sociales-, lo cierto es que todos tenemos intereses contrapuestos y cambiantes: el que vive de alquiler y su casero, el que vende la casa y el que la compra, el que alquila y el que vende, padres e hijos, hombre y mujer, trabajadores y pensionistas, profesores y alumnos, trabajadores y empresarios, empresarios y clientes, agricultores y ganaderos, campesinos y ciudadanos, sector primario y sector industrial….claro, hay que llegar a un punto común para que la cosa funcione. Para eso se inventó la representación política, los parlamentos y la ley del número.

    Pero en el caso que nos ocupa, ¿Cual es el bien común de Cataluña? ¿El lícito que alguien obligue a los demás a conseguir lo que él considera el bien común? ¿Es lícito obligar a generaciones futuras al bien común de otra persona?

    Parece ser que para Junqueras está muy claro.
    Para otros no tanto.

  11. Justamente es esa uno de los factores comunes a todos los adoctrinamientos que ha sufrido la humanidad.
    El ser adoctrinados con ideas simples y frases concretas. Para adoctrinar a alguien lo principal son ideas simples repetidas de forma machacona. Ideas que se asimilen sin pensar demasiado

  12. El simplismo cala hondo en la gente simple, una mayoría. La inmediatez y el ‘peix al cove’ triunfan siempre a corto plazo. Sólo un análisis reflexivo, que supone un esfuerzo notable, nos lleva a conclusiones útiles y duraderas. Pujol hizo barbaridades gracias a mentir de forma descarada y disfrazar su realidad. Ahora se ve mucho más clara su aportación al odio catalanista, sus píldoras protonazis estaban recubiertas de dulzura y supuesta voluntad de entendimiento. Dentro llevaban las toxinas que han envenenado la convivencia.
    Y ‘Madrit’ adoptó su ‘política cortoplacista’ sin darse cuenta de sus consecuencias a largo plazo.
    Faltan estadistas; sobran politicastros.

Deja un comentario