Con Josep Pla de veraneo en Sitges

El pueblo venerado por Santiago Rusiñol.

Sitges

“Cuando las costas de Garraf se agotan, para satisfacción del viajero, aparece una pequeña playa llamada de Sant Sebastiá, sobre la cual hay una ermita y un cementerio. Después de esta playa, vemos sobre el litoral un accidente rocoso, de una altura discretísima -todo en Sitges es discreto-, sobre el cual se levantó antiguamente el castillo de Sitges y constituye hoy el Baluard o, si quieren ustedes, la Punta de Sitges. Este accidente ha sido providencial, porque, a mi entender, es lo que ha formado la fortuna de la población; de lo que inicialmente Rusiñol se enamoró fue del Baluard o Punta. Sobre ella se levantaban entonces unas edificaciones pobres y unas minas. La población tendía a crecer hacia la Ribera. Pero, a pesar de ser un lugar que se iba dejando de trasmano, tenía una gran visualidad, porque sobre la Punta se alzaba una esbelta y blanca iglesia, que formaba, frente a la larga playa que se iniciaba a sus pies, una vertical casi irresistible. Así pues, la Punta se convirtió en la almendra de Sitges, una almendra que fatalmente había de fructificar, porque es de una gran belleza. De manera que la población se puede contemplar hoy de espaldas -desde la playa de Sant Sebastiá- o de frente -desde la playa de Oro y la Ribera-. La espalda explica la geografía; la cara, el encanto y la belleza”

(Josep Pla: Cataluña, 1961)

bastoncillo



Categories: Tradiciones

Tags: , , , , ,

4 comentarios

  1. Juan: le da usted una connotación negativa al comentario de “1siquierespuedes”. Se equivoca. Homofilia no tiene connotaciones negativas. Se equivoca usted buscando lo que no está.

  2. Vaya! Sorpresón!

    Dolça Catalunya no solamente hace una labor política, también moraliza, permitiendo comentarios críticos con la libertad individual y sexual de las personas eliminando los contrarios.

    Indudablemente Dolça Catalunya tiene un imaginario de una Cataluña Española y muy muy cristiana.

  3. Ahora venerado por miles de homofilos, venidos de todo el mundo.

Deja un comentario