Comencen les divisions a l’ANC: l’acusen d’estar “al servei de la corrupció” sanitària

Els de Cafè amb llet, pròxims a les CUP, fan un vídeo contra la visió que l’ANC té de la sanitat.

L’ANC juga a inventar un estat. És la seva meravellosa Catadisney, bastida amb documents com el de la Força Naval catalana o el manifest dels esperantistes per laindependència. El seu document sobre la Sanitat (Sanitat per laindependència) no ha agradat als separatistes d’esquerres: hi veuen un “document privatitzador”, “maniobra del lobby sanitari privat”, i “al servei de la privatització, la opacitat i la corrupció”.

Comencen les divisions al separatisme. Qui donarà de menjar a la mestressa dels forcos quan s’acabi la martingala?

bastoncillo

 



Categories: En el Butifarrèndum, Huid del nacionalismo

Tags: , , ,

5 comentarios

  1. En mi opinión todos (anti-independentistas y los propios independentistas) deberíamos aprender a distinguir la cuestión del separatismo y la cuestión de la economía/justicia social. En el caso de Cataluña una cosa no se corresponde con la otra, porque identitariamente posee una importante diferencia (la lengua) pero social, económica e históricamente no es excepcional. Recibe el mismo trato que el resto del estado.

    El independentismo es una cosa puramente sentimental, identitaria (si eres catalanohablante y te sientes sólo catalán, o más catalán que español, puedo hallar lógico que te sientas más o menos atraído por el nacionalismo). Lo segundo, las reclamaciones sociales y económicas, no están relacionadas con ser Cataluña ni con cómo ésta es tratada sino con una crisis que afecta por igual a toda España (y a toda Europa, dicho sea de paso). Son cosas distintas, pero que desgraciadamente siempre se intentan vincular aunque no tengan nada que ver.

    Ambas cosas sólo están conectadas en aquellos territorios donde realmente existe un trato diferenciado e injusto hacia una región concreta por parte del resto del país al que pertenece. Opresiones, explotaciones, colonizaciones, etc. Las cuales pueden ir además unidas a sentimientos identitarios nacionalistas, como fue el caso de Irlanda (con una identidad diferenciada del Reino Unido, que fue colonizada por éste y que además era explotada económicamente y ninguneada políticamente dentro de dicha unidad).

    Pero en un caso como Cataluña esto es absurdo. Más allá del idioma no hay otra diferencia. Cataluña es una región con los mismos derechos y obligaciones, en todos los aspectos, que el resto de España. Si aporta más es porque es más rica, como Madrid. Y se ha beneficiado de su pertenencia a España tanto como ésta le ha perjudicado (esa riqueza que le “obliga” a pagar más es fruto de la gran inversión que en su momento hizo el estado en la industria catalana). Si a esto añadimos que históricamente ha formado parte del proyecto estatal común desde sus inicios (no es una colonia) no veo entonces dónde está esa conexión entre “pertenencia a España” e “injusticia social” que el independentismo de izquierdas percibe.

    Lo que sucede más bien es que el independentismo (repito: sentimiento básicamente irracional e identitario, más allá de los ropajes que se quiera poner) INSTRUMENTALIZA la crisis, los recortes, etc. para justificar sus ideas y así convencerse a sí mismo y a otros de que es un movimiento racional, fruto de circunstancias que lo hacen necesario (“no nos dejan más remedio”), en vez de una idea mesiánica, fija, previamente establecida por causas puramente identitarias.

    Desgraciadamente mucha gente en principio no nacionalista se lo ha creído. El crecimiento actual del secesionismo entre la sociedad catalana tiene mucho que ver con esto. Aquí hay que reconocerle gran inteligencia al independentismo, aprovechando la crisis y asociándola de forma victimista a la pertenencia de Cataluña al conjunto español (como si sólo Cataluña sufriera la crisis) para aumentar sus filas. De propaganda saben un rato. Se engañan quienes les llaman tontos, iluminados serán pero tontos no (al menos los ideólogos).

    En cuanto al anti-independentismo, opino que se puede estar cayendo en el mismo error, lo que tampoco es bueno. Quiero decir, el escándalo de Pujol y otros hace afirmar a mucha gente que el independentismo sería sólo una cortina de humo para robar a manos llenas cegando a la ciudadanía con una “tierra prometida” y echando la culpa al resto de España. Algo de eso hay (y también pasa al revés: en el gobierno del PP también hay quién usa el debate nacionalista o se envuelve “patrióticamente” en la bandera española para desviar la atención de sus trapicheos o su gestión), eso ha pasado siempre en todas partes, pero reducir el nacionalismo a eso es una gran equivocación. Es algo más profundo. Con esto no lo defiendo, sólo digo que reducirlo a “excusa” o “cortina de humo” es una percepción errónea.

    De todos modos algo sí es cierto: aunque los nacionalismos (cualquiera de ellos) no puedan reducirse a ese papel de coartada de la corrupción política sí son siempre caldo de cultivo perfecto para dicha corrupción. Son una ideología maniquea, donde los otros siempre son malos (o, al menos, más malos) y los míos siempre buenos (o más buenos que los otros). Ello genera sociedades autocomplacientes, donde incluso los más críticos con la sociedad propia tienden a justificar más o menos a sus paisanos porque “son hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta” y a exagerar, por contra, los defectos del “enemigo”.

    Ojo: el fenómeno es muy evidente en Cataluña con el independentismo, pero en mayor o menor medida pasa en todas partes, también entre “patriotas” del resto de España. El recurso infantil a la bandera que todo lo justifica y al “ellos contra nosotros” es universal, por desgracia.

  2. En el hospital Vall d’Hebrón tienen una UCI pediátrica que hace años que no utilizan, y allí meten a los enfermos que están a la espera de una cama en planta, así los familiares no pueden sacar fotos de los pacientes hacinado en los pasillos, porque los hacinan en esa habitación. Mientras, 12 plantas de ese hospital cerrado porque no hay dinero para pagar al personal.

  3. DE HECHO, YA LLEVAN DENUNCIIANDO DESDE HACE TIEMPO LO DE LA SANIDAD…Lo fuerte es que ahora los acusan..¡De españolistas!

  4. Antoni ha acertado de pleno en su comentario. Los de Café amb llet, no se dan cuenta de que saqueo de la sanidad e independencia son exactamente lo mismo, o que se creen, ¿ que los que mueven toda esta “martingala” no lo hacen para poder hacer suya Catalunya como si de su masia se tratará para saquearnos a todos los catalanes? Despertad chicos que con el cuento del separatismo y de que som una “nació” os están tomando el pelo desde hace tiempo!!!

  5. Lo que dice este amigo acerca de las intenciones de saquear la Sanidad Pública es bien cierto. Se le olvida de nombrar a ERC como complice necesario.
    Espero que este amable separatista argentino (ojo, separatista no de ningún territorio argentino, sino separatista de una parte de España) y otros separatistas empiecen a darse cuenta de que son los tontos útiles de una gran operación político-financiera de la mafiosa cúpula separatista.

Deja un comentario