Lo que dijo el Papa de la lengua y los nacionalistas no quieren oír.

León XIII lo tenía claro. Algunos curas nacionalistas todavía no.

León XIII

“Au Novell, deixa de fer el brètol que al Cel hi han moltes estrelles però cap cubana”

A principios del siglo XX había problemas lingüísticos en Bohemia y Moravia. León XIII escribió una carta encíclica a los obispos de esas diócesis, aconsejándoles modos de actuar. El documento de llamaba Reputantibus, fue emitido el 20 de agosto de 1901, forma parte del magisterio de la Iglesia y es una joyita para los catalanes:

“La situación es sería -decía León XIII- porque mientras el catolicismo está expuesto al odio y la astucia de enemigos externos, asuntos domésticos también lo dividen. (…) Semillas de discordia crecen diariamente entre los mismos católicos.

(…) El disenso más fuerte, especialmente en Bohemia, se halla en las lenguas que cada persona emplea según su origen. (…) Hemos decidido abstenernos de resolver esta controversia. (…) Es tarea de los encargados del Estado preservar intactos los derechos de los individuos, de modo que el bien común de la nación se asegure y se le permita florecer. (…) Nuestra tarea nos manda tener constante cuidado de que la religión (…) no sea puesta en peligro por controversias de esta naturaleza. Por consiguiente, exhortamos seriamente a vuestros fieles, aunque sean de varias regiones y lenguas, a preservar esa amistad tanto más excelente que nace de la comunión de la fe y los sacramentos comunes. (…) Sería realmente desgraciado que los que están unidos por tantos vínculos sagrados y están buscando la misma ciudad celeste sean divididos por razones terrenales. (…) Los fieles, sin duda, deben reconocer de hecho y en la práctica que a los ministros de la Iglesia sólo les conciernen los negocios eternos de las almas. (…) Los ministros de los sacramentos advertirán más eficazmente a los fieles de que no excedan los límites preservando y defendiendo los derechos justos de cada raza, o no violentar la justicia por excesivo partidismo y pasar por alto las ventajas comunes del Estado. (…) Que Dios, que es Amor, (…) conceda que con humildad todos piensen en los demás más que en sí mismos, que no busquen sus propios intereses sino los de los demás.”

Puro seny ¿Lo aplicamos a nuestra Cataluña?

Señores Joan Costa y Bou, abate Soler de Montserrat, obispo Novell y demás capellanes del Front Nacionalista: dejen de sembrar la discordia entre los catalanes y de lastimar la religión con su defensa del nacionalismo.

Señores obispos de la Tarraconense: protejan la unidad de sus fieles, rectifiquen sus cartas pastorales donde endosan el nacionalismo y someten su acción pastoral a criterios ideológicos.

Señores clérigos: no violenten la justicia y recuerden las ventajas de la vida común española.

Señores gobernantes: protejan los derechos individuales pensando en el bien común.

Señores educadores católicos: déjense de monsergas nacionalistas y cumplan con su misión sin someterse a las directrices de lobbies políticos como Òmnium/Òdium/Òpium Cultural. Y sobre todo, no utilicen las mochilas de sus alumnos para enviar propaganda ideológica que divide a los católicos.

Que nadie se equivoque: la Iglesia no es nacionalista. Es contraria a cualquier ideología que anteponga las realidades terrenas a las trascendentes. Ha condenado el nacionalismo innumerables veces. Pero en Cataluña algunos de sus capellanes hablan y actúan de modo que parecen preferir al ídolo “nació catalana” sobre el Dios del que son ministros. Això no està bé, oi mossèn Costa?

bastoncillo

 

 



Categories: Alma, Huid del nacionalismo, Mejor juntos, Pensando bien

Tags: , , , ,

5 comentarios

  1. Veo incompatible el ser cristiano con promover la separación, la diferencia y la ruptura.

  2. HA DICHO EL PAPA FRANCISCO:
    “Lo importante es la unidad,
    evítense los conflictos”:
    Y ésa es la pura verdad,
    el Evangelio que alumbra
    a toda la humanidad.
    Miren los nacionalistas
    su enferma voracidad,
    que con impulso diabólico
    divide a la sociedad.
    Recuerden los consagrados
    que su carisma es la paz,
    no sean piedra de escándalo
    dentro de la cristiandad.

  3. A Está muy bien que se deje en evidencia y desenmascare a personajes “quita columnistas”, infiltrados dentro del clero como Joan Costa, el lamentable obispo Novell… Hay que recordarles aquello de que “no se puede servir a dos señores…”, y que nos hemos dado cuenta a quién sirven ellos

  4. Muy bien el artículo, así como el trabajo previo para llegar a esta misiva de León XIII. Me sorprende en mi conocimiento del nacionalismo catalán que sectores católicos sean forofos de él, ya que siempre he pensado que era mas agnóstico, a diferencia del nacionalismo vasco, históricamente católico hasta la médula.

  5. Lo mismo algún creyente espera que en el otro mundo San Pedro le reciba en un perfecto catalán de Barcelona, en estricto cumplimiento de la norma de Fabra. Católico significa “universal”, pero algunos necesitan un catolicismo pequeñito, casi individual, que permita además diferenciar a éste de aquel. Eso en su grado extremo son las castas hindúes. Y ya sabemos que la casta de los “ocho apellidos catalanes” o “charnego pero perfectamente obediente” serán los brahmanes, el resto ni siquiera shurdrás; serán los intocables. Entre ellos los de Súmate, que cuando ya no sirvan a los propósitos de la ANC, automáticamente volverán a ser considerados infrahumanos. Vamos, lo que hicieron los nazis con los ucranianos, que los recibieron como liberadores frente a los rusos, y luego pasaron de Guatemala a Guatepeor; en ambos casos, esclavos, primero de los rusos, luego de los nazis, y luego otra vez de los rusos con estancias más o menos largas, incluso hasta el final de sus días, en Siberia de muchos de ellos.

Deja un comentario