Cae otro mito: no hubo “imposició del castellà” en Cataluña, admite un líder nacionalista.

La realidad tumba otra mentira nacionalista.

imgres

Uno de los grandes mitos nacionalistas es que el castellano fue impuesto por “Espanya” a los catalanes a golpe de Decreto. No fue así. Los catalanes lo hicimos nuestro voluntariamente. Así lo reconoció hace más de un siglo uno de los padres del nacionalismo, Ferran Agulló.

Fernando Agulló Vidal (Gerona 1863 – Barcelona 1933) es conocido por haber inventado el término “Costa Brava” en 1908. Fue escritor, poeta, gastrónomo y dramaturgo. Pero nadie olvida su relevante papel político en los inicios del catalanismo. Fue el primer Secretario General de la Lliga Regionalista de Prat de la Riba y Cambó. Dirigió el órgano periodístico del partido, La Veu de Catalunya, donde escribió durante muchos años bajo el pseudónimo de POL.

Precisamente en en La Veu de Catalunya de 17 de febrero de 1910 (página 2), Agulló destruye el mito de la “imposición por decreto del castellano” en Cataluña. Así lo dice:

Fernando Agulló

 

Captura de pantalla 2014-05-17 a la(s) 16.19.01

“En las cuestiones de lengua se ha de evitar la imposición, el contrariar los hábitos, las costumbres. El castellano no se ha impuesto por Decreto en Cataluña, sino por adopción voluntaria, lenta de nuestro pueblo, efecto de los grandes prestigios que iba adquiriendo la lengua castellana. Éramos libres, teníamos completa autonomía política, con Cortes más soberanas que las propuestas en las Bases de Manresa, y ya se hablaba y escribía en castellano, y en castellano hemos de leer uno de los discursos más ardientes que se hicieron en el Salón de San Jorge en las últimas Cortes Catalanas”.

Señores nacionalistas: los catalanes adoptamos libremente el castellano. En cuestiones de lengua se ha de evitar la imposición. Respeten nuestras lenguas y nuestra libertad. Prou imposicions. Prou mentides. Visca la llibertat!

bastoncillo



Categories: Historia, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , ,

13 comentarios

  1. Antoni: En efecto. Pero hago un matiz. Tan malo es querer “castellanizar” España como “catalanizarla”, o que ambas pretendan una hegemonía económica, cultural o lingüística. Lo maravillo de España, y siempre nos están faltando nuestros primos los portugueses, es su diversidad, lo que es una riqueza de la que carecen otros países más monolíticos. Y lo de lo “millor d´Espanya” referido a Cataluña ya lo indica Jaime I en su Libro de los Hechos; es en una Corte General de Cataluña para pedir dinero, donde está claro que se hace la “pelota” a las ciudades, que eran las que podían dárselo. Pero no importa. Son los ciudadanos catalanes los que se sintieron honrados por lo que dijo D. Jaime. Que era lo que pretendía. Saludos cordiales.

    • AVE: España no se castellanizó. en el s18 igual que el dialecto de aparís, el toscano, el ingles de Londres, el ruso de Moscú, el árabe coránico y el Haut Deutsch. Los nuevos estados nacionales homologaron sus documentos en la lengua de la corte,por encima de las lenguas regionals, los galaicos Gallegos, escoceses, irlandeses, galeses, bohemios, bávaros, napolitanos, piamontinos, vascos, lemosines etc… España en el s18 llegaba desde Nápoles a FIlipinas y del Polo norte al polo sur de América… tampoco se impuso el castellano, quechua, aymara, guaycurú, guaraní o nahuatle.

      Por otro lado, las cortes de Cataluña no existieron jamás. Existió la Generalidad de Barcelona, que excluía al resto de condados de la Marca, al marquesado de Gotia (Francia desde 1358) y Lerida y Tortosa (Aragón hasta 1834). Y esa Generalidad NUNCA JAMÁS fue soberana, sino una delegación adminitsrativa de la corona foral de Aragón

  2. Me encanta este blog, acabareis siendo un canal de información valiosísimo 🙂

  3. JJGD. Me parece una autentica lección de historia…si me da permiso me gustaría compartirla. Gracias.

    • Estimado Francisco Aparicio: Por supuesto, puede hacer Ud. lo que quiera. ¿Y sabe lo más sangrante? Que los independentistas cultos, que por supuesto los hay, saben que todo lo que he dicho es verdad. Es triste ver que personas de alto nivel intelectual se rinden a una idea antes que a la verdad. Pero en fin, eso también ocurrió en la Alemania de Hitler. La nación más culta de Europa, con las mejores universidades, con teatros llenos de gente para escuchar ópera (no sólo a Wagner) y ver representaciones teatrales de todo el mundo, con literatos de primera, con unos científicos envidiados en todo el mundo, aceptó a un payaso cruel con bigotito. Y aquí tampoco podemos hablar demasiado. Franco murió en su cama sin mayor contratiempo (y que conste, no le deseo la muerte a nadie, ni siquiera a los dictadores) y por mucho que ahora gente que nació después de 1975 pavonee, la oposición al franquismo fue obra del Partido Comunista, donde entraba cualquiera, y grupos que le bastaba una furgoneta. Por mucho que “Cuéntame como no pasó”, perdón “Cuéntame” cuente un cuento en algunas partes.

  4. Mare de Deu. Quantes veritats que mai s’explicaran a les nostres escoles.

  5. Es que el castellano se introdujo en Cataluña simplemente porque por su posición central en la Península y ser el reino mayor y más poblado, su lengua, es castellano, se convirtió en la lengua “koiné” en estos lares. Jaime II el Justo escribió al malik o sultán nazarí granadino Muhhamad III en castellano, en el marco de las negociaciones que desembocaron en la Sentencia Arbitral de Torrellas de 1302, firmada por ambos reyes, más Fernando IV de Castilla y Dionisio I de Portugal. Como se ve sólo faltaba la reina de Navarra, Juana I, y hubieran estado los “cinco reyes de España”, expresión de la época, como lo es la expresión de Muntaner sobre que los reinos peninsulares son de “una carne y una sangre”; o la expresión “reges vel principes Hispania”, usada por los mismos reyes. Esto lo ha estudiado a fondo José Antonio Maravall. Por tanto igual que Jaime I hablaba en castellano con su yerno Alfonso X y con los nietos de éste y su hija Violante de Aragón (a la que también escribía a veces en castellano), ya tenemos que en el siglo XIII y XIV y luego en el XV el castellano era un lenguaje cancilleresco, más que los comerciantes lo empleaban con absoluta frecuencia y sin problemas. En el siglo XVI, el considerado mejor escritor en catalán de la época, en 1157 publicó su obra «Coloquis de la insigne ciutat de Tortosa», donde expresamente indica que en todas las ciudades grandes de Cataluña y en los pueblos junto a a los caminos reales no queda nadie que no domine el castellano. Y se quejaba,con razón, que la nobleza castellana quisiera identificar España con Castilla ninguneando (en expresión moderna) a Cataluña y Navarra.

    No cabe duda que con los Austrias el castellano siguió siendo muy usado en Cataluña, como lengua de comercio y como lengua de cultura. Además también se expandió por Italia, hasta el punto que algún poeta se quejaba de que se “españoleaba” en la lengua florentina, la lengua de cultura italiana.

    Por supuesto los disparates que se dicen sobre la “Nueva Planta de la Real Audiencia del Principado de Cataluña”, como que prohibió el catalán, cuando ni siquiera es mencionado en todo el Decreto; cuando además rehabilita como propias las Constituciones, que estaban en catalán (por cierto traducidas a ese idioma desde el original latín por orden de Fernando I, el primer rey Trastámara) y no se tradujeron al castellano hasta finales del siglo XIX, lo que muestra que se usaba. Sin mencionar cierta orden de Carlos III ordenando el uso del castellano y el catalán en la Real Audiencia.

    Por no hacer muy largo esto, señalo que un catalanista de pro como fue Corominas, indicó expresamente que sólo hasta la Ley Moyano de 1857 puede hablarse de una cierta imposición del castellano. Y hay que matizarlo. La Ley Moyano introdujo un sistema de escuelas públicas, el primer intento de acabar con el desmedido analfabetismo de España. En las letras básicas, el castellano fue el lenguaje escogido para aprender por todos. La causa eran varias: no había gramática normalizada en catalán, que además disponía de varios dialectos (aparte del occitano de Arán) con dificultades de unificación lingüística. Igual ocurría con el gallego y el vascuence. Formas maestros en castellano era más fácil y barato en una España arruinada, como lo era la del siglo XIX. Sin embargo se olvida que en la misma Ley Moyano, cuando se habla de la educación superior universitaria, en la Carrera de Diplomática, era obligatorio el estudio y conocimiento del lemosín, nombre del catalán como lengua a mediados del XIX.

    En el primer y más inmediato franquismo hubo renuencias con el catalán, pero como bastantes de los apoyos de Franco eran falangistas catalanes de correaje y pistolón, no tardó mucho en admitirse sin problemas el catalán incluso en literaturas aunque es verdad que no en el lenguaje oficial. Entre esos autores catalanes y valencianos claramente cercanos al fascismo y partidarios de Franco podemos contar con el conde Martí de Riquer (más bien carlista) y los Badía Margarit, Bassol, Aramón i Serra, Turell, Romeu, Brull, Joan Amaades, Pere Bohigas, Casacuberta, Gulsoy, Puértolas, Montoliu, Dolç, Joan Fuster (sí Joan Fuster), y más que no cito, bajo la mirada complaciente de Günter Haensch, director del DolmetscherInstitut de Munich, una institución nazi. Algunos siguieron en su postura inicial profranquista, otros se alejaron y otros simplemente se limitaron a no significarse. Perdón por la extensión.

    • El “mejor escritor en catalán del siglo XVI” es Cristòfor Despuig, y escribió en 1557 su obra, eso sí bien citada. Tengo un teclado fallón, más el gran error de escribir deprisa y al tiempo escuchando el Barcelona-Atlético de Madrid. Y ya sabemos que los varones no podemos andar y silbar a la vez. Mis excusas.

    • Magnífico resumen. gracias.
      Cristòfor Despuig, autor de Col-loquis de la ciutat de Tortosa, era uno de esos catalanes que no aceptaban el intento de Castilla de erigirse en representantes de España. Tiene un escrito donde rechaza la pretensión castellana donde afirma que Cataluña no es solamente España si no que es Lo millor d’Espanya. Esto podemos leerlo en un bello catalán antiguo,

  6. Sols cal preguntar-ho a qualsevol catala de mes de 50 anys honest i sincer. ULL , cada cop en queden menys !!

Deja un comentario