Pío XI avisa al abad de Montserrat.

Y a los demás capellanes del Front Nacionalista.

pioxi

Era en 1925. Todavía humeaban las trincheras de la Primera Guerra Mundial. El papa de la época, el beato Pío XI, avisaba en la carta encíclica Quas Primas:

“Hemos lamentado (…) y de nuevo lamentamos (…) la siembra general de las semillas de la discordia y las llamas de la envidia y las rivalidades entre los pueblos, que tanto demoran hasta el presente la conciliación de la paz; el desenfreno de las pasiones, que se cubren no raras veces con la apariencia de bien público y de amor patrio, y lo que de él se deriva: ya las divisiones entre los ciudadanos, ya el ciego e inmoderado amor propio”.

¿Lamenta el abate Soler la semilla de la discordia y envidia sembrada con el espanyansroba, “ens volen aixafar”, “ens volen residuals”? ¿Lamenta mossèn Joan Bada las llamas de la envidia que propagó su colaboración con el simposio “Espanya contra Catalunya”? ¿Lamenta el bisbe Novell la rivalidad entre los pueblos atizada por lamentarse de una supuesta “opressió” de Cataluña por España? ¿Lamenta mossèn Joan Costa sus conferencias de apoyo al “dret a decidir”, un invento de marketing del CATDEM que cubre con apariencia de bien público y amor patrio la división entre los catalanes?

No lo sabemos. Los que sufrieron la Segunda Guerra Mundial quizás lamentaron no haber compartido a tiempo los lamentos del papa.

dolca

 



Categories: Alma, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , , ,

1 comentario

  1. Enviado desde Samsung tablet

Deja un comentario