Aciertos y contradicciones de Rubio Llorente sobre el referéndum.

Hacia unas elecciones plebiscitarias.

rubio llorente

 

Rubio Llorente escribe hoy en La Vanguardia sobre el referéndum. Dice cosas interesantes. Y contradictorias. Veamos:

“La independencia de Cataluña” que persigue “el malhadado referéndum sería “trágica para Cataluña y para España, y quienes la alientan cometen un gravísimo error”. Obvio.

No puede tacharse de inconstitucional el propósito de alcanzarla mediante la reforma de la Constitución. Esta habría de ser acordada por el pueblo español, titular de la soberanía, pues los catalanes por sí solos no tienen derecho a decidirla, ni como derecho moral ni como derecho jurídico”. Bien visto.

– El “derecho a ser consultados” sobre el tema es un “derecho moral”. “Nuestros gobernantes deberían esforzarse por encauzar jurídicamente ese derecho moral por alguna de las vías que ofrece nuestro derecho positivo”, por ejemplo reformando la ley sobre las modalidades de referéndum. ¿Qué es un “derecho moral”? ¿Tiene Sarriá un “derecho moral” a ser consultado sobre la independencia de su barrio respecto a Cataluña? ¿Es un “derecho moral” el privar de su secular identidad española y catalana a muchísimos catalanes? ¿Qué consecuencias jurídicas tiene un “derecho moral”?. ¿Tiene el resto de España un “derecho moral” a seguir siendo España? Seriedad, señor catedrático.

– Celebrar el referéndum permitiría desalentar “el sempiterno victimismo de los independentistas” y hacer posible una discusión amplia sobre el tema. Ojalá fuera cierto. ¿De verdad cree Ud. que el nacionalismo renunciará a su motor -el victimismo y el resentimiento- si se celebra el referéndum? ¿Cree que la discusión sobre la independencia en Cataluña, con todos los medios de comunicación a sueldo de la Generalitat, con la educación politizada y las administraciones copadas por el nacionalismo, sería “amplia”, equilibrada y objetiva como lo está siendo en Escocia? Prudencia, señor catedrático.

– Si el referéndum es la “manifestación de un supuesto derecho de los catalanes a decidir, “es tan inaceptable en España como lo sería en Canadá o en el Reino Unido”. ¿En qué quedamos? El “derecho a decidir” ¿es un aceptable “derecho moral” o es un inaceptable “derecho de autodeterminación”?. Coherencia, señor catedrático.

– La pregunta del referéndum es “absurda”, y “el tono de ultimátum de la Generalitat al gobierno nacional “hace imposible una respuesta positiva”. Bien visto.

“Lo que realmente ocurre es que los nacionalistas no están interesados en que se celebre la consulta, sino en que se les niegue el derecho a hacerla”, pues “prefieren el discurso de las emociones al de la razón”, y quieren “dejar al Estado en mal lugar“. Bien visto.

– Que el Estado “se limite a repetir, una y otra vez que cumplirán y harán cumplir la Constitución y que esta no permite que Cataluña se declare independiente sin contar con la voluntad del resto de los españoles (…) es más útil para reforzar la postura de los independentistas que para debilitarlos”. Cierto. El Estado debe hacer mucho más. Hace demasiadas décadas que ha abandonado el combate ideológico contra el nacionalismo en Cataluña. Pero eso no implica que sea convieniente celebrar el referéndum.

“El camino ahora preferido por los independentistas es el de las elecciones plebiscitarias. Cierto. Ése es su escenario final. Unas elecciones autonómicas convertidas en una pregunta sobre la independencia, apoyadas por todos los mecanismos electorales del Estado. Para eso debemos prepararnos.

20131217-100310.jpg



Categories: En el Butifarrèndum, Pensando bien

Tags: , , ,

Deja un comentario