Glorioso Trapiello en El País: “el tren secesionista chocará en breve y el impacto va a ser de los que hagan época”

“Si en Cataluña no se hubieran conculcado derechos constitucionales desde hace 30 años, no estaríamos aquí”.

Andreu Trapiello és de Lleó i viu a Madrid. Fue novicio durante unas semanas en un convento dominico de Burgos, su padre falangista le echó de casa por encontrarle un ejemplar de Mundo Obrero, se afilió al PCE de donde le echaron por “revisionista” y dice que no votó la Constitución “por republicano y porque entronizaba a un Rey“. Poeta, cervantista, certero y libérrimo, escribió ayer en El País sobre “la martingala”, o sea el prusés:

Hay un tren, desde luego, y maquinistas y pasajeros, incluso rehenes, pero no habrá choque de trenes, porque para que fuese así tendría que haber dos trenes, y aquí solo hay uno. Esto no obsta para que ese tren se precipite ciego contra los topes de la estación final, y chocará en breve. De eso no hay duda, y a tenor de la aceleración exponencial, el impacto va a ser de los que hagan época.

¿Y no habría modo de evitar el choque? Probablemente no. […] La ventaja para los independentistas de hacer figurar en la escena dos trenes que circulan por la misma vía y en sentido contrario es doble: se hace creer que Cataluña y España son dos formaciones diferentes y soberanas con igualdad de derechos (circular por la misma vía), pero asimétricas (a España, un convoy bastante más poderoso, solo le bastaría la inercia de su marcha para llevarse por delante cualquier obstáculo). Esto les permitiría seguir victimándose, porque es fácil suponer quién llevaría la peor parte en esa colisión, aunque finjan ahogar su melancolía en la metáfora de David y Goliat.

Y aquí es donde entra en escena el supuesto maquinista del tren del Estado, y decimos supuesto porque al no ser el Estado en este proceso ningún tren, el maquinista (Rajoy) viene a ser un fantasma.

A él le han acusado los secesionistas no solo de querer arrollar el legítimo tren de la independencia, sino que lo culpan, al propio Rajoy y a todo el Estado, de no haber detenido este mismo tren a tiempo: “de habernos advertido el Tribunal Constitucional de las consecuencias de un referéndum, este no se habría celebrado”, han declarado Artur Mas, Homs y compañía en sede judicial, lo que no les ha impedido proclamar a la salida ante sus secuaces que “volverían a convocarlo”.

La creencia de que Rajoy ha sido y es un estorbo para cualquier solución es un éxito de la propaganda independentista que comparten hoy muchos medios de comunicación no independentistas, la oposición, la práctica totalidad de los catalanes y una considerable mayoría de españoles. Y es cierto, Rajoy es responsable en parte, pero no en mayor medida que la no menos indolente sociedad en su conjunto. Si Rajoy y todos los demás hubiéramos defendido la Constitución —algo que no tiene la menor relación con el diálogo político—, no estaríamos en este punto. Pero muchos han creído, desde los primeros Gobiernos democráticos hasta el último, desde el gran o pequeño empresario al último de sus empleados, junto a intelectuales, profesionales y demás, que las cosas acabarían arreglándose solas y que los secesionistas llevarían su tren de forma sosegada a una vía muerta, y con esa frivolidad propia de las sociedades irresponsables se ha buscado a quién echar la culpa. Rajoy cree injusto el sambenito, ese disfraz de don Tancredo que le han puesto, pero lo cierto es que no interpreta mal ese papel: hasta veinte veces manifestó que el referéndum del 9-N no se celebraría, y cuando se estaba celebrando, y aun después, trató de hacernos creer que había sido poco menos que un pícnic. Lo cual, dicho sea de paso, les ha proporcionado a los imputados la línea argumental de su defensa. “Si el Estado (Rajoy) decía que era un pícnic, ¿de qué se nos acusa?”.

¿Pero en esta opereta no hay un solo justo? Desde luego que sí, ha habido algunos pocos, en Cataluña varios, que han tratado de asaltar la locomotora y detener al maquinista loco, pero se les han echado encima no solo los fogoneros, sino muchos pasajeros, los famosos voluntarios, con comportamientos sociales a menudo de jauría humana de guante blanco. A las 9 de la mañana del mismo 9 de noviembre, en cuanto se abrieron los colegios electorales, UPyD pidió en un juzgado que se detuviera la consulta. El fiscal lo desestimó por no saber a esa hora, dijo, quién convocaba aquello… y volvió a desestimarlo a mediodía, cuando un Mas ebrio de triunfo apareció por televisión jactándose de ser el único responsable de aquella martingala, al tiempo que retaba a la fiscalía: “la manga riega, que aquí no llega”. Aquel fiscal es, en uno de esos giros que solo tienen cabida en la ficción, el mismo que ha tocado a Mas en el juicio que se ha seguido contra él por los sucesos del 9-N.

Y aquí estamos. Si en Cataluña no se hubieran conculcado o aborrecido derechos constitucionales desde hace 30 años en materia de lengua, educación y propaganda, ni transigido con victimaciones políticas de ningún género, ni las corruptas de Pujol, ni las insensatas de Montilla, y se hubiera recordado a los españoles que en un Estado de derecho la falta de libertad e igualdad es lesiva para todos, no estaríamos aquí. Si el Estado hubiera sido la mitad de beligerante que han sido los Gobiernos nacionalistas catalanes, si hubiese sido la mitad de leal para consigo mismo de lo que esos Gobiernos han sido desleales con él, no estaríamos aquí. Si los demócratas hubieran defendido sus derechos constitucionales con la mitad de brío que han puesto los independentistas en atropellarlos, no estaríamos tampoco aquí.

El tren circula ya a la mayor velocidad, fuera de control. Van en él dos millones (dicen) de independentistas y llevan como rehenes a otros cuatro millones de catalanes. Embestirá los topes (la Constitución) a 1.000 por hora, saltará a los andenes, en una balumba horrísona, y se llevará por delante todo lo que encuentre a su paso hasta que las leyes físicas acaben por reducirlo a la completa y espantosa quietud, en medio de un silencio atronador. Algunos miembros de la CUP —al grito de “¡fuera topes!”— han manifestado que ellos están “dispuestos a todo”, y viven ya anticipadamente ilusionados ese momento.

Mientras la fiesta continúa (en Madrid Mas anunciaba “una tercera vía”, y dos días después en el País Vasco solo una: la independencia), el pálpito de que finalmente nada grave sucederá es general. Incluso se nos viene diciendo de un tiempo a esta parte que muchos independentistas dan por concluida la martingala esquizoide. ¿Tienen algún fundamento tales impresiones, tales barruntos? Sí, parecido al que daba por “imposible de todo punto” el triunfo de Trump el mismo día en que aquel se estaba produciendo.”

No, Andreu, el tren separatista no s´aturarà. No lo hizo en 1934 ni en 1936. Como en la fábula de la rana y el escorpión, es el sino del nacionalismo: hundirse siempre en una llameante pira de tristeza y dolor. Pero sí pueden hacerse tres cosas:

1- Hacer descarrilar el tren antes de que colisione con los topes

2-Asegurar los topes para evitar que derrumbe, al empotrarse contra ellos, el completo edificio del Estado de Derecho que hemos construido entre todos.

3- Garantizar que nunca más un maquinista loco pueda volver a conducir el tren.

Dolça i ferroviària Catalunya…

 



Categories: Pensando bien

Tags: , , , , , , ,

31 comentarios

  1. Si Dolços, entre tots aconseguirem parar aquest tren. Per això estem aquí!!!!

  2. Pues háganse las tres cosas: la primera se llama 155, la segunda se llama nueva Ley de Partidos, y la tercera (cumplir y) hacer cumplir la Constitución.

  3. En general bueno, certero y coincidente con el pensamiento de muchos de esos catalanes que denomina rehenes del tren. Cierto que un puñado grande de fogoneros mantienen en marcha la máquina, fogoneros ubicados en tantos medios de comunicación, escuelas, asociaciones, y todo aquello que pueda aportar una pieza de carbón. En cuanto a maquinistas, hay relevo aunque algunos sean marionetas del anterior, porque ¿quien es el jefe de máquinas?, ¿Pujol, que la fabricó? (programa 2000), ¿Maragall, que quiso probarla?, (nuevo estatuto donde nadie lo pedía, y resultó casi constitución de Estado asociado), ¿Montilla, rehén de los secesionistas de siempre ERC?, (que sólo hablaba de “desafección de los catalanes”), ¿Mas, que tras la reunión sobre el pacto fiscal la puso en marcha?, (sabiendo el enorme poder mediático ya acumulado con capacidad de radicalizar, como así ha resultado con sus ¿dos millones de pasajeros?), ¿Puigdemont, maquinista a dedo?, (que es voz ventrílocua de su mentor).
    ¿y los cuatro millones de rehenes?, ¿no somos también fogoneros pasivos?, ¿cuántos nos quedamos en casa en elecciones porque pensamos que esto no va conmigo?, ¿cuántos con el papel de tontos útiles?, ¿cuántos en el papel de ser muy muy progres, estar de lado de estos nacionalistas?

  4. Los que viajamos como rehenes en el tren estelado, llamado a convertirse en estrellado, haremos bien en acomodarnos en los vagones traseros. Los “heroicos demócratas” que están en la locomotora comprobarán cuan duro es el hormigón de la estación Constitución Española.

  5. Se dijo con insistencia
    que ArturMas fue la almorrana
    que el c* de Convergencia
    soportó de mala gana.
    Soltó el pedo chocatrenes
    y Convergencia devino
    PEDOCAT en los andenes
    con mil y un palomino.

  6. ¿Por qué Sres. de Dolça Cat. le llaman Andreu a quien es Andrés y dicen que es de Lleó cuando es de León? ¿Hay alguna ironía que no pillo o lo hacen para pasar por el catalanizador de nombres y procedencias lo que es más español que quien precisamente reescribió la adaptación del Quijote?

    • Dolça Catalunya utiliza el catalán o el castellano indistintamente y esa es precisamente una de las armas para combatir al nacionalismo. Que dejemos de asociar la bella lengua catalana únicamente con el secesionismo. El catalán es de todos.

      Al igual que se traducen algunos nombres de idiomas extranjeros sin que produzca extrañeza (me vienen a la mente Johann Sebastian Bach por Juan Sebastián Bach, London por Londres, Aachen por Aquisgrám, etc.), el pasar nombres del catalán al castellano y viceversa no debería suponer problema alguno en una sociedad normalizada. Lo malo es que los nacionalistas han creado un conflicto lingüístico donde no debería haber nada más que intercambio y armonía entre dos lenguas sin duda alguna hermanas.

      • Es verdad q aqui «cambiamos» del catalan al español sin darnos ni cuenta…
        Podemos llamar por ejemplo a Jordi y a Jorge..dependiendo si el interlocutor habla catalan o español…y sin poblema lo tenemos asumido entre los de
        a «pie»…toda a vida…claro q desde hace unos años cuando empezó el «monotema»…
        los q se «hicieron» de la noche a la mañana« nacionalseparatas »
        empezaron a« dar por ahi» con preguntitas «gilipuas»…como :
        como te llamas realmente Jordi o Jorge…como siempre con sus imbecilidades ridículas…solitos se retrataban…y ahí estan retratados y com su guerra…«prucesista» q al pueblo llano q NO CHUPA le importa menos de medio pepinos!!! 😉
        Saben q seran muchos pero estan solos…y es lo q les jo*e!!!

  7. Igual están esperando, por acuerdos con los otros partidos, a que den el paso definitivo y válido ,para poder aplicar el 155 . yo no veo otra ,pues a estos del PEDOCAT ,ya no les vale las anticipadas(serían un caos para ellos) y los bélicos de la CUP tampoco,pues se les ha visto cuales son sus intenciones,anti todo,y no creo que convenza a mucho más voto. Confían en un caos generalizado,que salgan al rescate los pardillos de sus votantes(lo que quede de ellos) para ,en ese follon, obligar a un pacto estatal
    Espero que me equivoque, y les salga todo mal,y se queden solos ante los jueces!!

  8. Los seres humanos somos incapaces de escarmentar en cabeza ajena. Que la historia se repita, de aquí o de otro sitio, no le servirá de nada a la mayoría. El batacazo está asegurado así que habrá que ajustarse el cinturón y prepararse, al menos los cuatro millones de rehenes.

  9. El franquista, hipócrita y oportunista sin principios Cebrián, amigo del franquista, hipócrita y oportunista sin principios Isidoro Felipe González, que apoyó la reforma del franquismo en la Transición es el dueño de esa basura manipuladora y corrompida llamada El País.

  10. Lo importante es llegar a los topes cuanto antes.
    Será un poco brusco pero ya me mareo de tanta velocidad.
    Luego cada uno a su casa y a descansar.

  11. Son fanáticos; les da igual estrellarse contra la roca de granito del Everest… Hasta Hitler fue menos fanático que el Separatismo, al suicidarse antes de que el tren se estrellara.

    Los adictos a una secta no razonan.

  12. Es que la táctica del avestruz no sirve para librarte del peligro; sirve para que el león te coma sin tener que correr.

  13. Comptat de Barcelona, nueva CCAA de España! …En el área metropolitana de BCN, no votó a partidos separatistas ni un tercio del censo.

    Barcelona, Via Fora!
    Carlos@bcnviafora.com

  14. El puro de Rajoy mide tres mil kilómetros, todavía no se lo ha terminado. Tened paciencia…..

  15. ¿choque de trenes? si, el AVE con un SCALEXTRIC

  16. Libertad para Barcelona.

    BCN nueva CCAA

  17. Esta manida e insistente metáfora del choque de trenes es separata. Utilizarla es hacerle el juego a los separatas. Mejor hablar de los coches de choques. Es el único choque que tiene que haber en la feria separata. El choque de las tijeras con el mocho del okupa Pustdemont.

  18. El maquinista hasta que no se acabe el puro y el Marca no va a coger los mandos del tren.

  19. Para mí el punto clave es el tercero: “Garantizar que nunca más un maquinista loco pueda volver a conducir el tren”. Para eso hay que devolver las competencias en educación al Gobierno Central e impedir las subvenciones públicas a los medios privados que ejerce la Generalitat. Asimismo habría que establecer los mecanismos de control de la autonomía necesarios para acabar con las redes clientelares nacionalistas y asegurar que las sentencias judiciales en violaciones de derechos lingüísticos se cumplan. El momento en que el tren separata descarrile es el momento de hacerlo. Ahora no hay excusas pues ya todos hemos visto su patita totalitaria y su voluntad de arrasar con la democracia constitucional.

  20. Ésto acabará con los mossos dando leña a los cuperos.Los demás abandonarán el barco en lanchas salvavidas.

  21. LA MAFIA CATALANA NOS VA A VOLVER A 1936 PELUKON ES EL NOU COMPANYS
    ACABARA COMO CEUCESCU

  22. Y ¿qué quieren hacer, si no tienen más que un “CARRILET”?

  23. Buena entrada, me parece un artículo bastante acertado en gran parte de lo que expone, aunque en lo que respecta a Rajoy no estoy de acuerdo.

    Me ha gustado lo de “jauría humana de guante blanco”, no sé si el autor se refiere a lo que voy a decir pero me viene a la mente la actitud de algunos secesionistas que me parece el sumun del cinismo, que es ir con una especie de actitud pacífica y bienintencionada mientras participan de una verdadera jauría orquestada desde arriba que intenta imponer sus postulados a la otra mitad de los catalanes, y de hecho lo hacen.

  24. Cuando he intentado dejar un comentario en el sentido de atribuir responsabilidad a la sociedad de Cataluña es la primera vez que en este foro se me ha impedido el acceso a dejar un comentario. ¿Qué pasa? ¿Sólo se le puede atribuir (otra vez) a Madrit?

  25. ¿Tren?¿qué tren? un patinete se avista en la lontananza de los raíles y gracias. Y sí, a Cataluña no la salva nadie de una catarsis que lleva tiempo necesitando. Al final es cierto que el problema lo fabricó una élite política y económica catalana que pensó que podía estirar la cuerda casi hasta el final. Y de Cataluña llegará la solución que el propio nacionalismo, ayer tan poderoso, se ha dado a sí mismo: un haraquiri histórico.

    Al final Gasset tenía razón, él ya lo vió: “ésto sólo podemos sobrellevarlo”. Esta nociva infección debería perder la autonomía, y para largo tiempo, pues de ella y sus presupuestos vive. La llamarada que el dinero público ha acrecentado se disolvería y quedaría una mínima llamita que es la verdader fuerza del nacionalismo catalanista. Es como en El mago de Oz, los fuegos artificiales y los trucos no pueden ocultar que es todo cartón piedra, que la realidad es mucho más pequeña, que la gente ha jugado a la ambigüedad como los líderes y cuando han visto que éstos se lanzaban los han abandonado. ¿No reconocen su propio juego?

    El estado llega tarde, pero el catalanismo se ha desacreditado sólo, y no me extraña, esperar algo de moral y rectitud en él habría sido esperar que la naturaleza humana hubiera mutado sólo en Cataluña. Un milagro imposible.

  26. Está bien, pero las metáforas ferroviarias/náuticas ya están un poco sobadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: