Premio a la tolerancia para un vasco dolço

Supo liberarse del matrix nacionalista y dar la cara por el país Vasco y por España

114598_540x300

Joseba Arregi merece ser más conocido. Secretario de política lingüística, consejero de cultura y portavoz de diferentes gobiernos autónomos vascos, supo librarse de las anteojeras del nacionalismo y mirar cara a cara la realidad que tenía ante sus ojos. Y lo que vio no le gustó nada.

Arregi es un tipo valiente e íntegro, que fue capaz de replantearse sus posiciones políticas y someterlas radicalmente a revisión cuando, a su juicio, resultaron incompatibles con sus convicciones morales. En 2004 abandonó el PNV por discrepancias con su partido por su posicionamiento en temas como el terrorismo.

Desde entonces ha defendido con encono a las víctimas de ETA, colaborando activamente con diferentes asociaciones y escribiendo el libro “El terror de ETA. La narrativa de las víctimas”. Cambió la comodidad llepasubvens que le ofrecía el nacionalismo por el compromiso con la verdad y la convivencia entre españoles.

Esta tarde recibe el XXII Premio a la Tolerancia a las 19.30 en el hotel Tryp Apolo de Barcelona. Lo que escribe de él Ignacio Martín Blanco en ABC no tiene desperdicio:

Empecé a leer artículos suyos en «El Periódico» en los años inmediatamente posteriores a la aprobación del Estatuto catalán del 2006. Pero la primera vez que lo vi fue en una entrevista que le hizo Mònica Terribas en TV3, en el 2005. Me impresionó la amabilidad con que Arregi le decía a Terribas lo que en aquel tiempo casi nadie se atrevía a decir ni en TV3 ni, en general, en el espacio público catalán, donde ya entonces predominaban perversiones como la interpretación lenitiva de la violencia etarra, la presentación de Otegi como un «hombre de paz» o la caracterización de España como un Estado esencialmente antidemocrático. Por su amable consistencia argumental, Arregi me pareció aquel día la encarnación de la locución latina suaviter in modo, fortiter in re y me mostró el mejor camino para cuando, al cabo de unos años, yo mismo me viera inmerso en el combate mediático contra la tiranía de la opinión y de los sentimientos prevalecientes en la Cataluña nacionalista.

En aquella entrevista Arregi dijo verdades como puños sobre el Estado de Derecho, el mal llamado «proceso de paz» en su País Vasco natal y la Ley de Partidos, una ley que puso en valor como instrumento propio del Estado democrático de Derecho para acabar con ETA. Conviene recordar -aunque dé vergüenza ajena- que en aquel entonces la opinión dominante en los medios catalanes consideraba la Ley de Partidos como un ejemplo de la «baja calidad democrática» del Estado español, cuando no directamente como la constatación de su naturaleza franquista. De hecho, todavía hoy hay políticos y tertulianos nacionalistas que insisten en ello, incluso después de que en el 2009 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) avalara la ley y la aplicación que de ella hicieron el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional. El TEDH constató que las formaciones ilegalizadas tenían «un compromiso con el terror».

Explica Arregi que el Pacto de Estella fue el detonante de su alejamiento del PNV, pues lo que pretendía aquel acuerdo era construir una nación vasca con la mitad de la sociedad vasca sobre la base de criterios etnoculturales, algo que a él le parecía inconcebible. Antepuso lo cívico a lo romántico. Su posición resulta especialmente trascendente porque, en principio, su condición de euskaldún le salvaba de la exclusión de la nación pergeñada por los partidos nacionalistas. Él estaba invitado, pero decidió no entrar porque no estaba dispuesto a dejar fuera de la vasquidad a cientos de miles de vascos, ni a convertir en extranjeros a la mitad de sus paisanos, ni a renunciar a la convivencia con el resto de los españoles. Desde aquí, todo mi reconocimiento y admiración.”
Enhorabona, mestre. Nosaltres també ens neguem a convertir en estrangers a més de la meitat dels catalans i no volem deixar de ser espanyols.
Dolça i basca Catalunya…
bastoncillo

 



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , , , , ,

23 comentarios

  1. Sólo hay que ver la foto, todo un señor. Mientras en Cataluña la que decide nuestro porvenir es la señora Gabriel…

  2. Sr Arregi : gracias por su valentia y ejemplo .
    Su vida honra a los vascos y españoles

  3. Ahora sólo le falta para terminar su desintoxicación y recuperar su identidad que deje de usar un nombre inventado por Sabino Arana, lo que también vale para “Edurne” Uriarte o para Juaristi. El cual, por cierto, escribía hace no muchos años que usando la bandera del PNV (“ikurriña”) no se iba a llegar muy lejos, por razones psicológicas y culturales evidentes. Y sin embargo, al final del escrito él mismo se desdecía porque “uy, es mucho lío cambiarla”. O algo así.

    Coherencia y desintoxicación hasta el final, sin medias tintas. Identidad REAL.

  4. Idea para el borbón: Nombrar a una persona extraparlamentaria como a este hombre como candidato a presidente del gobierno.

  5. Hay que reconocerle el mérito por el gran ejercicio mental que ha tenido que hacer: Abandonar una secta absorbente no es nada fácil.

  6. su condición de euskaldún le salvaba de la exclusión de la nación pergeñada por los partidos nacionalistas

    No estoy de acuerdo: Para empezar el nacionalismo nunca ha definido que es lo que entiende por “vasco”, a diferencia del el nazismo que si definió unos criterios evaluables que determinaban quien era “ario”.

    Y en segundo lugar, porque el nacionalismo vasco ha asesinado a muchas personas euskaldunes.

  7. Ante hombres así hay que quitarse el sombrero. Inteligencia, principios, coherencia, integridad, justicia y valentía. Vamos, lo que antes se llamaba un hombre cabal.

  8. Como consejero llevó el Guggenheim a Bilbao. Muy buena gestión. Este señor merece más reconocimiento, aunque en el País Vasco su discrepancia del independentismo y de la posición oficial del PNV durante el pacto de Estella y el plan Ibarretxe se lo nieguen.

  9. No me gusta lo de los terroristas chupando de la Administración. En inmoral.

  10. No se entiende, salvo desde el solomeimportamiombligoyqueledenalresto, que puedan existir otras formas de afrontar estos problemas en cualquier sociedad. Lo extraño es que que quienes toman decisiones en nuestros medios prefieran exponer mensajes de pensamiento único como los de, por ejemplo, la maleducada Pilar Rahola, y que haya que excavar para encontrar pozos de pensamientos potables que no nos intoxiquen como los de Joseba Larregui y Nacho Martín Blanco. Gracias a los dos.

  11. A pesar de su triunfalismo de fachada, Otegui se verá atraído hacia el túnel negro de Ibarretxe y de Mas, en espera de Puigdemont. ¿Cómo se pudo pensar en él, como candidato serioa lehendakari?

  12. Leanlo. Merece muy mucho la pena. Gran persona, de lo mejor foto de este país.

  13. Me congratula este homenaje a Joseba Arregi. Una persona en la que nos vemos identificados muchos ciudadanos. Especialmente los que vivimos en la dictadura franquista y pensamos que con la constitución de 1978 y el reconocimiento de las peculiaridades lingüísticas y culturales, así como con la descentralización del Estado en las Autonomías y el trasvase de competencias, habíamos llegado al hito que todos los españoles añorábamos. Y así ha sido durante unas décadas. Ahora de nuevo los nubarrones del totalitarismo planean sobre nuestra sociedad. Los regimenes nacionalistas, la ignorancia populista y la falta de carisma y coraje en los políticos nos ponen de nuevo ante la dictadura, ante el pensamiento único, que en algunos momentos empieza a ser mas astixiante que el franquismo.

    • ¿Descentralización en el Estado de las Autonomías, trasvase de competencias…? ¿Eso era lo que los españoles añoraban en el 78? ¿Diecisiete pequeños reinos compitiendo entre sí para ver cuál era más de su “feudo”? ¿Para que un catalán le dijera a un vasco que él era más catalán que el otro vasco? ¿Todo eso es lo que se añoraba? Pues vaya con las añoranzas… Es precisamente ese estado con su trasvase de competencias el que nos ha traído a esa dictadura que dices.

      En cuanto al señor Arregi, desconozco su obra. Pero uno puede seguir siendo vasco y sólo vasco y pensar y actuar como dice el texto. No hay ninguna incompatibilidad.

  14. HOmbres así hacen grandes las sociedades donde viven. EL País Vasco y España son mejores gracias a ellos. MI aplauso una vez más a Nacho Martín Blanco por su artículo claro y valiente

  15. Valiente, educado, sin dobleces, contundente, inteligente….

    ¡capaz de plantar cara a Terribas! (Sin perder las formas)1

    Premio merecido, allí estaré para aplaudirle.

  16. Es un autentico politico ..gente a sin necesita españa ..gente seria formal sensata educada con gran tacto inteligente que escucha a la calle ve que pasa en la calle onrrades con valentia para plantar cara al problema vamos lo que yo digo un politico de la calle un serie limitada por desgracia

  17. Arregi y Martín Blanco son dos grandes

  18. Bien por Joseba Arregi.

Deja un comentario