Entengui la unitat d’Espanya amb una cervesa

Es que es muy fácil: sólo hace falta quitarse las gafas ideológicas.

italia cerveza

A Itàlia cada regió és diferent. Incluso en el norte, se parece muy poco el carácter de los boloñeses, el de los milaneses y el de los venecianos. Pero la mayoría tiene claro que, aunque la rica diversidad salta a la vista, es algo propio del hombre encontrar lo común, lo que une; y que desde lo pequeño se llega a lo grande, porque la multiplicidad existe para la unidad.

Y esto es evidente hasta en la cerveza, escolti.

Dolça i unida Itàlia…

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Mejor juntos, Pensando bien

Tags: , , ,

11 comentarios

  1. La unidad en el esperpento y los caprichos de ladrones y tarados metidos a políticos mientras nos roban el futuro inmediato pues no apetece. Todos estos palos en las ruedas por parte personajes ignorantes, grotescos, que se inventan curriculums, que tienen unos privilegios que No vienen a cuento, pues no se qué decir. Es hora de hacer balance y si no fuera por el río de dinero-deuda que ha enmascarado lo que estaban haciendo veríamos ya la herencia de estos desgraciados, ya la vemos en educación, en el paro, en las redes clientelares en la extra limitación de funciones, en la elefantiasis administrativa, en el desmantelamiento de sectores importantes, en su gestión energética para amigachos, en la nula defensa de los intereses de España y los españoles frente a terceros etc…del espectáculo grosero ya ni hablemos y de los terroristas y adyacentes metidos a cobrar del erario en plan burgués….

  2. Volveré a escribir lo que llevo tiempo escribiendo en el Blog: que la variedad lingüística (y cultural y gastronómica, por cierto) italiana es mucho más extensa que la española pero que, por suerte, en su día se decidió promocionar otro modelo lingüístico, quizás porque, de lo contrario, la vida en Italia habría sido la de la torre de Babel, es decir imposible.
    Aunque hoy en día también en Italia puede haber quién – bien desde un punto de vista de iper correctismo político-buenista, bien desde un punto de vista racista – amaría revitalizar las lenguas regionales, para manipular el asunto incluso con fines desestabilizadores, estoy bastante tranquila de que esto no ocurrirá.
    Seguramente, cuando se abogó por el italiano, se habría podido hacer mejor (según dicen algunos lingüistas), “respetando” un poco más esta diversidad (yo personalmente no estoy de acuerdo), pero de algo estoy segura 100%: que sin la apuesta por el italiano como única lengua las cosas no habrían funcionado.
    Italia se unió en 1860 y, por entonces, decenas eran las lenguas habladas.
    En los años ’60 del siglo pasado, quedaba todavía una grandísima parte de población italiana que seguía expresándose con dificultad en italiano.
    Por eso se abrieron muchas escuelas para adultos y por eso la RAI (la tele nacional) desempeño un rol fundamental, tanto a nivel de penetración de la lengua como de enseñanza de la misma. Un programa fue muy famoso: “Nunca es tarde”, presentado por el maestro Manzi, dirigido a un público adulto analfabeto o semi-analfabeto.
    La historia del Norte de Italia y de ciudades como Milán, Turín o Génova es muy parecida a la de Barcelona y Cataluña. El Norte se benefició de la mano de obra que llegó preveniente del Sur de Italia. También en Italia miles de personas se desplazaron (del Sur hacia el Norte), emigrando en búsqueda de un futuro diferente. También en Italia hubo problemas de integración, hubo episodios de racismo y segregación por parte de los que “acogían”, que a menudo demostraban menosprecio hacia los inmigrados, que apodaban de “terroni” (o sea campesinos, gente vinculada a la tierra). Pero gracias a Dios nadie les pidió a los inmigrantes que se sometieran lingüísticamente, que se homologaran reconociendo implícitamente una supuesta superioridad de la cultura y de la lengua de los que acogían. Esto habría sido un arma tremenda en manos de gente (a veces paleta) que ya detenía las levas económicas: te doy trabajo y me debes estar agradecido de por vida, renegando de tus orígenes, alienándote de ti mismo (que desgraciadamente es lo que se ha intentado hacer aquí y a que, con mi grandísima sorpresa, el PSC-PSOE no ha opuesto una seria resistencia cultural en defensa de los trabajadores humillados).
    Por suerte en Italia se apostó por una política lingüística que uniera y creo que esto fue clave, a nivel psicológico, para que a poco a poco – a pesar de las discriminaciones padecidas – los inmigrados empezaran a sentirse parte de una nueva realidad donde las diferencias quedaban diluidas en un contexto cultural del todo nuevo, caracterizado por una lengua común (una verdadera Koiné). No se contemplaban jerarquías lingüísticas: lenguas de ganadores más importantes que las de los perdedores (los que habían emigrado, por supuesto).
    Creo que esto a nivel simbólico fue fundamental: los nuevos llegados tenían la oportunidad de estar a la misma altura de los autóctonos mejorando la calidad de su italiano. Sus hijos ya nacerían y se criarían en italiano, anulando del todo los prejuicios negativos vinculados a la proveniencia.
    Esto no quería decir tener vergüenza de sus propios orígenes, pero sí trabajar juntos en un proyecto común, de todos, que suma y no separa.
    En la actualidad hay todavía muchos italianos bilingües, que viven este hecho con total naturalidad y que no se sienten algo “especiales” o más “ricos” – como cierta retorica separatista de aquí nos repite día sí día también – por tener dos idiomas, pero tampoco sufren o se sienten traumatizados por no estudiar en su lengua regional (a menudo materna en el sentido de que se habla en familia o con los amigos).
    Estoy feliz de tener una lengua común a todos mis connacionales, aceptada por todos (excepto por ciertos fanáticos del Alto Adige, que fueron los que – utilizando el hecho “diferencial” lingüístico – antes llegaron a matar y luego a hacerse ricos, gracias a las subvenciones del estado italiano. ¿Os suena a algo?) y con la que me puedo comunicar con todos sin prejuicios, aunque siguen habiendo diferencias en el habla y en la pronunciación debidas a la proveniencia territorial. Pero esto es lo bonito del tema. Tener una lengua común no quiere decir anular e negar que haya diferencias, más bien integrarlas y aprender de ellas.

    • muchas gracias por tan amplia información. El problema aquí es diferente: la lengua, y la “nacionalidad” se han interpretado como NEGOCIO por una parte, muy amplia, de la clase dirigente catalana desde que terminó el franquismo. Sacan dinero de ello, algunos en forma de sueldos (especialistas en dar clases de catalán) y otros ocupando los puestos de poder, utilizando el desgraciado sistema autonómico que les da la capacidad de manejar los presupuestos de una Región Autonómica.

      Si no se hubiera impuesto el sistema autonómico tal como lo tenemos hoy (con las Autonomías con capacidad legislativa propia) esto no hubiera sucedido de la manera que está sucediendo.

    • Gracias a ti Nelatina… Pero, a pesar de entender que detrás de esta locura hay razones económicas (los pocos que ganan del negocio siguen engañando a la muchedumbre que se deja manipular como un rebaño de ovejas), todavía sufro mucho viendo la desfachatez premiada en términos de consenso político… Acabará esto, algun día. Espero no demasiado tarde

    • Bé, al nord d’Itàlia deien Terrone als del sur perquè el seu color de la pell els hi recordaba a la terra, perquè no eren blancs técnicament.

      Tot i aixis a Itàlia crec que hi ha una unitat molt major que la que hi ha aquí simplement només veien els cognoms, poques diferències hi han entre un Ferrarini o un Di Natale, es veu que son cognoms Italians tot i ser un del nord i l’altre del sur; en canvi a ulls d’un extranger un cognom català o vasc pot semblar gens espanyol, no cal dir que un “Beitialarrangoiti” o el meu mateix cognom no ho semblen. O construïm espanya des de la pluralitat…o no ens ens sortirem.

  3. ÚLTIMA HORA
    La cerveza Mahou 5 Estrellas felicita
    A carajillo-Man por su nombramiento
    Y le dedica una canción .
    Dentro de ti hay una estrella si lo deseas brillará
    Dentro de ti hay una estrella si lo deseas
    Brillará ( rectificamos dentro de carajillo-Man no hay una estrella hay una Galaxia entera de cervezas 5 Estrellas. )

  4. Perdonad pero esta entrada es inaceptable ….Carajillo-Man tiene
    Un ” problemilla ” con el tintorro
    Y vosotros le ponéis 4 tercios
    Eso es como poner un queso al
    Lado de una ratonera no se puede
    Resistir. ….esta entrada esta claro
    Que lleva una intencionalidad manifiesta
    Además si no me equivoco carajillo-Man
    Acaba de ser nombrado honoris causa
    Por Destilerias DYC . Se merece un respeto. …

  5. Además la unidad de España ya existía desde cuatro siglos antes de la italiana….

    • Exacto Andaluz, por eso es aún más absurdo el obstinarse a mirar las cosas que separan y no las que unen… En un territorio más o menos omogeneo, donde no hay grandes barreras naturales, como es España, como es Italia, la gente siempre se ha mezclado, es natural. En Italia, las fronteras reales son las marcadas por los mares o los Alpes (que miden más de 400 metros). Más por aquí de los Alpes todo ha sido territorio común, aunque hubiera invasores que nos separaron durante siglos. Y la presencia del poder temporal del Papa, tampoco ayudó… Hace poco leí un artículo muy interesante que hablaba de una batalla, la Batalla di Talamone, que ocurrió en el año 225 AC, cuando todos los pueblos itálicos se unieron por vez primera en contra de los Celtas, manipulados por los Cartaginienses. Este episodio para muchos demuestra la voluntad de luchar en contra del invasor y de superar las rivalidades fratricidas para defender Italia.
      Así es como ha ido la historia. No entiendo por qué, por aquí haya gente que, de forma realmente neurótica, se niegue a aceptar como fueron las cosas y siga intentando cambiar el rumbo a la historia misma. Realmente, igual que un inadaptado psíquico que no consigue aceptar que la realidad es diferente de su idea de realidad.

  6. Puestos a llevar el fet diferencial al extremo, ¿qué tiene que ver un aranés con un tortosí? ¿o un habitante de un pueblecito de Osona de 500 habitantes con un barcelonés?. La respuesta es muy fácil: que todos son catalanes y españoles

Deja un comentario