Encuentre el “fet diferencial” en este menú de bar del Ampurdán

Això del nacionalisme no serà un romanço?

Menú

El nacionalisme ens ven que som tan diferents en tot que als catalans nos han de dar de comer a parte. Pues vamos a ello:

¿Empezamos por unas tapas? Después unos calamarcitos a la romana, mejillones de roca y unas bravas bien crujientes, d’acord? Y si hay más hambre, unas albóndigas con sepia, almejas a la marinera y pulpitos con cebolla. Però … això no és lo mateix que mengen a tota Espanya? I què fan aquests de Pals oferint plats “espanyols”? Si tenim el nostre fetdiferencialespanyansroba, escolti! Menos mal que al menos no han puesto el menú en castellano, faltaria més.

A ver si va a resultar que eso del nacionalismo es un cuento.

Dolça i gastronòmica Catalunya…

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Mejor juntos, Tradiciones

Tags: , , , ,

8 comentarios

  1. Serán de Madrid, digo yo.
    Solo así se puede explicar tal retorcimiento:

    Falta la crema ¡¡¡CATALANA-ampurdanesa!!!

    Y luego querrán que Cataluña no se independice de España.

    A ver si el Conde y Grande de Espanya-Catalunya imprime una queja formal en su periódico subvencionado con los dineros de todos.

  2. Me imagino que los turistas son catalanoparlantes o angloparlantes.
    (o madrileñoparlantes con alto dominio del catalán)

    De todos modos todo ésto forma parte de la campaña lanzada por los ingenieros sociales de Pujol para hacer creer que en Cataluña todo el mundo habla catalán y no español (es decir, no hay charnegos)
    Y, por tanto, o te amoldas a la (falsa) mayoría catalanoparlante, o te vas (el raro y el que sobras eres tu)

    Así de claro.

    (Naturalmente los hospitales y centros de salud del Ampurdán, los servicios públicos, las carreteras, la asistencia social, las carreteras, los colegios, los policías….los pagan los barceloninos castellanoparlantes)

    A esto es a lo que se llama “democracia” de minorías extractivas.

  3. Me parece bien que el dueño de ese local solo tenga la carta en catalán y en inglés. Es su negocio y él decide cuál es su público, siempre dentro de la legalidad. Eso mismo es lo que reclamamos muchos: rotular nuestro negocio como nos dé la gana. Y en este “nos dé la gana” también están los que no quieren o no ven necesario emplear el español en su negocio, aunque objetivamente a algunos nos parezca un error.

    Ahora bien, facturas, cartas de reclamación y demás papeles oficiales sí que deberían estar TAMBIÉN en español.

    Pues eso: ¡viva la libertad, también para los que no quieren emplear el español en su negocio!

    • Cuando una persona decide hacer algo, tiene todo el derecho del mundo a hacerlo y a ser responsable de sus actos.

      Cuando lo que está haciendo es obedecer a ciegas una consigna determinada (especialmente cuando ha sido diseñada por ingenieros sociales con un fin muy preciso), la cosa cambia.

      Tanto más cuando se ha convertido en el engranaje de una política determinada que tal vez no es la suya ni comprende el alcance ni las consecuencias. Peor aun si va en contra de sus intereses.

      Democracia implica algo más que votar a ciegas; y Libertad es algo más que obedecer consignas a ciegas.

      Mientras no nos demos cuenta de las diferencias y obremos en consecuencia, estamos pervirtiendo el significado de estos dos conceptos fundamentales para nuestra supervivencia y bienestar; estamos engañándonos a nosotros mismos y estamos engañando a los demás: y estamos favoreciendo comportamientos perjudiciales para todos.

      Por cierto, que el dueño del bar tiene todo el derecho del mundo a hacer lo que quiera con su negocio, siempre que cumpla con la Ley europea, la Ley española y la Ley catalana en lo que le corresponde.
      Faltaría más.

      Y también sus clientes tienen el derecho de consumir o no si sus derechos lingüísticos se respetan o no.

  4. Les pasará como Casa Tarradellas (la del Espetec), un castañazo del 30% de ventas por ir de NAZIonalistas

  5. Estoy pasando unos dias en un pueblecito de Teruel y en las tiendas ofrecen muchos productos con la aclaración”100%Català” y sin problema. El resto son 100% de otras CCAA, pero no necesitan justificarlo. Queda claro quien tiene el problema, no?

  6. Lo de la racion de bravas y calamares, por lo menos en madrid es mas de tapeo para tomar algo no para comer pero vamos que si que es todo igual, no veo mucho fet diferencial mas que en el idioma.

  7. Los catalanes somos españoles hasta la médula!!!!!!!

Deja un comentario