Hoy es Nuestra Señora del Rosario. Y el día de Lepanto.

Felicitats a totes les Rosers i Rosarios!

Lepanto

En el siglo XVI el turco, que había conquistado Constantinopla un siglo antes, amenazaba con invadir toda Europa. El Papa llamó a su defensa; España tomó el liderazgo de la escuadra combinada y venció a los turcos el 7 de octubre de 1571 en el golfo de Lepanto. San Pío V instauró en esa fecha la fiesta de la Virgen del Rosario, pues a ella le atribuyó la decisiva victoria.

Cataluña se volcó. Centenares de catalanes participaron en el combate (Montserrat  Guardiola, Ferran Sanoquera, Enric de Cardona, Dimas de Boixadors, etc), en Barcelona se construyó la nave Real, y desde Barcelona zarparon las naves. Juan de Cardona mandaba la escuadra de descubierta. Luis de Requesens, de Molis de Rey, fue lugarteniente de Juan de Austria en la batalla de Lepanto. Él escoltaba su galera Real. Cuando los turcos asaltaron la Real, fue Requesens quien cambió la situación, tomando la nave Sultana de la armada turca; su pabellón se halla en la iglesia de Sant Feliu de Guíxols, pues 80 marineros del pueblo participaron en la batalla. El capitán Camisó mató al almirante otomano Alí Pachá. Así lo recuerda Verdaguer:

A arrencar la Creu d´Europa
véne quatre-cents naus;
si avui no escona la Lluna,
què en vol fer Deu de sos llamps?
Millor llamps li sou vosaltres,
naus d´Espanya, sempre avant;
al topar-se Europa i Asia,
una o altra al fons del mar.

(…)

Catalunya, Catalunya,
prou te’n pots ben alabar,
que al Rey moro de l’armada
un teu fill li llevá’l cap;
per çò sa llántia de plata
n’es promesa a Montserrat,
la gran llántia del Rey moro
que may l’han vista cremar,
i per çò tens, Barcelona,
lo Sant Cristo de Lepant.

(Jacinto Verdaguer: La Batalla de Lepanto)

Que la Mare de Déu del Roser ens acompanyi aquesta diada!

bastoncillo



Categories: Alma, Historia, Mejor juntos

Tags: , , , , ,

8 comentarios

  1. Alguien me puede dar más información sobre ese cuadro? Autor, localización, etc. Gracias.

  2. La verdad es que el Santo Cristo de Lepanto es impresionante. Y su devoción también. -nada europea, por cierto-
    Gracias por traernos del olvido a Verdaguer. Un poco de estética entre tanta vulgaridad es un respiro.

  3. Juntos hemos alcanzado los más altos logros y nuestras mayores gestas ( que muchos paises quisieran para sí)………Y si algún buen dia tocaba plegar, se hacía con honor , dejando nuestro Pabellón en lo más alto, siendo dignos de la admiración de nuestro enemigo( Rocroi,Trafalgar )…….Para que aquel que lo recogiera siguiera nuestra Tradición y valores , sabiendo ser generoso en la victoria y abnegado ante las dificultades.Hemos demostrado ser los mejores si estamos todos unidos. Sigamos asi, dignifiquemos la memoria de tantos y tantos españoles de la peninsula y de ultramar que dieron lo mejor de si por las generaciones venideras.

    • D. Rafael, me ha gustado su alusión a los españoles de la península y a los de ultramar, o como también se decía entonces “españoles de ambos hemisferios”, porque esa fue nuestra grandeza. España no tuvo colonias, un español de Valladolid tenía la misma condición y estaba sujeto a las mismas leyes que otro de Bogotá, Tucumán o Manila. Al hilo de esto último, permita que le reproduzca la hermosa y emocionante dedicatoria que el colombiano Pablo Victoria incluye en su soberbio libro dedicado al insigne Blas de Lezo “El día que España derrotó a Inglaterra”:

      “A los héroes penínsulares y neogranadinos que dieron su vida por España, la Patria común; a la lealtad de los vascos, que así también lo entendieron; a España, que tras ciento ochenta y cuatro años de impensada separación, me devolvió la nacionalidad perdida”.

  4. Sin España, quizás Catalunya sería otomana, y de seguro no se hablaría catalán y habría una inmersión lingüística en turco, y los monjes de Montserrat serían mahometanos…

    Lepanto lo que demuestra que juntos somos mejores, que nos necesitamos, y que Catalunya es parte intrínseca de España.

  5. Darles las gracias por acercarme la Historia del hecho, ya lo ha dicho Alberto genialmente, que supuso para nuestro literato: la más grande ocasión….; conocía el coñac Magno Lepanto, aunque no suelo ir de copas, hasta que Arturo Perez-Revierte en uno de sus libros ( los tengo todos) de la saga Alatriste recrea con mucha Historia leída y contrastada, la batalla de Lepanto, que ni sabía en que lugar de la costa mediterránea se encontraba. Lo mismo me sucedió con Trafalgar, y él de la mano me mostró el lugar los hechos y las personas. Terminé Preuniversitario allá por el 1968, así que te puedes imaginar mi formación histórica, es verdad que después de acabar mis estudios de medicina, no paro de leer, es más, si me preguntas cual es mi entretenimiento, mi mayor placer, sinceramente, estar muy al día y ejercer en mi campo y leer, leer. Gracias. Es una enorme alegría haberles encontrado y que me acepten y ver tanta cordura, tanta verdad, tanta inteligencia en desmontar las manipulaciones y tergiversaciones interesadas.

  6. Efectivamente, 443 aniversario de la batalla de Lepanto, “la más grande ocasión que vieron los tiempos y esperan ver los venideros” como la definió uno de los soldados más famosos presentes en la batalla Miguel de Cervantes (no confundir con el Miquel Servant del Cucurull). Asistentes de Pío V describieron que, sobre las dos de la tarde y cuando el resultado de la batalla se inclinaba del lado cristiano, el papa se acercó a una de las ventanas que daban a oriente y tras un momento de gran excitación despidió a sus colaboradores porque “hoy no es día de resolver cuestiones de gobierno, sino de dar gracias a Dios por nuestra victoria”. No es la única curiosidad de este papa santo, que escogió al comandante supremo de la flota mientras leía el Evangelio de San Juan: “Hubo un hombre enviado por Dios, cuyo nombre era Juan”. Y así, don Juan de Austria fue puesto al frente de la Santa Liga ¡con 24 años! A su lado, don Luis de Requeséns, comendador mayor de Castilla (al igual que había sido su padre) y un joven príncipe y amigo personal de don Juan: Alejandro Farnesio. Los tres se sucederían y dejarían lo mejor de sus vidas unos años más tarde como gobernadores de Flandes en unos tiempos en los que España y los españoles, aunque escasos siempre de recursos, íbamos sobrados de espíritu.

Deja un comentario