¿Por qué la “sociedad abierta” no funciona frente al nacionalismo?

José Javier Esparza lo explica en el número de abril de la incombustible Razón Española.

esparza

Esparza es un ensayista de éxito, conocido por sus penetrantes análisis de la situación política y sus libros de divulgación histórica, como el exitoso Moros y cristianos, o Asturias. En su artículo España, los nacionalismos y la sociedad abierta examina 3 posibles respuestas al problema de los nacionalismos periféricos:

1) Oponerles un nacionalismo integrador; pero alimentaría la lógica de los nacionalismos periféricos, “que se definen a sí mismos por oposición a un españolismo siempre amenazador”. Lo cierto es que hoy en día el nacionalismo español es una fórmula “que parece formalmente desterrada de la vida pública”.

2) Ceder ante las tesis del nacionalismo periférico y afirmar que España no es una nación. Eso “desharía el tejido político español”, pero es lo que en la práctica ha venido haciendo el régimen vigente “por las inveteradas carencias de la izquierda española a la hora de pensar España como nación, y por la cobardía de la derecha oficial al respecto”.

3) Dejar de hablar de identidad nacional y abogar por la “sociedad abierta” que definió Karl Popper, no construida sobre el factor comunitario sino sobre el factor individualista, y en oposición a la “sociedad cerrada” del nacionalismo. Es la alternativa que defendió Aznar con su “patriotismo constitucional”, la opción de Vargas Llosa y demás liberales.

Hemos visto por qué las 2 primeras alternativas no funcionan. Esparza explica por qué la tercera tampoco.

Karl Popper sostiene que la “sociedad cerrada” es un tribalismo que anula la libertad de las personas, y la “sociedad abierta” es la forma óptima, pues se funda sobre la libertad personal. El nacionalismo identitario pone el acento en lo colectivo y alberga el riesgo de caer en formas restrictivas de la libertad individual.

Pero la “sociedad abierta” deja una necesidad sin satisfacer, “con lo cual nos condena a todos a sufrir periódicamente las agresiones del nacionalismo”. ¿Qué necesidad es esta? El carácter grupal del hombre, que deriva de una verdad antropológica: el hombre es un animal social, constitutivamente comunitario. “El nacionalismo aparece en el mismo momento en que las grandes revoluciones modernas han consagrado al individuo como horizonte único de la marcha de la Historia. En un cierto aspecto, son reacciones contra el individualismo (…) Pero en otro aspecto son emanaciones directas del individualismo”, porque “trasladan el molde del individuo al marco colectivo, subrayan esa forma de individualidad que es la nación”. El nacionalismo “ofrece un horizonte común, allá donde los horizontes comunes han desaparecido”.

Por eso, a pesar de que la “reconstrucción ideal de comunidades artificiales” del nacionalismo ha provocado exterminios de masas, el nacionalismo sigue vivo. Parece que desde el inicio de la Modernidad “el nacionalismo ha sido la única instancia de reconocimiento colectivo que los hombres han tenido a su alcance”.

Cuando la “sociedad abierta” elimina la dimensión comunitaria del ser humano “se convierte en una casa sin techo ni paredes”. La solución cosmopolita no satisface la necesidad comunitaria del hombre. Entonces surge el consolador nacionalismo y su acogedor techo. Pero el nacionalismo es una “solución falsa e individualista”.

¿Cómo se aplica esto al caso de España? “Durante el espacio de una generación, la cultura oficial española ha pivotado sobre la abstención expresa en torno al hecho nacional español, cuando no sobre una negación expresa de este hecho. (…) La España presente ha apostado por disolver el horizonte comunitario. Nadie ha ofrecido un horizonte general frente al horizonte nacionalista. Esparza sugiere una solución: “empezar a dibujar líneas de reconocimiento colectivo alentando el patriotismo”, que sí satisface de modo natural la necesidad comunitaria del ser humano.

Porque, como sabemos en Dolça Catalunya, el cosmopolitismo es la negación del patriotismo, y el nacionalismo es su degeneración. Ambos, cosmopolitismo y nacionalismo, limitan la naturaleza humana. No nos limitemos. Huyamos del cosmopolitismo y del nacionalismo, y descubramos la tranquila virtud del patriotismo.

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , , ,

20 comentarios

  1. Corremos el peligro de perdernos en la definición de principios y conceptos. No hay fórmulas ni soluciones, quizá porque las sociedades se forman tanto de individuos como de grupos, que varían tanto en dimensión como en la aportación que reciben de los individuos que lo forman.
    Sólo debemos atender aquello que nos hace crecer. Creo que la organización de la sociedad debe ser propuesta por técnicos , los políticos deben proponer cómo y cuándo hacerlo. Parece lo lógico, pero luego la realidad es la que es. La familia , la tribu, los nacionalismos y la religión ( socialmente ) fueron , en su día ,el motor para el desarrollo humano . En el planeta seguro que hay territorios que todavía necesitan sus conceptos pero en otros no.
    Hemos de seleccionar a los “políticos ” y debemos informar ( formar) para que no sublimen en la política sus frustraciones personales.
    Me parece que es un tema para desarrollar varios libros.

  2. El Estado; es un conjunto de elemento que lo configuran. Entre ellos; “La comunidad”, es decir, la población y es aquí donde surge la conexión: Estado-nación. Por tanto el nacionalismo puede ser dogmático o institucional. Por supuesto el sentirse integrado e integrante de una comunidad identificada, con un nombre, una bandera y un sinfín de símbolos promueve cualquier nacionalismo “identitario”. Por otra parte, sentirse identificado con el régimen jurídico de ese estado es también fomento del nacionalismo. Por ejemplo; yo soy español, ahora lo mismo que si lo fuese bajo el franquismo, solo que ahora. ME ENORGULLECE ser y formar parte de un estado social y democrático. Esto es patriotismo constitucional. Por supuesto, que este patriotismo no es exclusivo y de ninguna manera es excluyente. Ahí esta la diferencia del nacionalismo catalán. Enorgullecerse de Ser y sentirse catalan, no es contrario ha ser igualmente español. Yo creo que la mejor forma de combatir ese “nacionalismo-independentismo”, es reforzar los lazos que nos unen, que por otra parte son muchos y muy fuerte.

    • El patriotismo constitucional es cosa de políticos y juristas, y hace referencia a la forma ejecutiva del estado, en este caso la democracia parlamentaria. Por eso usted está “orgulloso”, porque vive en un “estado de derecho democrático”. El patriotismo constitucional es conjuntivo, juridicista (imperio de la ley, como si en los estados feudales no “imperase la ley ” de ese estado feudal)….. e ideológico… es liberal y democrático.
      Por eso muchos políticos no apelan a la defensa de España, sino la la defensa de la Democracía… que en teoría debiera ser “la patria de todos los humanos”.
      España es anterior a todas las constituciones que ha tenido. El patriotismo real hace referencia al territorio del estado y a su población. Ese es lo que defiende el patriotismo real, al margen de la constitución que se de en ese momento. Es el estado el que hace posible la Constitución y no la Constitución la que determina al estado. Lo que pasa es que esto suena muy mal …porque la gente lo suele confundir con autoritarismo o fascismo… nada más lejos …

      PD: El patriotismo constitucional me parece una pedantería juridicista oscura y confusa….

      saludos

    • No solo en el imperio de la ley, se fundamenta nuestra constitución. División de poderes, representación del pueblo, interdección a la arbitrariedad, principio de legalidad (aquello de que poderes públicos y ciudadanos están sujetos a la ley, NO existía en el feudalismo). Pero sobre todo, reconocimiento de la soberanía nacional, y derechos y libertades fundamentales. Esto junto a los elementos de un estado, que todos conocemos (El poder, El territorio, la comunidad, orden socio-económico,…)No descarto ningún elemento, todos básicos en la construcción de un estado, en el que formo parte y en el que quiero formar parte. No elimine por defecto y solo elija “territorio y población”.

      Por supuesto, el ordenamiento jurídico y por componentes esenciales; legislativo, ejecutivo y judicial, son más próximos al ciudadano cuando este participa en su elaboración y favorece el sentir un patriotismo identitario, en todo aquello que es la nación.

      Por lo que; aunque independientemente del sistema jurídico en el que vivamos, España, seguirá siendo España y yo español. Pero prefiero ser español de una España que se ajusta más a aquello que yo como español quiero ser, y por tanto mayor aún mi patriotismo.

      Y hablo, de manera exclusiva en argumentos jurídicos, que no políticos. Eso ya es arena de otro costal.

      PD: Le podrá parecer oscuro, pero no lo es. “Publicidad de las normas” otro elemento democrático que también reconoce nuestra carta magna en el artículo 9.3. Perdóneme la obviedad, pero yo quiero un estado democrático con un ordenamiento jurídico como el actual, aunque España fuese anterior a este estado de derecho, y anterior a este estado de derecho; ya se crearon otras constituciones españolas (la de 1978 no es la primera).

    • No he podido entrar en éste, que ha alcanzado un nivel envidiable. Con las excepciones lógicas (las exageraciones son muchas veces injustas), lo que aquí se plantea no sería entendido por el ¿90%? de las Cortes Nacionales y no sé poner porcentaje al Parlament, pero viendo CUP etc., no me parece que ande muy lejos. Sólo hago algunas indicaciones: cuando digo que el Estado es una entidad artificial indico que no inherente al hombre. ¿Alguien diría que la nación o tribu inuik (los esquimales) tienen un Estado? ¿Lo eran las tribus norteamericanas? Pero también es cierto que cuando se alcanza un climax de población o tamaño geográfico, la tendencia es a formar una Administración, y de ahí aparece el Estado. Al principio me limito a confiar en los jóvenes para la defensa, luego veo que eso lleva aparejado unos gastos a controlar, luego hay que administrar las tierras que conquistamos, etc. Lo que sí es inherente al hombre es la Sociedad. Desde la más pequeña organización familiar a las actuales tan complejas, el hombre tiende a no aislarse, a vivir con los demás. Hasta Robinsón Crusoe al final tuvo que aceptar la ayuda de Viernes. El hombre sufre el “horror vacui”, el miedo al vacío y al aislamiento. Y ese es el principal pecado de los nacionalismos, del signo que sean. Dividen a la gente, entre los “buenos” y los “malos”, entre “ellos” y “nosotros”. Llegando al absurdo del Sinn Fein, que significa “Nosotros mismos” pero queriendo decir “nosotros solos”, aunque no es la traducción literal. Y ese “nosotros mismos” conduce inevitablemente al ensimismamiento; nada fuera de lo mío tiene valor y puede ser desaparecido. Aunque creo que en nuestro caso, es más ensoñamiento, desinformación y ganas de medrar más el intento patético de huir de consecuencias judiciales por las muchas barbaridades cometidas. Leáse Tripartido, leáse CiU, y el resto de la “caterva necia”.

  3. Bueno…primero decir que no se que quieres decir con que el estado es una estructura “artificial” y no “natural”, supongo que lo sacarás de la antigua distinción entre “naturaleza y cultura” .. no van por ahí los tiros…el estado es fundamental en toda sociedad política….sin estados volveríamos a las sociedades “pre-estatales”..osea neolíticas.
    Por otra parte, decir que mi idea de patriotismo no es sentimental, para mi el patriotismo no es un sentimiento subjetivo… le doy una visión completamente pragmática. Con esto quiero decir que no hace falta que salga de casa con una bandera si España gana el mundial, importa un bledo mi sentimiento subjetivo de que si me siento de Cadiz, de Albacete o de Teruel antes que español… eso no importa. Lo que importa es mi acción objetiva respecto a los derechos que tengo en un territorio que me co-pertenece junto a 46 millones de personas más. Por lo tanto…que un par de millones de con-ciudadanos quieran quedarse con un trozo de país( Cataluña) muestra claramente que me están atacando y robando..viva en Ceuta o en Oviedo…por lo tanto la acción objetiva y patriótica en este caso es enfrentarse a estos traidores y ladrones…..
    El patriotismo es objetivo y pragmático para mi… no es subjetivo y sentimental como para la mayoría de la gente.

    saludos cordiales.

  4. Pues en relación a Europa,o la “Unión Europea”,yo insisto en que me resulta sospechoso,y más con la necesidad de movimientos migratorios que hay ahora desde los países del sur debido a esta estafa llamada crisis,que ningún partido REIVINDIQUE la abolición TOTAL de fronteras;que Europa deje de ser esta timada que hemos de soportar en forma de macrocárcel monetaria con dictadura de la troika y distintos euros en función de los distintos salarios correspondientes a cada país y pase a ser DE TODOS los europeos,o sea de TODOS.En lugar de eso….se aboga por políticas SUICIDAS,tipo separatistas.Yo pienso que a la élite NO LE INTERESA que el pueblo sea libre,o sea,que gane ESPACIO,que caigan fronteras…que caigan MUROS.Yo debo de ser muy rara,o una romántica que recuerda los bellos rincones que hay por toda Europa y sus viajes relajados y practicando inglés por unos cuantos de NUESTROS países europeos,pero me siento en primer lugar,más europea que española y en cambio,no me siento castellana aunque sepa reconocer sus encantos;quizá porque lo asocio a un sentimiento reduccionista de “patria chica” que también está muy bien,pero yo voy…más allá.

    • Los españoles somos muy ingenuos con el tema de Europa. No habrá jamas una “Europa Unida”, porque Europa no es más que una confederación asimétrica dirigida por Alemania, y ésta no va a hacer nada que vaya contra sus intereses. Los países del norte no quieren unirse con los “inferiores” del sur….en España seguimos a uvas ….. la UE es una biocenosis donde los peces grades se comen a los chicos.

      saludos

  5. De todas maneras quiero felicitar a los responsables de esta web, me parece muy buena. También quiero mandar mi apoyo y un abrazo muy fuerte, a todos los catalanes/as que quieren seguir siendo españoles.

    • Ya Javier,¿No crees que eso de los países “inferiores” nos lo han inculcado debido a que en el imaginario colectivo gracias a la propaganda DIRIGIDA desde la élite,está la idea de que unos europeos son más “listos” o “creativos” o “sensibles” que otros?¿Sabías que en Suiza (cuanto daño hizo la peli “Un franco 14 pesetas”,coño)la mujer no tuvo derecho al voto hasta 1971?.Con eso,ya te lo digo todo.¡¡Ah!!¿Y sabes que en Alfaz del Pí,Alicante,hay una colonia de unos…no sé si 5000 noruegos entre jubilados y trabajadores,porque les encanta el sol y la alegría española,sobre todo del Levante y Andalucía?.

    • Si Ania, tienes razón en todo lo que dices…. no somos “inferiores”…pero para los países del norte si lo somos. Porque para ellos somos colonias o territorios a administrar. Somos inferiores económicamente y militarmente y eso es suficiente para estar supeditados a Francia y Alemania. Mucho cuidado con Europa que no todo es oro lo que reluce.

  6. El “patriotismo natural” no se lo que es. Pero puede haber varios tipos de nacionalismo. Uno que abogue por la Nación política y otro que abogue por la Nación étnica-cultural.
    No estoy muy de acuerdo con el análisis Popperiano de Esparza, las ideas de “sociedad abierta” y “sociedad cerrada” .. no me convencen… Ya que las sociedades no son ni totalmente abiertas ni totalmente cerradas.
    Con esto quiero decir que ni el país más nacionalista es del todo “cerrado” ni el menos nacionalista es totalmente “abierto”.
    Nacionalismo se dice de muchas maneras, no es lo mismo defender una Nación política como España que defender una nación étnico-cultural como Cataluña, igualar ambos nacionalismos es un error.
    Por desgracia lo único que podría frenar al nacionalismo separatista imparable,, sería una respuesta patriótica, unitaria, y por qué no decirlo sin complejos?….nacionalista española. Ahora habría que definir que tipo de nacionalismo sería ese.

    saludos cordiales.

    • No es oro todo lo que reluce;de eso hasta los más pasotas e incultos en política se han dado cuenta si les sacas el tema de Europa ya que por lo menos te hablan de la merkel.Pero coño,ya que no es oro todo lo que reluce,que salga por lo menos un movimiento contramurodeBerlín que contrarrestre al promuro,¿me explico?¿No quieren que estemos en Europa?¿No quieren que sigamos en la cárcel del euro?,¡¡pues que se jodan y que seamos europeos al 100 %!!!.Yo pienso que exigir la eliminación total de fronteras en la “Unión” sería lo más inteligente para TODOS los ciudadanos DE A PIE europeos.

  7. Javier, creo que no lo has entendido bien. Esparza no aboga por el “patriotismo constitucional”, sino lo contrario. En cuanto al nacionalismo español, lo descarta por ser la negación de la negación. Todo nacionalismo es falso, insuficiente e inhumano. Mejor el patriotismo natural. Un saludo, CARLES

  8. El “patriotismo constitucional” es cosa de políticos y juristas, no tiene presencia en la gente de la calle. Es la defensa de España, su territorio y los derechos de sus ciudadanos lo que cala entre la gente, y no la defensa de una Constitución, que al igaul que ésta puede haber otra. Lo primero es España y lo demás es pedante formalismo político y jurídico…

  9. El “patriotismo constitucional” es una idea endeble y puramente formalista, lo que pasa es que casa muy bien con las ideas liberales del señor Esparza.
    ¿Y por qué no un nacionalismo español? ¿que hay de malo en un nacionalismo español no franquista que contrarreste a los separatistas? ¿Por qué hay tanto miedo a se nacionalista español?

    • Estimado Javier: El “patriotismo constitucional” es una idea que nace entre los judíos después de la II Guerra Mundial. Cuando poco a poco van volviendo a Alemania, no pueden olvidar lo ocurrido, la Shoa, (el Holocausto). Pero muchos se siguen sintiendo alemanes, su patria. Como no pueden acogerse a un patriotismo histórico dados los antecedentes, recurren a ese “patriotismo constitucional”. Son patriotas alemanes porque las leyes ahora no les discriminan ni les persiguen por ser judíos, y forman una parte más de esa patria alemana, que incluso les protege especialmente por los antecedentes históricos. A mí no me gustan los nacionalismos por su propia indefinición. Cada uno puede crearse la nación que quiera. Nación viene de “nacido en”. Yo así soy andaluz de nación, (nacido en) español de patria (padres españoles) y europeo de geografía (obvio). Pero también andaluz de geografía, español de nación y europeo de patria. Nací en España hijo de padres europeos, en la geografía andaluza.

      No creo en los nacionalismos, creo en el patriotismo. En la Patria de tus ancestros, que vienen de tiempos inmemoriales y que han podido nacer en otros Estados (el Estado es una organización artificial, no natural). Tengo que reducirla porque es imposible ser leal a la Tierra como planeta. Y mi reducción es la Ley. Sí la Ley es buena, democrática, tiende al bien común y no discrimina, esa es mi Patria. Que ahora es España, tal vez en un futuro que no veré, Europa. Como de la gens o familia se pasó a la tribu, de la tribu al poblado, del poblado a la ciudad y de la ciudad al Estado. No podía ser patriota español en tiempos de Franco porque no creía en las leyes que me ordenaban. Pero ahora, sí. Y no estoy dispuesto a que una pequeña minoría decida por mí Patria.

    • Yo en lo que trato de hacer hincapié JJGD, es que el patriotismo no puede ser real si no hace referencia a un territorio histórico y a una población . No se puede dejar de ser patriota por no gustarte un régimen político. Por lo tanto un español en época de Franco no tiene porque dejar de ser patriota porque el régimen oficial sea autoritario. Tampoco el patriotismo ha de ser necesariamente “democrático” y nada tiene que ver con la democracia.
      El patriotismo (no confundir con el patrioterismo) es principalmente de carácter territorial, se centra en la defensa de un territorio y en la población que ocupa ese territorio, frente a amenazas tanto internas( separatismos) como externas( potencias exteriores hostiles).
      Para terminar decir que el patriotismo ha de ser histórico, el patriotismo español es histórico porque España es una Nación histórica…. donde no se puede dar patriotismo es en naciones inexistentes y que posiblemente jamás existan, como la nación europea ,que es una confederación asimétrica de estados, imposibles de unificar entre otras cosas por la disparidad de idiomas. El “patriotismo europeo” es una entelequia porque no habrá jamás una nación europea. Mucho cuidado con poner de único argumento para la unidad de España la salida de Cataluña de Europa. El problema no es que Cataluña esté “fuera de Europa” ( cosa que no tengo muy clara que llegue a pasar) …el gran problema es que Cataluña no se puede salir de España porque los españoles no se lo vamos a permitir, porque Cataluña es de todos los españoles, y aquí Europa puede decir misa.

      saludos cordiales.

      • Estimado Javier: Convendrá conmigo que la solución judía a su problema de patriotismo con Alemania es buena. Llámese patriotismo o lealtad constitucional. Se basa en el respeto a la Ley, y que la Ley constitucional es para todos los hombres y desde la libertad. El tema del patriotismo es vidrioso. Y no sólo por la frase de Samuel Johnson sobre que “el patriotismo es el último refugio de los canallas”, o la de Oscar Wilde, “el patriotismo es la virtud de los depravados”, escritas por británicos en un periodo de intenso patriotismo pro británico, más antiguo el de Johnson, más postvictoriano el de Wilde, pero viviendo en una sociedad donde el patriotismo era esencial. O sea que conocían el percal. Si me puedo definir, soy un patriota español que ama su Historia, que, como todos los pueblos, ha tenido organizaciones políticas artificiales (llamémosle Estado o Nación) con ciertas diferencias en ciertos periodos, dominando un medievalismo que ya debería estar superado en algunas (como en Cataluña, en menor medida en el País Vasco y residual en Galicia), basadas en evoluciones idiomáticas distintas desde un punto común, o el habla en zonas concretas (caso del País Vasco) de un idioma que cada vez se sabe más que no fue el primero, si no el último de los idiomas llegados a la Península desde la Aquitania francesa entre los siglos IV y V después de Cristo. Y cuyas diferencias no son más que formas de enriquecimiento cultural, no elemento separador. Cataluña no puede salir de España porque, si puedo decirlo, lo que lamento es que Portugal no esté con lo que hoy es España. Como decía Camoens “hablo de castellanos y portugueses, porque españoles lo somos todos”. Hispania, la bien cantada por San Isidoro, la soñada por Jaime I y su consuegro Fernando III El Santo, la amada de Sancho III el Mayor de Navarra, esa “terra de Spanie” (sic) que Alfonso VII de León, El Emperador, y su cuñado Ramón Berenguer IV juraban en sus tratados conquistar a los musulmanes, volverla a ser cristiana.

        Por supuesto que Europa en el asunto independentista catalán dirá misa. Como lo está haciendo en Ucrania, por cierto. Y las únicas “oraciones”, las últimas por ejemplo de Van Rapuy son muy claras: es un asunto español, y si en España se decidiera la independencia de Cataluña, ese nuevo Estado se tendría que poner en cola y esperar su turno. Porque la Constitución de la UE no prevé la posibilidad de rupturas nacionales. Porque la UE no se hizo para fragmentarse, si no para unirse. ¿Me sentía patriota español en el franquismo? Me sentía un español dolido de no poder serlo plenamente. Porque soy eso, un español y por tanto un hombre libre y completo. Saludos cordiales.

Deja un comentario