5 comentarios

  1. El problema está en la obcecación de Mas y su clientelismo sobre la soberanía, por otra parte este chico no sabe que tras dar la mano no se da una palmadita en el codo ni al príncipe ni a nadie, no solo es una cuestión de protocolo sino de buena educación, tampoco se adelanta uno al invitado, pues en las imágenes, hasta el príncipe le tuvo que hacer sitio. También es verdad que el príncipe no es un invitado en ningún punto de España y en este caso representa al Jefe del Estado, Estado que es representante en Cataluña hoy, el Sr. Mas Esperemos que sus jefes de protocolo se lo adviertan para otra ocasión pues ha quedado a la altura del betún, ya que en su caso ha sido una pose de tontería supina o de soberbia… A esta obcecación soberanista hay que añadir que el Estatut tuvo una participación menor del 49% de la población catalana y de ese total se voto a favor menos de un 36%. Además en las últimas elecciones entre partidos no soberanistas ni independentistas y más de 1.700.000 personas que no fueron a votar representan el 69% de catalanes que no les interesa para nada esta cuestión, es decir la mayoría. Un 30% están convencidos de que el gato tiene tres pies y nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino, no solo a los catalanes, también al resto de España y de Europa.

  2. Muy bien chavalote que dirá Torrente ya has tenido tu minuto de gloria y ahora unas semanas del peloteo separatista, que guay que eres y que huevos con el desprecio que le has hecho al príncipe. Así te harás famoso porque en las urnas con el partido de Laporta no te votaron ni los familiares. Esto por si no te lo ha dicho aún tu psicoanalista es además de una falta de educación una actitud pueril y que seguramente refleja una cobardía de fondo.

  3. Después de haber visto los desprecios de Artur Mas como presidente de la Generalidad a todas las Instituciones, desde el Jefe del Estado para abajo, ¿qué puede extrañarnos que un mindundi busque su minuto de gloria negándole el saludo al Principe?. Aquí lo que está haciendo falta es que alguien ponga los pies sobre la mesa y diga: ¡Basta!. No me malinterpreten, no se trata de un golpe de fuerza, no. Miren: el 25-N-2012 Artur Mas creía tocar el cielo … y acabó en el más duro suelo, ¿Quién dice que el electorado catalán, harto de demagogia y mal gobierno, el 9-N-2014 u otro cercano ponga sus votos en las urnas para echar de una vez a esta casta de parásitos que se mira el ombligo mientras repite el mantra “con-sul-ta, con-sul-ta, con-sul-ta”. Hay mucho malestar suelto. Y va a ser difícil taparlo con las barriestrelladas…, que ya están en franca y vergonzante retirada.

  4. el problema no es el imbecil este, si no que las autoridades, que se les suponía una formación mucho mas educada, le rian la gracia a este pobre diablo, para conseguir su minuto de gloria.

  5. Supongo que este hombre se siente y le hacen sentir como a un héroe, olvidando que estos gestos son valientes solo cuando te estás jugando la cárcel o la vida, no cuando sólo son una demostración de intransigencia, fanatismo y mala educación, un saludo,

Deja un comentario