Sepa de qué va el «Passaport de Bon Català»… ai no, del covid!

El totalitarismo blando que se nos viene encima.

Dice la Generalitat que hoy entra en vigor el «passaport covid» con el que restringirá el acceso a restaurantes, gimnasios o residencias de los catalanes no recientemente vacunados, infectados o antigenados.

Bé, no sembla gaire greu. No hi ha cap gulag, tortures ni visionats obligatoris de TV3% 16 hores al dia.

Però als dolços no ens sembla bé. Per 2 raons:

  • No salvarà vides (ho diuen ja els experts, si és que cal refiar-se’n), ensorrarà economies i fragmentarà l’amor social.
  • Abre las puertas a un totalitarismo infernal que hoy todavía cuesta imaginar.

Vamos a explicarlo siguiendo a los interesantes pensadores Philippe Muray y Rod Dreher.

Avisaba el filósofo francés Philippe Muray en El imperio del bien que viene un totalitarismo que no será como el descrito en 1984, como las dictaduras de terror comunista o fascista. Será más bien una «Cordicópolis, ciudad de pesadilla color de rosa, la dictadura del Altruismo, el archipiélago new age», que bajo el nombre de «bien público» y «la mediación de la policía, la justicia y la clerigalla mediática» conseguirá «imponerse en todos los ámbitos de la existencia ordinaria» con «la adhesión espontánea de casi todos al interés general, el olvido entusiasta de los intereses particulares de todos, e incluso su sacrificio».

«El falso Bien -diu Muray- necesita espantajos para aniquilar por medio de ellos lo que pudiera quedar todavía por esos mundos de irregularidades inquietantes, de excepciones, de extravagancias insoportables, que son, al final, los verdaderos peligros que lo amenazan». Para ello hay que fabricar «una humanidad cada vez más dócil», sometida al «consenso, que no es más que otro nombre para la ‘servidumbre'», i tenint clar que «a lo que vuestros ancestros llamaban libertades, vosotros lo llamáis ahora desórdenes, fantasías». Pero claro, «¿Un país que ha hecho del ‘bienestar individual’ la fuente suprema de sus valores puede ser serio? ¿Soportable? ¿Puede durar mucho?».

Hacer frente a este totalitarismo rosicler no será fácil: «La base democrática de la nueva tiranía permite ya, de entrada, arrojar a los confines de la sociedad a quienquiera se atreva solamente a considerar problemática dicha tiranía. La llamada a la delación se va extendiendo ya sin complejos, puesto que es por el bien de todos». Todo esto nos suena mucho, ¿verdad? Pero aún hay más:

«¡Ah! ¡Hay que cuidarse! (…) Una vez aceptado el principio de que nuestros actos tienen consecuencias no solo para nosotros mismos sino también pera los demás, sobre todo para los demás, la vigilancia higienista y moral ya no se detiene, el poder espiritual de los ‘hombres de ciencia’ ya no conoce límites. El terrorismo del bienestar (…) el fanatismo de la Salud (…) tales actos de violencia se cometen contra los pueblos por su bien (…) ¿Qué es la OMS? (…) ¿El nombre verdadero del Gran Hermano? Todo el mundo se felicita por haber visto derrumbarse, a lo largo de los años del siglo XX, al Gran Hermano, bajo no pocas máscaras. Verdadero, enorme, sangriento. ¿Y si también él hubiera cambiado? ¿Y si se hubiera convertido en un Gran Hermano amable, distendido y tranquilizador? ¿En un Gran Hermano protector de la naturaleza y también de la salud pública? (…) ¿Más colectivista todavía que antaño, pero esta vez en el buen sentido, en el sentido verdaderamente caritativo?».

Da que pensar, oi?

L’escriptor nordamericà Rod Dreher, al seu llibre Vivir sin mentiras, també avisa del «totalitarismo blando» que nos llega para «controlar todos los aspectos de nuestra vida, poner todos los aspectos de la sociedad bajo el control de una ideología». En Dreher recorda el «capitalisme de vigilància» definit per la professora de Harvard Shoshana Zubof, que «recoge datos personales detallados sobre individuos y los analiza con sofisticados algoritmos para predecir el comportamiento de las personas (…) el mensaje aquí es simple: hubo una vez en que me pertenecía a mí mismo. Ahora ya soy suyo«.

Dreher nos cuenta cómo en China se está aplicando este «capitalismo de vigilancia» para implantar

«el llamado sistema de crédito social, que determina a quién se le permite comprar, vender y viajar en función de su comportamiento social. El objetivo es formar un nuevo tipo de ser humano, uno que haya internalizado completamente las demandas del Estado y la integridad de su vigilancia y control (…) El sistema de crédito social de China rastrea automáticamente las palabras y acciones -en Internet y fuera de la red- de cada ciudadano chino y le otorga recompensas o sanciones basadas en su obediencia (…) alguien que hace algo negativo, como dejar que su perro haga caca en la acera, por ejemplo, o hacer un comentario sarcástico en las redes sociales, ve cómo paga su afrenta con puntos de crédito social (…)

Los chinos con calificaciones altas obtienen privilegios. A aquellos con puntuaciones más bajas la vida se les hace más cuesta arriba. No se les permite comprar billetes de tren de alta velocidad o tomar vuelos. Se les cierran las puertas de determinados restaurantes. Es posible que a sus hijos no se les permita ir a la universidad. Pueden perder su trabajo y tener dificultades para encontrar uno nuevo. Y el que viva al margen de las normas sociales se verá aislado. En resumen: un ciudadano chino no puede participar en la economía o la sociedad a menos que tenga la aprobación de Xi Jinping, el todopoderoso líder del país».

Es va entenent tot millor, oi?

Escolti, ¿y esto qué tiene que ver con el «passaport covid»?

Pues todo.

O nada, hombre, nada. Olvide lo anterior y vuelva a encender TV3. Quizás pronto ganará puntos de «crèdit de bon català» -mediante una tecnología similar a lo que hoy es su «passaport covid»- por conectarse a la cadena del Règim, parlar en català, fer un Montserratapeu, ser soci del Barça i anar a les manis de l’ANC.

Dolça i totalitària Catalunya…



Categories: Pensando bien, Virus de Wuhan

Tags: , , ,

17 comentarios

  1. COM PALAMÓS, NO HI HA DOS:

    ?tu sabes cuánto nos cuesta cada tratamiento por sida al año?

    20.000 € de vellón a tocateja.

    Hasta la muerte (que como dice un conocido himno, no es el final)

  2. Siguiendo el hilo de Daniel:
    Y los no vacunados pagamos vía impuestos y Seg. Social las vacunas, los tratamientos y atención a los comas etílicos de botellones, las curas e intervenciones de los accidentados borrachos y drogados, los tratamientos de cualquier accidente por imprudencia temeraria, etc…
    Si no me dejan entrar en un restaurante por no enseñar el «papelito», yo también tengo derecho a saber si el dueño, camareros y personal de cocina están libres de Covid, ya que manipulan mi comida, cubiertos, vajilla… que yo sepa, en ningún bar o restaurante tienen a la entrada y a la vista del público esa información… Tienen sida? Tuberculosis? Ya que los no vacunados tenemos que demostrar que hemos sido inoculados, qué garantías tenemos de que el personal que nos atiende y prepara nuestra comida está sano, sanote?
    Ahí lo dejo…
    Incongruencia total.

  3. En realidad, ese control exhaustivo que se practica ya en China no es más que una forma «moderna» de esclavitud, donde el «gran negrero» es Xi Jinping, un personaje siniestro, ávido de poder (y de dinero) a quien las vidas de los ciudadanos (se les considera súbditos) no importa para nada. Se les niegan las libertades y el idolete es el perverso partido comunista, una ideología arcaica.

  4. Estos políticos aprendieron bien la lección de la Alemania nazi y del Paraíso comunista «obrero».

    Saben que es mucho más fácil, más elegante y menos sangriento no hacer las cosas a la vista, sino por detrás, con nocturnidad y alevosía:

    Para eso existe el metalenguaje, esto es, que el político dice una cosa pero en realidad hace otra, normalmente la contraria. Es para no levantar la liebre antes de tiempo y que cuando te des cuenta dónde te han metido ya sea demasiado tarde.

    Así la palabra clave es «LIBERTAD» (otras típicas son «democracia», «república», «igualdad», «justicia social»»») y no viene de ahora, sino que lo invento la masonería para hacerse con el poder y controlar a las masas. Los socialistas y los comunistas, que también son burgueses, pero de una clase social más baja se lo apropian para lo mismo.

    Así que eres «libre» (al contrario que en una dictadura, como la de Franco).

    Pero al contrario de con el franquismo donde si no te metías en política ni atacabas a la Iglesia podías hacer lo que quisieras, hoy estos políticos «demócratas» (!Ja!) nos han metido un montón de prohibiciones poco a poco y sin darnos cuenta que estamos casi en una prisión.

    La excusa es lo de menos.

    Pero si juntamos todo lo prohibido o que le han puesto un impuesto «disuasorio», más lo políticamente correcto» (otra neopalabra para el neolenguaje de la neomanipulación y el neoengaño) es que no podemos respirar.

    ?Saben estos políticos, que son tan lerdos que no han sabido ganarse el jornal en la vida real, lo que prohíben y dejan de prohibir; y sus consecuencias?

    No, ni importa.

    Lo que importa es demostrar quien tiene el poder y quien ha de someterse, humillarse y obedecer. Es un ejercicio de autoridad y poder:

    Demostrar quién es el amo y quién el esclavo.

    Y una vez que lo sepas, a practicar hasta que salga automático:

    Como hacer planas para aprender caligrafía:

    «mi mamá me ama», «mi mamá me ama», «mi mamá al político si bwana», «mi mamá a Pedro Sánchez sí bwana»…

  5. Ah, y abundando en la respuesta al Sr. Pablito. Aun a disgusto, los no vacunados estamos pagando via seguridad social y via impuestos los gastos de los que sí se vacunan. Así que haga el favor de no decir que somos insolidarios.

  6. Miedo, el ser humano vive con miedo, eso lo hace manipulable y presa fácil de toda clase de depredadores.
    el ser humano se ha vuelto cobarde, le teme a todo, busca huir del miedo, y así cae en sus zarpas.
    es mil veces mejor morir peleando por tu vida, por tus dioses, y creer que te reunirás con los tuyos en el Valhalla, que morir debilitado por tus vicios y tus miedos, intubado en una UCI, solo, y creyendo que desciendes de un mono, que sólo eres un animal que solo ha pasado por la existencia para servir de alimento, sin nada superior a lo que aspirar, sin catedrales que construir.

  7. Independientemente de que el pasaporte sea o no sea constitucional, que quite o no libertad etc. lo que a mí me preocupa es que implantan obligaciones sin comprobar si se pueden o no cumplir. Me explico:
    Mi hija ha sido sometida a un trasplante de células madres que ha «reseteado sus sistema inmunitario». Esto significa que tiene que volver a ponerse todas las vacunas a partir de enero cuando hayan pasado 3 meses como si fuera un bebe. Pero qué pasa con la vacuna del COVID, pues esta se supone que se la pondrán a cabo de 6 meses.
    La pregunta de mi hija a los médicos fue sencilla: Llevo 6 meses sin salir de casa y ahora que puedo necesito un pasaporte de una vacuna que no me puedo poner; que solución me dais?
    La respuesta de los médicos fue igual de sencilla que la pregunta de mi hija: No se ha contemplado los casos de inmunodependencia y estamos a la espera de una solución por parte del Govern.
    Pues eso, como dice el refrán: cornudo y apaleado y sin poder ir a tomar una copa con los colegas!

  8. Estimado Pablito, pagamos la Seguridad Social precisamente para que se nos atienda sin discriminación. Si a partir de ahora cada uno se paga lo suyo, entonces suprimamos el sistema de Seguridad Social. Yo también estoy pagando los gastos de dar a luz de las embarazadas, el tratamiento de los toxicómanos, el de los obesos, el de los fumadores y el de los alcohólicos. Antes de repetir las frases que oye a los tertulia-nos, reflexione un poco más por favor. Ya que tanto habla de solidaridad, solidarícese con los que no queremos inyectarnos algo que no solo no protege sino que es peligroso.

  9. De momento, en China no obligan a vacunarse. Y allí son vacunas de verdad, es decir, con antígeno, no con modificadores del genoma.

    Sobre el sistema de crédito social hay quien no lo ve igual. Yo me las vi en su día con Bankia y luego Telefónica. En el segundo caso tuve que pagar para que el problema, ocasionado por ellos, no fuera a peor. Yo tenía razón, pero era una cantidad pequeña y no me compensaba meterme en juicios.

    Tiene que condenarte un juez para que te resten de los 500 puntos iniciales con que parten todos. Está pensado para aquellos que no pagan sus deudas teniendo dinero para hacerlo, o quienes provocan altercados de orden público, de ese modo cuando van a pedir un crédito, alquilar o hacer una compra, las garantías que les exigen son mayores.

    Hace más de veinte años que vi un documental donde esas listas privadas de morosos impedía a mucha gente de EEUU alquilar una vivienda, y bastaba con que el propietario te incluyera, con razón o sin ella, como aquí los bancos o las empresas de telefonía, y todo sin que pase por ningún juzgado; y si les demandas y ganas, no les pasa nada, pagan cuatro duros y listo. Lo de Bankia tuve que hacerlo a través del BdE y aun así cada mes se repetía la operación. Y encima caraduras: «es el sistema automático, nosotros no podemos hacer nada».

    Visto desde el otro lado:

    https://www.youtube.com/watch?v=Zj2d1xesbRI&t=300s

    También la empresas entran en el crédito social.

  10. Lo siento Yomismo, te has minimizado demasiado, por ejemplo: con Franco te podías comprar un piso en el mejor barrio de Barcelona y una casa en el pueblo y ahora no, otro: con Franco los jubilados y pensionistas estaban exentos de cotizar a hacienda por su pensión y ahora no…y etc…etc…

  11. Magnifica entrada, gracias.

  12. Vivimos momentos de incertidumbre con la pandemia. Nos inquieta nuestra salud y la de los nuestros, y ante la confusión no se suele razonar como en tiempos normales.
    Que sean intentos del golpismo de aglutinar conceptos que respalden sus no entendibles metas, no sería de extrañar. Pero, lo que queda cierto es que actualmente hay dos sociedades: los que estamos vacunados y los que no quieren vacunarse, y deben o debieran correr con los riesgos y gastos económicos que acarrea sus particularidades y falta de solidaridad.

  13. Estupenda entrada. Como no nos rebelemos YA, se nos viene encima una dictadura a nivel mundial como nunca se ha visto. Este día 11 en Madrid, de Colón a Pza Castilla hay una manifestación contra toda esta farsa. Por favor, todo el que pueda, que acuda. Ya se está hablando de vacunación obligatoria.

  14. Eso de totalitarismo blando debe ser una brima. Con Don Francico Franco Bahamonde Glorioso Caudillo de España por la gracia de Dios, no se podría meter uno en política, ni ser un delincuente por que te pillaban antes y había penas duras, pero en el resto de las cosas la gente era libre co Franco podías hacer cosas que hoy son imposibles o te pueden costar una multa, incluso cárcel cosas como:

    1. Ira a los toros en Barcelona.
    2. Fumarte un puero en un Bar.
    3. Piropear a una mujer.

    Y el Estado no te robaba en impuestos más de la mitad de lo que ganabas trabajando, ni querían sexualizar a los niños en el colegio, ni meterles ideas andróginas, no había Ministerios de Igual Da, ni Irenos Monteros, ni TV3, y los lazis eran menos y estaban más calladitos y apaciguados.

    Si a este mundo Orwelliano que quieren imponer los Globalistas no se le llama por su nombre dictadura brutal y cruel nunca podremos combatirlo.

    Franco al lado de toda la piara que ha gobernado España en general y Cataluña en particular desde 1.978 era un Señor demócrata.

  15. Suelo estar, bastante de acuerdo, siempre de acuerdo con vosotros, pero aquí tengo que meter un casi. Los datos son muy objetivos. Las ucis se han empezado a vaciar tras empezar la vacunación. Y la mortalidad ha descendido igualmente.
    Que no he evita coger el bicho, correcto. Que no te evita que puedas enfermar, sí. Pero no te mata.
    Es un tema de sociedad y de ir todos a una… Es difícil, pero no hacerlo para mi es ser inconsciente e insolidario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: