Brutal: desmontando el falso mito de que los catalanes teníamos prohibido comerciar en América

Henry Kamen dice «no saber si reír o llorar ante tanta insensatez».

Es uno de los mantras típicos del nacionalismo: Espanya (aquí sí que dicen España y no l’estatespanyol) ens va excloure del comerç amb Amèrica perquè ens volen pobres i nonsestimen; tot l’or d’Amèrica se’l van quedar els antidemocràtics castellans.

Un mantra victimista y falso hasta decir basta.

Lo explica magistralmente César Cervera en un detallado artículo en ABC que vale la pena leer:

“Según apunta una guía turística que se distribuía hasta hace poco en Barcelona, la región fue «privada de oportunidades comerciales con América y se convirtió en una tierra empobrecida». Una versión victimista y manipulada de la historia, frente a la que el hispanista Henry Kamen dice «no saber si reír o llorar ante tanta insensatez» en su último libro «España y Cataluña: Historia de una pasión».

Bien es cierto que durante el siglo XV tuvo lugar un claro declive económico en la ciudad de Barcelona – enclave comercial de la Corona de Aragón y sus territorios en el Mediterráneo–, pero éste se produjo antes de la llegada de los Reyes Católicos. Entre 1462 y 1472, la ciudad de Valencia alcanzó un mayor desarrollo y superó por primera vez comercialmente a Barcelona. Fue una crisis pasajera motivada por razones demográficas y por epidemias, que no remitió definitivamente hasta el siglo XVII.

Al contrario, la unión dinástica de los Reyes Católicos inició un periodo de gran efervescencia económica con la asociación entre reinos hispánicos. Cataluña y toda la Corona de Aragón giraron definitivamente su vista hacía Castilla, que protagonizó un gran auge tras el Descubrimiento de América en 1492. Pronto, Castilla adquirió un papel preeminente en esta asociación, pero los datos refrendaban el porqué de su posición: la población castellana suponía el 80% de España y su territorio ocupaba tres cuartas partes del peninsular en el momento de la unión dinástica.

El falso mito de la prohibición sobre Aragón

Hasta 1520 muchos puertos españoles tenían libertad de comercio con el Caribe, incluidos los aragoneses, pero posteriormente se creó un monopolio estatal controlado desde Sevilla. El monopolio no fue un privilegio de Castilla frente a la Corona de Aragón, sino de un puerto de la península, Sevilla, elegido por sus condiciones geográficas y sustituido más adelante por el de Cádiz por los mismos motivos. Cientos de catalanes se desplazaron hacia estas ciudades, donde pudieron comerciar libremente desde 1524. Cabe mencionar que el monopolio nunca fue excesivamente restrictivo ni siquiera para los comerciantes ingleses, holandeses y franceses.

La Monarquía hispánica buscaba con esta medida el traslado seguro de la conocida como Flota de Indias y evitar que la dispersión en muchos puertos facilitara los ataques piratas. Así, entre 1540 y 1650 – periodo de mayor flujo en el transporte de oro y plata–, de los 11.000 buques que hicieron el recorrido América-España se perdieron 519 barcos, la mayoría por tormentas u otros motivos de índole natural. Solo 107 lo hicieron por ataques piratas, es decir, menos del 1 %, según los cálculos de Fernando Martínez Laínez en su libro « Tercios de España: Una infantería legendaria». Un daño mínimo que se explica por la gran efectividad de este sistema de convoys que encontraba su estación final en Sevilla.

El origen del mito sobre la exclusión de los catalanes en el comercio con América nace, posiblemente, de las cláusulas restrictivas incluidas en el testamento de Isabel la Católica que daban preferencia a los comerciantes castellanos en varios asuntos, puesto que la Reina consideraba que el descubrimiento y su explotación pertenecía solo a Castilla. Sin embargo, en los siguientes años, bajo el reinado de Fernando «el Católico, se revocó la mayoría de las limitaciones sobre los aragoneses. El historiador catalán Jaume Vicens Vives cita, como ejemplo del protagonismo creciente de los catalanes en esos años, el envío de franciscanos catalanes a América en 1508 o la expedición de Juan de Agramonte (Joan d’Agramunt) a Terranova.

Los comerciantes catalanes, no en vano, estaban poco interesados en América a principios del siglo XVI –lo que explica su escasa presencia–, ya que estaban ocupados tratando de recuperar su posición en los mercados tradicionales, es decir en el Mediterráneo y en Europa del norte. Asímismo, Fernando «el Católico», además de rebajar las limitaciones en América impuestas en el testamento de su esposa, otorgó total libertad a los catalanes para negociar con las plazas del norte de África en las Cortes de Monzón en 1511. Las cesiones en los mercados africanos, cuya conquista y defensa corría a cargo de las arcas castellanas, contribuyeron a que Barcelona recuperase poco a poco el pulso económico tras la crisis sufrida en el siglo XV.

En 1522, Carlos I de España rechazó una petición de Barcelona para obtener permiso de comercio directo con América desde sus puertos, y remitió a los comerciantes catalanes –como al resto de habitantes de España– a trasladarse a Sevilla (más tarde a Cádiz) y hacer uso de sus infraestructuras. Desde el punto de vista legal no había ninguna restricción, tan solo las exigencias que cualquier castellano también debía obedecer.(…)

A principios del siglo XVIII, coincidiendo con la expansión económica de Cataluña tras la Guerra de Sucesión, el comercio de este territorio incrementó de forma acelerada su presencia en las rutas transatlánticas. A mediados de siglo, la Real Compañía de Barcelona –«una empresa privilegiada» financiada por la burguesía mercantil del Principado con el objetivo de dar salida a la producción catalana hacia los mercados ultramarinos– dominaba la mayor parte del comercio de Cádiz. Y por presión de esta compañía, se publicaron los decretos de 1765 y 1778 que terminaban con el monopolio andaluz y permitieron la participación directa de los distintos reinos de la Monarquía en el tráfico colonial, siendo Barcelona uno de los puertos habilitados para el libre comercio.

Sobre el mito de que la población aragonesa tenía restringida la migración al nuevo continente, Carlos I estipuló la igualdad de derechos entre los súbditos de Castilla y los de Aragón en las Leyes de Indias. Una célula real en tiempos de Felipe II evidencia que los catalanes contaban con la misma consideración legal que el resto de españoles para circular por las posesiones hispánicas en América, donde los extranjeros tenían prohibida su presencia: «No residan en las lndias y salgan luego de ellas todos los extranjeros, que no fueren naturales de los reinos de Castilla y Aragón». No obstante, y aunque el goteo migratorio fue constante, los problemas demográficos que sufría Cataluña y su escasa población en el siglo XVI hicieron que el mayor número de españoles que colonizó América procediera de Castilla”

Otro falso mito nacionalista que cae, y van…

Dolça i comercial Catalunya…



Categories: Historia, Huid del nacionalismo

Tags: , , , ,

16 comentarios

  1. Pues menos mal que no comerciaron los catalanes con América. Me lo podían haber dicho antes. Con la cantidad de puros Partagás (en la Franja decimos Pertegaz) que fumé en mi juventud y la cantidad de ron Bacardí que me metí entre pecho y espalda. Así estoy ahora.

  2. Zapatero el cocalero, junto a Terán, arrestada por traficar centenares de kilos de coca: Bolivia

  3. Eso no es cierto. Todos sabemos que un monarca fascista castellano (madrileño para más señas), un tal Franco, fue el que prohibió a los catalanes (en general y sólo a ellos dentro de la conocida Corona catalanoaragonesa) participar en la conquista de América.

    Ningún catalán pisó tierras americanas (por eso ese pérfido monarca se inventó habaneras como “El meu avi” o se inventó historias de codiciosos esclavistas catalanes, entre otras falsedades).

    Fuente: Documental de TV3% “Les mentides del feixisme madrileny (3%)”.

  4. Solo hay que ver el Institut Nova Història actual y las churradas que dicen ( va por tí Montse 😘).

  5. Muchas gracias, dolços, por este artículo. La verdad es interesante y te hace aprender. Las mentiras “oficiales”, por contra, son groseras, infantiles y solo te llenan de rencor inútil.

  6. Y con los Borbones Carlos III, Alfonso XII y Alfonso XIII, el respaldo a la economía catalana fue total y absoluto (comercio con América, Revolución Industrial, Leyes de proteccionismo para el textil y la metalurgia, monopolio de fabricación de tejido para la vestimentas de las tropas de la I Guerra Mundial (tanto los aliados como los alemanes) Es decir, con estos monarcas Cataluña realiza se verdadero despego comercial y financiero, mucho más que con los Austrias. Mori el borbó.

  7. Los naZionalistas catalanes son muy aficionados a tergiversar la historia y a amoldarla a sus intereses. A veces directamente falseándola y llenándola de mentiras.
    Y siempre habrá cuatro borregos que se lo crean, eso es lo malo.

    Amigos lazis, es tan fácil como abrir un libro, leer e informarse. Y si sois vagos, buscad en Wikipedia. Cuando no dejeis que os laven el cerebro seréis más felices.

  8. El reino de Aragon no era el amo del Mediterraneo en aquella epoca ,Ferran no tenia bajo su dominio incluso al papado , en quien se inspiro Machiavello para su Principe.
    Porque un rey que lo tenia tan claro en sus dominios tenia que embarcarse en una aventura incierta.
    Era Isabel la que tenia que competir con Portugal.
    Pero de ahi a decir que los catalanes se les impidio ir a America es una completa mentira.
    Cuantas pesquerias catalanas habia en el mediterraneo occidental fuera del ambito del Reino de Castilla
    Adra (Almeria) Castell de Ferro(Granada) etc.

  9. Eso es absolutamente cierto.

    La llegada masiva de catalanes a Sevilla, tiene su ejemplo en la “antigua calle de Catalanes” (actual calle Albareda).

    En recuerdo existe un azulejo conmemorativo, que aún luce en la capital hispalense.

    https://www.change.org/p/ayuntamiento-de-sevilla-que-la-calle-de-catalanes-retorne-al-barrio-de-sevilla-que-estos-habitaron-y-enriquecieron-que-la-calle-de-catalanes-llueixi-altre-vegada-a-la-sevilla-que-varen-poblar-i-enriquir

    • Los almogávares y Fernando III colaboraron en la reconquista.

      También existe actualmente una Avenida Almogávares en Córdoba.

      “En el año 1235, los ricos hombres e hijos-hidalgos Adalides y Almogávares (que estaban en la frontera de este reino) ayuntáronse en Andújar e hicieron entrada en tierras de Córdoba, en que cautivaron algunos moros, de los cuales tuvieron aviso cómo la ciudad de Córdoba estaba muy descuidada, y que no se velaba ni recelaba de los cristianos”

      Llegaron a Córdoba en la noche del 23 de diciembre de 1235, con gran audacia, sigilo y destreza montaron unas escalas trepando por ellas disfrazados de moros apoderándose de la hoy conocida Puerta del Colodro. El primero en trepar la muralla fue Álvaro Colodro, siguiendo a continuación sus compañeros de armas. Fue tal el éxito conseguido, que alcanzaron otras torres hasta llegar a la Puerta del Martos, quedado conquistada la Ajarquía cordobesa, hasta el 29 de junio de 1236 en que Córdoba se rinde a Fernando III”

  10. A día hoy le llamaríamos gestión logística…
    A estas alturas ya está bastante claro: si viene del nacionalismo catalán, probablemente sea mentira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: